Se encuentra en:     Inicio / Actualidad

  Noticia del: 28-06-2018

El sector turístico ha vivido una eterna luna de miel durante las últimas décadas, con crecimientos notables de la industria a nivel mundial (también en el conjunto del Estado español). Los ingresos totales obtenidos por el turismo internacional fueron de más de 1.200 millones de euros en 2015, mientras que el número de viajeros internacionales ascendió a 1.186 millones en dicho año. Un sector que ha demostrado capacidad de capear el temporal de la crisis para mantener crecimientos ininterrumpidos desde el año 2009.

En España, nuestro país batió por quinto año consecutivo su récord histórico en llegadas de turistas internacionales el año pasado, con un registro de más de 81 millones de visitantes. Esto supone un crecimiento del 8,6% con respecto al año anterior, según datos de la encuesta Frontur publicada por el Instituto Nacional de Estadística (INE), superando a Estados Unidos para situarse en la segunda posición del turismo mundial sólo por detrás de Francia.

El turismo convencional ha producido, sin embargo, efectos negativos de importante repercusión dada la magnitud de la industria: contaminación de las reservas naturales, erosión, hacinamiento hotelero, desplazamiento de la población local ante la llegada de visitantes, etc. En este contexto, cada vez se habla más de un concepto absolutamente popularizado en nuestros días: el turismo sostenible.

Según la Organización Mundial del Turismo (OMT), la definición del término “turismo sostenible” es la siguiente: “El turismo que tiene plenamente en cuenta las repercusiones actuales y futuras, económicas, sociales y medioambientales para satisfacer las necesidades de los visitantes, de la industria, del entorno y de las comunidades anfitrionas”. El año pasado (2017) fue designado Año Internacional de Turismo Sostenible para el desarrollo”, prueba fehaciente de que la concienciación de la población general y de los responsables públicos y privados sobre el tema ha alcanzado cotas inesperadas.

Poca duda cabe acerca de algunos de los beneficios de esta práctica o actividad. Existe un acuerdo generalizado sobre su mínimo impacto ambiental, por ejemplo, gracias al uso óptimo de los recursos medioambientales que permite mantener los procesos ecológicos esenciales y ayuda a convervar los recursos naturales y la diversidad biológica. El turismo sostenible respeta la autenticidad sociocultural de las comunidades locales a la vez que las integra en las actividades turísticas, genera empleo local (directo e indirecto), estimula el desarrollo de empresas turísticas, y suministra capitales a la economía local.

El beneficio económico se destina a la conservación o al desarrollo local para contribuir a la reducción de la pobreza; entre otros, ayuda a destinar fondos para la construcción de escuelas, centros médicos, instalaciones deportivas o centros culturales. Además, favorece el consumo responsable y el respeto al medioambiente, potencia el consumo de productos autóctonos y naturales, y aporta al visitante una experiencia enriquecedora fomentando unas prácticas turísticas sostenibles en su propio entorno. En definitiva, mejora la calidad de vida de la población local, tanto económica como socioculturalmente.

Calidad medioambiental

Como se ha comentado anteriormente, muchos de los efectos positivos del turismo sostenible están directamente relacionados con el medioambiente. Se trata de una de las preocupaciones principales a la hora de abordar la actividad turística, toda vez que la OMT cifraba hace siete años en el 5% el porcentaje de emisiones mundiales de carbono imputables al turismo; de esas emisiones, un 80% correspondían al transporte, mientras que el resto se repartían entre alojamiento y otro tipo de actividades ligadas al sector.

Ahora, una nueva investigación publicada en Nature Climate Change ha descubierto que la huella del turismo global en relación a las emisiones de gases de efecto invernadero es hasta cuatro veces superior a las estimaciones anteriores, siendo ya responsable de casi una décima parte de dichos gases a nivel mundial. ¿Dónde está ahora la diferencia? Anteriormente no se tenían en cuenta las emisiones del transporte, la elaboración de comidas y bebidas, el mantenimiento de infraestructuras o los servicios de los minoristas en los destinos turísticos.

Para reducir la contaminación en las ciudades, los expertos coinciden en señalar algunas medidas en origen:

  • Reducir el tráfico motorizado en las ciudades
  • Potenciar el transporte eléctrico
  • Favorecer el uso de medios no motorizados (bicicletas, tránsito peatonal...)
  • Generar energía eléctrica renovable
  • Poner en marcha mejoras en el sector industrial para reducir las emisiones

Todas estas medidas se dirigen a la línea de flotación de nuestras fuentes móviles: los vehículos. Ellos son principalmente los responsables del deterioro en la capa de ozono y la contaminación atmosférica; y si bien cada vez son más los ayuntamientos que están limitando el acceso de determinados vehículos al centro de sus ciudades, el incremento en número y potencia de los mismos y el innegable aumento de automóviles diésel (más contaminantes que los de gasolina) hacen de ese voluntarismo municipal precisamente eso y sólo eso, un mero ejercicio de buena voluntad sin resultados eficaces a medio-largo plazo. En la revista de junio nº 104 podrás leer el reportaje completo.

 

 

Volver al listado

 

SEAE y La Rioja firman un convenio de colaboración

La Sociedad Española de Agricultura Ecológica (SEAE) ha firmado un convenio de colaboración y financiación  con la Consejería de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente del Gobierno de La Rioja para la ejecución del XIII Congreso SEAE de Agricultura Ecológica. 

+ Info

La 5ª edición de Biocultura Bilbao tendrá lugar del 28 al 30 de septiembre

Fruto del convenio entre BEC y Asociacion Vida Sana, BioCultura Bilbao sigue dando pasos en una de las comunidades autónomas donde la demanda de productos ecológicos tiene un público más fidelizado. En Euskadi todo lo ecológico se suma a una alta concienciación en lo que tiene que ver con lo local.

+ Info

COFENAT hace un llamamiento a la nueva ministra de Sanidad para que regule las Terapias Naturales

“La regulación de las Terapias Naturales en España tiene que ser uno de los principales objetivos de la nueva ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, porque los usuarios se merecen saber que están en manos de un profesional y, por otro lado, las personas que trabajamos en este sector tenemos que ver valorada la labor que llevamos a cabo. El propio Pedro Sánchez lo lleva en su programa electoral”.

+ Info