Se encuentra en:     Inicio / Artículos

El Corazón Verde de Julia nació en agosto de 2015 como una tienda de productos naturales (http://www.elcorazonverde.net/). Al principio, Julia Gebauer tuvo dudas de cómo montar su propio negocio, pero dejó atrás sus miedos y decidió abrir en el municipio tinerfeño de Candelaria. Entonces comenzó a visitar ferias como la de BioCultura para conocer productos y proveedores y viajó varias veces a Madrid y Barcelona para encontrar toda la información necesaria.

La responsable de El Corazón Verde de Julia se recicló. Para tener una mejor formación realizó un curso de nutrición y alimentación en Barcelona en el Instituto Superior de Medicinas Alternativas. Y actualmente no deja de ampliar sus conocimientos; está estudiando un Grado Superior de Naturopatía a través del Gremio de herbolarios, apicultores, agricultores y alimentación dietética y biológica de Cataluña.

La tienda de Julia Gebauer Brunckhorst tiene una superficie de 38 metros cuadrados. No tiene almacén porque los proveedores le sirven semanalmente lo necesario, para que la mercancía no se acumule en el local y se eviten caducidades tempranas. 

Además de la venta de productos, El Corazón Verde de Julia ofrece al cliente otras prestaciones, como consulta de Homeopatía, de Osteopatía, de Biomagnetismo y de Dietética. En este sentido, destaca que la dietista pasa una vez por semana por su herbolario y enseña a los clientes a comer y a nutrirse con una dieta sana y equilibrada con las calorías necesarias.

Productos bajo pedido y más de 1.600 referencias

Los clientes de El Corazón Verde de Julia tienen más de 30 años, principalmente gente del vecindario a los que les gusta cuidar su alimentación, deportistas y muchas personas de la tercera edad que buscan soluciones naturales para la hipertensión, problemas de azúcar y dolores habituales de esas edades. Muchos de ellos tienen conocimientos previos de los productos que van a adquirir y buscan una alternativa a la medicina tradicional. Toda esta clientela puede elegir entre las más de 1.600 referencias disponibles en la tienda.

El producto estrella de su herbolario es la Moringa. Pero a diario también se vende mucho Omega 3, colágenos y vitaminas y minerales en cuanto a suplementación. En el caso de la alimentación, se suelen demandar más productos de uso diario como la harina de espelta, cereales para el desayuno, pastas integrales y bebidas vegetales.

También influye la época del año en las ventas. Los productos cosméticos son un claro ejemplo porque hay más demanda de, por ejemplo, productos de protección solar en verano, mientras que en invierno aumentan las ventas de jarabes para la tos y productos para subir el sistema inmune.

¿Barato o caro?

Julia Gebauer refuta a aquellos que creen que los productos que se venden en los herbolarios son caros. Cree que deberíamos preguntarnos justo lo contrario: ¿por qué son tan baratos los otros productos? En este sentido, argumenta con que hay que analizar los ingredientes utilizados, la mano de obra empleada y las certificaciones necesarias para tener productos de calidad en la tienda. Así pues, a su entender, es comprensible que estos productos tengan un ligero incremento en su precio en comparación con productos convencionales.

La venta de productos dietéticos en los hipermercados también afecta a esta emprendedora, que cuenta que el problema está en que la clientela desconoce las calidades que tienen que tener los productos. Para ella es lógico que el cliente compre un producto que vale seis euros menos en una gran superficie, pero le insta a preguntarse si se está cuidando debidamente.

Hay una máxima en su trabajo: no duda que la persona al frente del establecimiento influye positivamente en la decisión de compra de los clientes. Pero a Julia Gebauer no le gustan las ventas agresivas; prefiere aconsejar siempre lo que el cliente realmente necesita. Esto es parte de su éxito. Su herbolario va por buen camino, tiene cada vez más clientela y más fiel. De hecho, ya ha recibido pedidos de otras islas. No en vano, su lema principal es adaptarse a los deseos y necesidades de sus clientes.

Volver al listado