Se encuentra en:     Inicio / Artículos

mi herbolario: Háblenos desde sus comienzos hasta hoy día ¿cómo se definiría?

Miguel Ángel Martín: en primer lugar me defino como persona. Empecé en este mundo hace ya 30 años. Trabajo como naturópata y profesor, soy iridólogo y mi especialidad es la medicina ayurvédica. Al final de los años 70 llegué a la naturopatía, antes estudié medicina pero no terminé. Tuve una enfermedad complicada, estrangulamiento intestinal y el tratamiento que me puso un gastroenterólogo que era catedrático, me provocó inhibiciones que acabaron en una anemia perniciosa, perdí 30 kilos en 3 meses. Este hecho fue traumático, los médicos me mejoraban unos síntomas y empeoraban mucho otros, mi estado salud tan poco óptimo, me llevaron a un naturópata en Madrid, en aquel entonces había solo 3 ó 4, me sometió a terapias estrictas y a las 12 semanas de hacer terapia ya había recuperado 7 kilos de peso, tenía niveles de vitamina B12 en sangre normales y me recuperé del todo. Esto en medicina alopática es imposible. Llegados a este punto tuve un problema de conciencia, tomé la decisión drástica de no volver a la facultad, Franco se estaba muriendo y había muchos espíritus altruistas en ese momento. Me puse en contacto con históricos de aquel momento como Domingo Vérsola y Ferrandis de Barcelona, en Madrid Felipe de Torres, todos han fallecido porque eran mayores, y a través de ellos me puse en contacto con este mundo, a escribir literatura, contacté con escuelas francesas y alemanas. En España había pocas escuelas. En el año 81 en Barcelona dos profesionales, Viñals y Arbors, empezaron con una escuela, Centro Naturista Europeo. En esa época éramos veinticinco naturópatas nada más, incluidos los históricos. Yo fundé el Centro de Estudios Naturistas Hipócrates en el año 81 y en Sevilla se creó la escuela Pentalfa gracias a Manuel Álvarez Mudarra. Entre las 3 escuelas colaborábamos, como no podíamos firmar ningún diploma, a través de Mudarra dábamos diplomas de una escuela de Ecuador, reconocida por el Gobierno ecuatoriano. El Ministerio de Educación no nos permitía ni ser academia, después nos permitió dar enseñanza no reglada. Dejé la enseñanza durante unos años, después creé Adimeco, que se integró dentro de la escuela Thuban hace 4 años, donde aún imparto clases.

En la actualidad me dedico a la clínica, al mismo tiempo que doy clases y realizo mi labor de director técnico de un laboratorio de fitodietética, Internature, un proyecto que empezamos unos socios con nuestro propio esfuerzo, sin grandes inversiones; todos veníamos del sector, teníamos desencantos y quisimos cumplir nuestro ideal, que se basaba en hacer una serie de productos que aunque no fueran novedosos, porque eso es difícil, pero sí que mantuvieran un nivel de principio activo estable. 

m.h.: ¿En qué se basan los tratamientos que realiza a sus pacientes en la consulta?

M.A.M.: soy heterodoxo, el tratamiento es individualizado, trato de ajustar biológicamente al paciente a través de sus hábitos de vida, con dieta, ejercicio etc., puedo usar fitoterapia, complementación dietética, homeopatía, espargiria o medicina ortomolecular (que es fitoterapia homeopatizada).

m.h.: ¿Cuáles son las patologías más comunes en su consulta y qué media aproximada necesitan de tiempo para curarse?

M.A.M.: en realidad no hay ningún tipo, vienen desde neonatos a ancianos, este centro se ha convertido en una consulta de médico de familia, al llevar muchos años. Cuando los conocí su madres estaban embarazadas y ahora vienen con sus hijos.

También es verdad que vienen muchas mujeres con fibromialgia. Hace poco estuve en la Asociación Fibromialgia de Leganés. Es una enfermedad que ha existido siempre pero se diagnosticaba mal, al darle un nombre parece que hay entre un 8 ó 10% de la población. Los resultados con técnicas naturistas son infinitamente más positivos, en aproximadamente 10 semanas desaparece la sensación de fatiga y el dolor se reduce, significativamente, en el 82% de los pacientes. Un número importante de pacientes se les podría considerar curados en términos alopáticos. En un año no tienen dolores y la palpación punto gatillo no tiene dolor. Los alópatas les dicen que es una enfermedad incurable y estoy ofendido sinceramente.

