Se encuentra en:     Inicio / Artículos

La plata coloidal, adecuadamente elaborada con la bio-tecnología más avanzada, en concentraciones infinitésimas, se usa desde hace años en los países más adelantados de la Unión Europea y en Estados Unidos, como plata alimenticia comestible y aplicable a la piel. Es una suspensión coloidal de partículas ultra-finas de plata coloidal, en agua súper destilada, electrostáticamente suspendidas por una carga electrónica positiva en cada una de sus partículas de plata, visibles solo al microscopio electrónico, además de su haz de moléculas coloidales, a través de rayo láser. Además, la plata coloidal, adecuadamente prerreparada es tradicionalmente transparente como el agua destilada, sin ningún sabor, olor, ni color. La plata coloidal líquida, en gotas y spray es llamada plata pura, no un compuesto químico, de partículas coloidales de 15 átomos ó menos, cada uno con una carga eléctrica positiva. Por ello, estas partículas flotan suspendidas en agua ultra pura, ya que su carga eléctrica es más fuerte que la gravedad. Por tanto, las partículas de plata, adecuadamente elaboradas, no se hunden, sino que flotan en el agua ultra pura de conductividad cero. El agua destilada de soporte no tiene ningún mineral, ni oligoelemento como todas las aguas en el mercado.

Medicina preventiva
Desde hace incluso miles de años, y en especial desde 1930, la plata coloidal parece ser un poderoso antibiótico natural y uno de los mejores preventivos cien por cien naturales que existen contra infecciones, virus, bacterias (incluso de la boca, como se sabe en parte causantes de caries y de otros problemas de la misma), hongos, cándidas, etcétera. Además, actúa como biocatalizador metabólico, en especial de ácidos grasos esenciales de la serie omega-3 y omega-6, que junto a bio-nutrientes co-factores, contenidos de microalgas, como spirulina, chrolella o beta-dunnaliela, biorregulan de forma natural nuestro sistema nervioso, cardiovascular, endocrino, reproductivo, hormonal, sexual, inmunológico, anti-inflamatorio, piel, pelo, uñas, etc. También la plata coloidal, actuando como catalizador, inhabilita la enzima que las bacterias y organismos unicelulares, virus y hongos necesitan para su metabolismo del oxígeno. Por tanto, no daña a las enzimas humanas u otras partes de la bioquímica del cuerpo humano. El resultado es la destrucción de organismos causantes de enfermedades en el cuerpo y en los alimentos.

Y así, desde principios del siglo XX, se sabe que ninguna bacteria, virus, hongos, levadura o microbio puede vivir en un líquido en el que haya una sola partícula de plata, ya que los aniquila al contacto. De ahí que la plata coloidal alimenticia obtenida por electrolisis de plata ultra-pura en agua ultra-pura, se considere uno de los más potentes y eficaces germicidas naturales conocidos y se le otorgue la denominación de súper antibiótico. Además, con la gran ventaja de la plata coloidal alimenticia, a las dosis recomendadas, de no tener efectos secundarios, ni contraindicaciones, sin interaccionar con medicamentos y sin provocar reacciones de rechazo ó alérgicas. De ahí que, por su gran eficacia, por la rapidez con la que actúa y por su inocuidad, se considere hoy una especie de segundo sistema inmune del que puede disponer nuestro cuerpo.

Propiedades
La plata coloidal protege de forma natural contra las infecciones. Además, aun en pequeñas cantidades, a algunas personas les mejora la digestión. También alivia las infecciones de la piel, favorece el sistema autoinmune y es como un segundo sistema de defensas del organismo; reduce las toxinas del cuerpo, estimula el drenaje linfático, mejora la oxigenación de las células, aumenta el flujo de energía en el cuerpo y favorece la curación de heridas y quemaduras y acelera los procesos de cicatrización, ayudando a regenerar los tejidos de forma rápida y efectiva. Además, es un reconstituyente general. Ayuda a regenerar los tejidos de forma rápida y efectiva, y es beneficiosa para niños y adultos, y personas de la tercera edad, además de no tóxica, sin provocar efectos secundarios a las dosis adecuadas.

El uso de la plata coloidal data de civilizaciones muy antiguas como la griega y romana, que también utilizaban plata para elaborar utensilios de cocina o recipientes para calentar, almacenar y servir agua. Desde entonces, ya se sabía que la plata inhibe el crecimiento de microorganismos que estropean los alimentos y las bebidas, además del cuerpo de los humanos y animales. También en el oeste americano, introducían un dólar de plata en los recipientes de agua, leche y otras bebidas para mejorar su conservación. Y más recientemente, las naves espaciales rusas y la NASA la utilizan para esterilizar el agua reciclada a bordo de las estaciones espaciales. En cuanto a su uso medicinal, se tiene constancia de su utilización en la Medicina Tradicional China.

Por lo que respecta a Occidente, hasta la década de los años 40, antes del descubrimiento de los antibióticos, era común entre médicos avanzados y clínicas especializadas la utilización de plata coloidal para prevenir y mejorar numerosas enfermedades cuyo origen fueran virus, bacterias u hongos. También era ampliamente utilizada para cicatrizar heridas y quemaduras. Sin embargo, el alto precio de plata, además del desarrollo de los antibióticos mucho más rentables, llevarían a este germicida natural a casi olvidarlo durante algunas décadas, hasta que hace ya algún tiempo, médicos de los países más avanzados están incorporando la plata coloidal a su vademécum.

