Se encuentra en:     Inicio / Artículos

Consolidación. Esta es la mejor palabra para definir la situación actual del mercado ecológico en España. Y es que los datos así lo demuestran. De hecho, este mercado ha crecido un 12,55 % en el último año, tal y como se recoge en el informe “El sector ecológico en España 2018”, que ha sido elaborado por la consultora española ecoLogical.bio, para lo cual se han basado en datos oficiales de organismos públicos y privados como el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (MAPAMA), GfK & Tomas Camarero, Kantar WorldPanel, FIBL & IFOAM u Organic Trade Association.

 

Pero no son los únicos datos positivos que se recogen en este informe. También cabe destacar que el gasto per capita ha aumentado un 12,58% con respecto al año 2015 y que la superficie agraria española es la primera en extensión de la Unión Europea y la quinta a nivel mundial.

 

Eso sí, por el momento, la cuota de mercado ecológico supone el 1,69% del mercado total de alimentación. Y, ¿a qué se debe esto? Tal y como señalan desde ecoLogical.bio, uno de los puntos a mejorar es la distribución o, más bien, la falta de disponibilidad y accesibilidad a este tipo de productos que, poco a poco, se está solventando gracias a la implicación que están teniendo las empresas de gran consumo, así como la venta directa o en Internet, de este tipo de productos.

 

Esto de cara al consumidor, pero en lo que al productor se refiere, también se están haciendo diferentes avances o apoyos, como es el caso del MAPAMA, que este año 2018 ha lanzado la “Estrategia para la Producción Ecológica 2018-2020”, que pretende complementar otros planes regionales ya en vigor o que acaban de ver la luz.

 

La mencionada Estrategia persigue 4 objetivos principales:

  • Consolidar el crecimiento sectorial
  • Fortalecer la competitividad empresarial de operadores bio (en complemento a la nueva normativa europea)
  • Aumentar el conocimiento de la población en lo que al sector bio se refiere
  • Mejorar su comercialización y consumo

 

Pero si algo destaca de este informe es el nuevo perfil del consumidor de productos ecológicos. Si hasta el momento este colectivo era muy reducido, con la llegada de los millennials al mercado laboral, su consolidación en el mismo y el hecho de que muchos de ellos son padres de familia y más conscientes de lo importante que es consumir este tipo de productos, no es de extrañar que sean ellos los que se alcen como el perfil del consumidor de productos ecológicos en España.

 

Esto también conlleva para el sector una nueva forma de comunicarse con su potencial cliente, tanto en lo que a presentación del producto se refiere (packaging) como el canal de venta que se utiliza.

Situación del mercado

 

Estados Unidos, Alemania y Francia son los países que encabezan el Top 10 mundial del mercado orgánico. España, con un mercado interior que factura 1.686 millones de euros y que tiene un ratio de crecimiento del 13%, ha entrado este 2018 a formar parte de la mencionada lista.

 

Si bien es Dinamarca el país que encabeza la lista de los lugares donde más productos ecológicos se consumen, en España esta cifra ha mejorado, contrarrestando con el descenso que se ha producido en el sector de la alimentación general y de bebidas (0.01%).

 

Una de las claves de esta mejora de datos radica en que muchas de las grandes empresas han comenzado a elaborar productos bio, como es el caso de Danone, Coca-Cola, Nestlé, Dulceso, Gullón, Knorr o Kellogs, entre otras.

 

Y todo ello sin olvidar que algunas marcas tradicionales del sector bio han realizado importantes inversiones económicas, teniendo en cuenta los datos al alza que constantemente arroja este mercado. ¿Su objetivo? Posicionarse mejor, ya sea a través de la compra de pequeñas empresas o aumentando su gama de productos, entre otros casos.

 

En este sentido, en el informe de ecoLogical.bio destacan que 2017 ha sido un año activo en cuanto a movimientos financieros se refiere: en enero se confirma la compra de la catalana Vegetalia por parte de Ebro Foods y en octubre se anuncia la adquisición de la mayoría accionarial de la empresa familiar Biosurya por parte de la francesa Compagnie Biodiversité.

