Se encuentra en:     Inicio / Artículos

Se sabe que tener el colesterol circulante en sangre en un valor igual o superior a 200 mg/dl (es el máximo consensuado) supone un riesgo para la salud, ya que se asocia con la arteriosclerosis y la enfermedad coronaria y cerebrovascular.

 

La arteriosclerosis es una enfermedad que afecta a la pared de cualquiera de las arterias del cuerpo, donde se forman las placas de ateroma; éstas disminuyen el calibre de la arteria parcial o totalmente, por lo que van a disminuir o, incluso, interrumpir el flujo sanguíneo. Según cuál sea el órgano afectado, las consecuencias serán más o menos graves: angina de pecho, infarto de miocardio, ictus cerebral, fallo renal, etc. Se sabe que elfactor de riesgo que más influye para desarrollar arteriosclerosis es la hipercolesterolemia, aunque también hay otros.

 

 

Cómo disminuir los niveles de colesterol

 

Son muchos los estudios que se han llevado a cabo en las últimas décadas para buscar ingredientes hipocolesterolemiantes eficaces. Hagamos un repaso de los ingredientes naturales más importantes que pueden ayudarnos a mejorar este problema.

a) Levadura roja de arroz (Monascus purpureus Wert):destaca sobre el resto de ingredientes de todos los grupos. Es un hongo usado tradicionalmente en China en la producción del vino rojo de arroz.En 1979 se aisló la monacolina K de cultivos de Monascus purpureus y se demostró que ésta era capaz de inhibir la 3-hidroxi-3-metilglutaril coenzima A reductasa (HMG- CoA reductasa), enzima que regula la síntesis de colesterol.

Los estudios clínicos son numerosos y se han llevado a cabo sobre una amplia población. Los resultados han demostrado el efecto hipocolesterolemiante de los extractos de levadura roja de arroz, evidenciando una disminución estadísticamente significativa de las cifras de colesterol total, colesterol-LDL, triglicéridos, y de la relación colesterol total/colesterol-HDL.

 

Su alta eficacia está refrendada por la European Food Safety Authority (EFSA),que le concedió una declaración saludable que dice: “La monacolina K del arroz de levadura roja contribuye a mantener niveles normales de colesterol sanguíneo. El efecto beneficioso se obtiene con una ingesta diaria de 10 mg de monacolina K procedente de preparados fermentados de arroz de levadura roja”.

b) Policosanol de la caña de azúcar:es una mezcla natural bien definida de sustancias que se obtiene de la cera de la caña de azúcar. El componente mayoritario es el 1-octacosanol.Con el policosanol se han realizado numerosos estudios en los que se ha constatado su efecto hipocolesterolemiante: disminuyen el colesterol total y el colesterol-LDL, y aumenta el colesterol-HDL. El policosanol actúa desacelerando la síntesis de colesterol en el hígado y aumentando la reabsorción hepática del colesterol-LDL. Presenta también un efecto antiagregante y antitrombótico.

c) Alimentos o suplementos ricos en ácidos grasos Omega: los alimentos más ricos en ácidos grasos Omega-3 son el pescado (sobre todo, el azul) y el marisco, como el aceite de hígado de pescadooel aceite de krill. Las fuentes más importantes de Omega-6 son los aceites vegetales (girasol, soja, maíz…) y los frutos secos (pipas de girasol y nueces, sobre todo).

Diversos estudios epidemiológicos demuestran que el consumo habitual de ácidos grasos Omega-3 aporta beneficios muy importantes para la salud, como su ayuda para reducir el riesgo cardiovascular al reducir la presión arterial y mejorar el perfil lipídico: disminuyen los triglicéridos, el colesterol-LDL (“colesterol malo”), y aumentan el colesterol-HDL (“colesterol bueno”). Además, tienen efecto antitrombótico, antiinflamatorio y vasodilatador.

d) Alimentos o suplementos ricos en fibra: la fibra posee una gran capacidad de captar agua y proporcionar una elevada viscosidad a las soluciones que forma. En el tracto gastrointestinal forma un gel donde quedan atrapados los ácidos biliares (que son los encargados de llevar el colesterol hasta el intestino), excretándose con las heces y disminuyendo la absorción intestinal de colesterol.

 

El glucomanano, el principal polisacárido de reserva de los tubérculos Amorphophallus konjac, posee un muy potente efecto secuestrante de grasas y glucosa. El chitosán o quitosano es un polisacárido no digerible capaz de unirse a las grasas, evitando su absorción intestinal y permitiendo su eliminación con las heces. Cuenta con una opinión favorable de la EFSA, que dice lo siguiente: “El chitosán contribuye a mantener niveles normales de colesterol sanguíneo”.

e) Alimentos o suplementos ricos en fitoesteroles: los esteroles vegetales o fitoesteroles (betasitosterol, estigmasterol, campesterol…) son moléculas que se encuentran de forma natural en pequeñas cantidades en muchos alimentos: frutas, verduras, hortalizas, aceites vegetales, nueces y cereales. Tienen una estructura similar al colesterol, pero tienen mayor afinidad que éste por las micelas intestinales, desplazándolo y limitando la cantidad de colesterol absorbido. Es decir, los fitoesteroles reducen la absorción intestinal del colesterol alimentario, siendo éste eliminado por las heces.

f) Lecitina de soja: la lecitina de soja es un fosfolípido, una mezcla compleja de ácidos grasos esenciales, fósforo, colina e inositol, que en el plasma sanguíneo forman una emulsión con el colesterol circulante evitando que se deposite en las paredes arteriales y forme placas de ateroma, favoreciendo su transporte hacia el hígado, donde será utilizado y/o eliminado a través de la bilis.

g) Otros:Laalcachofera presenta efecto hipocolesterolemiante asociado a su principio activo, el ácido clorogénico. Disminuye tanto el colesterol total como la fracción LDL y los triglicéridos circulantes. Por su parte, el ajo disminuye la formación de colesterol endógeno gracias a su componente azufrado, la alicina.

Otras medidas

Como en casi todos los problemas de salud, es fundamental adoptar hábitos higiénico-dietéticos que acompañen al resto de medidas.

 

Es prioritario seguir una dieta baja en grasas de origen animal. Esto se consigue suprimiendo de la dieta diaria el consumo de mantequilla, nata, manteca, carnes rojas, carnes procesadas,  embutidos, quesos grasos, lácteos enteros, bollería industrial, pasteles y dulces, etc. Hay que priorizar el consumo de carnes blancas, de quesos bajos en grasa, de lácteos desnatados o semidesnatados, y consumir pescado 2-3 veces por semana (una de ellas, pescado azul). Es importante tener en cuenta el modo de cocinar los alimentos: preferiblemente a la plancha, al vapor, al “papillote”, o al horno; y si se fríen, hay que evitar que se impregnen excesivamente de aceite.

 

Además, la práctica regular de ejercicio, adaptado a las circunstancias personales de cada uno, reduce el colesterol total y el LDL, y eleva el colesterol-HDL, ayudando también a mejorar otros factores de riesgo cardiovascular.

 

 

Sonia Clavería Gracia

Médico del Departamento Técnico de noVadiet SA

Volver al listado