Para mayor eficacia de la plata coloidal el tamaño de las partículas debe ser entre 0,01 y 0,001 micrones de diámetro, ya que así pueden penetrar más fácilmente en cualquier tejido y viajar a lo largo del cuerpo humano, multiplicando su eficacia preventiva y de mejoría para la salud. En el caso de la plata coloidal electrolítica, no se han descrito casos de interacción con otras sustancias, ni tampoco produce adicción, ni intolerancia. Los estudios demuestran que no se deposita bajo la piel, sino que pasa a través del tracto digestivo, hasta eliminarse por completo a través de las heces. Lo único que pudiera suceder es que la ingesta de plata coloidal, en algunas personas, pudieran motivarles carencias de selenio, de ahí que se recomiende tomar también selenio alimenticio en concentraciones adecuadas.

Además, investigaciones recientes han podido confirmar los hallazgos de nuestros ancestros e, incluso, ampliar sus bondades e indicaciones. Así, hoy día, la plata coloidal se considera un potente germicida de amplio espectro. Ya en 1914, la revista The Lancet publicó los resultados de las investigaciones del Dr. Henry Crookes, en las que afirmaba que no conocía ningún microbio que no haya podido ser eliminado en el laboratorio con plata coloidal en un lapso de unos 6 minutos. Y todo ello, sin efectos secundarios, ni contraindicaciones, incluso a elevadas concentraciones.

En realidad, lo que hace la plata coloidal es inactivar las enzimas que las bacterias, hongos, virus, levaduras y otros micro-organismos usan para su metabolismo del oxigeno. Es decir, consigue inutilizar el ?pulmón químico? de dichos parásitos y de sus formas mutantes, que les pudiera permitir escapar de la acción germicida de la plata coloidal. Luego, las células del sistema retículo-endometrial, que es la parte del sistema inmune, logran expulsar del cuerpo los gérmenes muertos.

La plata coloidal electrolítica, además, no sólo elimina los virus, bacterias y demás gérmenes capaces de hacernos enfermar, sino que fortalece nuestro sistema inmune y nos ayuda a prevenir numerosas enfermedades, especialmente de tipo infeccioso. Así lo afirmaba el Dr. Robert O. Becker, cirujano ortopédico, considerado como uno de los padres de la electromedicina y uno de los pioneros de la utilización de plata coloidal en medicina preventiva: ?la deficiencia en los niveles de plata en nuestro organismo, en microgramaos incluso, es responsable del incorrecto funcionamiento del sistema autoinmune, constatando las correlaciones entre niveles bajos de plata en el cuerpo y estados de enfermedad?.

También promueve la curación de heridas y quemaduras. De hecho, se utiliza en las unidades de quemados de los principales hospitales por ser un potente antiséptico y un efectivo reparador de los tejidos. Y es que se ha contrastado que, al evitar las infecciones, acelera el proceso de cicatrización y atenúa las cicatrices y marcas posteriores. Estimula el crecimiento de huesos y así fue el Dr. Becker quien, cuando estudiaba la regeneración de los tejidos humanos que la plata coloidal promueve, también lo hacía el crecimiento del hueso, reduciendo incluso al 50% el tiempo de convalecencia en casos de fracturas.

Ayuda a aliviar las inflamaciones, mejora la digestión y es un reconstituyente general del organismo. Muchas personas que lo toman, diariamente incluso, confiesan sentirse más jóvenes. La explicación es que, gracias a las propiedades preventivas e inmunosupresoras de la plata coloidal electrolítica, nuestras células pueden utilizar sus energías para otras tareas bien distintas a luchar contra la enfermedad.

En definitiva, la plata coloidal es una alternativa, totalmente natural, segura, eficaz y sin efectos secundarios, ni contraindicaciones, efectiva contra las cepas microbianas que son resistentes a los microbios convencionales.

Aplicaciones
La plata coloidal se puede ingerir, utilizar para hacer enjuagues, para además prevenir o tratar infecciones bucales y también hacer gargarismos para limpiar heridas ó quemaduras, ya que al contrario de otros antisépticos no produce dolor ni escozor. También esta muy indicada para tratar tópicamente la piel en caso de acné, verrugas, pie de atleta, hongos en las uñas o para lavar los ojos, en casos de conjuntivitis y otras formas de inflamación e infección ocular. Se puede utilizar vaginal o analmente, en forma de enemas, y atomizada en la nariz y oídos. Así, la plata coloidal llega más rápidamente al foco infeccioso, cuando se padece bronquitis o infecciones pulmonares. En forma de spray se vaporiza y también se utiliza como desodorante, puesto que la mayor parte del mal olor de pies o axilas es causado por bacterias que metabolizan las substancias excretadas por las glándulas.

En cuanto a la dosis, la mejor forma de aplicar la plata coloidal, envasada convenientemente en cristal azul topacio oscuro, es en forma de un finísimo spray. Antes de las comidas, aplicar de 3 a 5 veces en la boca, y mantenerla allí, haciendo ligeros gargarismos, entre 2 y 5 minutos, y después tragar con la saliva. También se puede aplicar el spray en las zonas de la piel afectada, además de en la cara, fosas nasales y oídos.

Dr. Antonio López-Román
Director Científico y Presidente-Fundador de Laboratorios Oikos

Volver al listado