 

Producción por Comunidades Autónomas

 

Como ya hemos mencionado al comienzo de este artículo, España sigue ocupando el quinto puesto a nivel mundial en lo que a superficie dedicada a la agricultura ecológica se refiere y el primero a nivel europeo, pero ¿cuál es la situación dentro del territorio?

 

Andalucía sigue encabezando la lista con casi la mitad de la superficie (48,4%), le sigue Castilla La Mancha (19,4%) y Cataluña con el 8,4% del territorio.

 

El 52% del total de los cultivos son de tipo permanente y ocupan más de la mitad de la superficie disponible. Le siguen los cereales, el olivar, los frutos secos y los viñedos.

 

Perfil del consumidor ecológico

 

Preocupados por su salud y por consumir productos exentos de sustancias químicas. Estas son dos de las principales características que llevan al consumidor actual de productos ecológicos a declinarse por ellos, frente a otro tipo de productos.

 

Pero, ¿cómo es este consumidor? Desde ecoLogical.bio desvelan que se trata de personas mucho más jóvenes que hasta el momento. El 30% del total de consumidores de productos ecológicos tiene menos de 30 años, seguidos del grupo de personas de entre 35 y 44 años, que representan el 26%.

 

Un dato importante a tener en cuenta en este sentido, especialmente para los productores y personas que se dedican a la venta de este tipo de productos, es que si bien en la actualidad sólo el 25% de los millennial son padres, en 10-15 años está previsto que lo sean el 80%. Y, ¿por qué es importante este dato? Porque se ha podido observar que muchos de ellos se inician en este mercado cuando se convierten en padres de familia, al saber que consumen productos más saludables.

 

De hecho, llevar una vida más saludable, comer productos de mayor calidad y con más sabor, cuidar la naturaleza o saber que se trata de una alimentación que viene directamente del campo, son algunos de los aspectos que más valoran los consumidores de productos ecológicos.

 

Otros también los consumen porque son alérgicos a sustancias que contienen el resto de alimentos, porque los ven como productos delicatessen o por recomendación. En cualquier caso, todos ellos son conscientes de que se trata de productos de mayor calidad y, por tanto, no les importa tener que pagar algo más, si bien es cierto que el punto económico es, por otro lado, el que frena a un importante grupo de personas a no consumirlos tanto como les gustaría.

 

 Productos estrella

 

Huevos, vegetales, frutas y lácteos son, principalmente, los grupos de productos que más atraen a los nuevos consumidores. En este sentido, se ha observado que primero comienzan consumiendo productos frescos y a medida que van confiando en este tipo de alimentación, aumentan su abanico a mermeladas, repostería, legumbres e, incluso, carne ecológica.

 

Exportación e importación de productos

 

Si España siempre se ha caracterizado por ser uno de los principales productores de agricultura para su posterior distribución en la Unión Europea, la demanda de productos ecológicos también es importante.

 

Los sectores más demandados son los de hortalizas, vino, aceites y frutas, que suponen el 72% del total de productos ecológicos que exporta nuestro país. La mayoría de ellos se dirigen a Francia, Alemania, Italia y Suecia, aunque en menor medida, también llegan hasta lugares como México, Estados Unidos, China o Corea del Sur.

 

Por el contrario, desde España importamos productos como derivados de cereales y soja, piensos, alimentos infantiles y dietéticos, café, té, infusiones, lácteos o snacks, entre otros. Los mismos proceden de Alemania, Francia, Países Bajos e Italia, así como Estados Unidos, Sudamérica o India.

De cara al futuro

A modo de conclusión, nos gustaría hacer una breve mención de un tipo de agricultura ecológica que se practica cada vez más en el resto de Europa y que, se prevé, será una de las protagonistas en los próximos años: la agricultura biodinámica.

¿En qué consiste? Tal y como explican desde ecoLogical.bio, “se trata de un enfoque holístico de la agricultura y existe una normativa para obtener el sello de certificación internacional Demeter”.

 

Por el momento y teniendo en cuenta todos los datos expuestos hasta ahora, podemos concluir que la agricultura ecológica, en sus diferentes variantes y sectores, va a ser la protagonista de la alimentación de los próximos años.

 

Volver al listado

Haz clic en la imagen de portada para ver la revista

 

DOCUMENTACIÓN