En general, trato a cada uno de forma individual, la medicina natural considera al ser humano como una unidad y su equilibrio se rompe según su forma de vida. Aunque dos personas tengan una misma patología, todas las variedades son diferentes, con síntomas comunes, pero no en su totalidad, por ello no hay un tratamiento estándar.

m.h.: ¿Por qué cree que los pacientes se animan a acudir a la medicina natural? y ¿a su consulta?

M.A.M.: recurren cuando piensan que no tienen una repuesta adecuada por parte de la medicina oficial, mayoritariamente, aunque hay casos de gente que usa la medicina natural como primera opción terapéutica, cada vez con más frecuencia, en principio vienen desencantados.

m.h.: ¿Cree que algún día la medicina natural estará subvencionada por la Seguridad Social?

M.A.M.: No, convencidísimo que no, es una utopía, en algunos países como Alemania lo están quitando. No podemos poner alegaciones de salud y una marca de leche sí. La venta del producto dietético desciende la venta de fármacos. En Holanda se alcanzó un 45% del consumo de productos naturales en el año 95 y farmaindustria presionó para que esto dejara de ocurrir. Es una cuestión económica. Los gobiernos no están por la labor. La campaña de medicina preventiva puede ahorrar dinero a Sanidad, pero no les interesa.

m.h.: ¿Cuál cree que es y cuál debe ser el papel de los herbolarios o dietéticas en España?

M.A.M.: lo primero tienen que ser profesionales y cualificarse como tal, algunas ya están cualificadas, pero creo que es un gremio que tiene que unirse y tomarse en serio el hecho de tener una corporación profesional. Deben tomar conciencia de que están dentro del organigrama de salud y de que su establecimiento no es una mera tienda, sino que vende artículos involucrados en la salud del consumidor. Tienen una responsabilidad grande de saber qué están despachando y quién lo puede tomar. Tengo la esperanza de que se unan tomen conciencia de que son profesionales y que tengan formación. En todas las provincias hay buenos herbolarios. Algunos cambian las recetas y eso está mal. Eso se puede arreglar pero los farmacéuticos se están dando cuenta, se están haciendo la cama a sí mismos. Las farmacias tienen la ley de su parte. Para que regulen una profesión tienen que formarse de cara a las instituciones, demostrar que tienen fuerza.

m.h.: ¿En qué se diferencia la fitoterapia de los fármacos principalmente?

M.A.M.: la fitoterapia es un fármaco, las plantas medicinales son medicamentos, tienen una acción terapéutica y todo esto tiene una contraindicación. La ventaja es que al ser un producto biológico en el que se integran diferentes principios activos que se compensan entre sí, el impacto sobre el organismo es menos agresivo o tóxico que los fármacos de síntesis; al mismo tiempo permite una prolongación mayor en el tiempo de aplicación con respecto a los fármacos, porque su consumo es más prolongado. Algunos pacientes necesitan tratamiento de forma habitual, los fármacos de plantas medicinales son una buena opción, pero hay que  tener en cuenta que desencadenan una serie de mecanismos en el organismo.

m.h.: ¿Qué opina de la regulación del sector que se está negociando en Cataluña?

M.A.M.: me parece bien porque cualquier regulación en este momento es un primer paso a aclarar o a amanecer, porque el sector ha estado en la tiniebla, cualquier regulación es positiva, podemos establecer cual es nuestra labor, nuestro trabajo y nuestras limitaciones. Sería importante porque podemos conseguir convertirnos en una corporación profesional y tendremos la fuerza necesaria para que nuestra voz se escuche a la hora de regular cualquier decisión sanitaria en nuestro país. Ahora no se nos tiene en cuenta.

m.h.: ¿Cómo ve el futuro del sector de la medicina natural en España a medio plazo?

M.A.M.: deseo que sea un futuro de progreso, no tengo un optimismo en que esto ya se va a solucionar, pero creo que el progreso es posible porque la necesidad y la demanda social va a obligar a los políticos a que el progreso de las terapias naturistas se tenga que establecer. El señor de sanidad tiene que escuchar la voz del pueblo porque sino no le van votar. La presión social es lo que más va a cambiar.

 m.h.: Háblenos de sus proyectos

M.A.M.: mi proyecto es seguir realizando mi labor de clínico hasta que el cuerpo aguante, estoy comenzando a hacer trabajos de investigación en Internature, estamos comenzado un trabajo sobre el valor energético sobre la fitoterapia autóctona española, esperamos que este año salga publicado, se los daremos a los terapeutas.  En estos momentos no se puede disponer de algunas sustancias, porque serán fármacos, por lo que es interesante volver a restablecer la fitoterapia que se usaba al principio, puesto que no se considera medicamento.

Volver al listado