Se encuentra en:     Inicio / Artículos

Los trastornos más comunes de la próstata son: hiperplasia prostática benigna (HPB), prostatitis y cáncer. Es habitual que los hombres a partir de los 40 años de edad y debido a cambios hormonales, sufran algún trastorno en la glándula prostática. Obstrucción de los conductos urinarios, ganas de orinar con mucha frecuencia incluso de noche, urgencia, flujo de orina intermitente y con poca fuerza e incapacidad para vaciar la vejiga completamente, son algunos de los síntomas de HPB.

Etiología
Son diversas las causas que pueden ocasionar un aumento del tamaño de la glándula prostática (Hiperplasia Prostática Benigna), que afecta a la función urinaria y sexual, que puede provocar infecciones e inflamación (prostatitis) y que a la larga puede acabar en cáncer de próstata.

La glándula prostática se desarrolla bajo la influencia de andrógenos como el dihidrotestosterona (DHT), formado por la enzima 5-alpha reductasa. La enzima 5-alpha reductasa está involucrada en el metabolismo de la testosterona y hace que ésta se convierta en dihidrotestosterona (DHT), una hormona más potente que es responsable de la superproducción de células prostáticas. Los niveles altos de prolactina y estrógenos incrementan la acumulación de testosterona y dificultan la eliminación de DHT respectivamente.

El factor de crecimiento epidérmico (EGF), también estimula el aumento de la glándula prostática. Las dietas modernas con alto contenido en azúcares producen también un factor de crecimiento, que estimula las células prostáticas cuatro veces más, que la acumulación de testosterona. Estrógenos como el estradiol, productos químicos de los plásticos, herbicidas y pesticidas también estimulan las células prostáticas.

Una dieta inadecuada y la acumulación de toxinas en el organismo, interrumpen la eliminación normal de células del tejido por el proceso de apóptosis (muerte celular programada).

El resultado es a menudo un agrandamiento de la glándula prostática que, si no se trata, a la larga puede acabar en cáncer de próstata.

La glándula también puede verse afectada por infecciones o inflamación (prostatitis), lo cual se asocia a síntomas como dolor al orinar y fiebre.

La presión ejercida por los asientos de bicicletas y por el estreñimiento crónico, la congestión circulatoria en la cavidad pélvica por obesidad, la vida sedentaria y el colesterol, también pueden ser la causa de problemas en la glándula prostática.

Abordaje ortomolecular
Diversos estudios indican que ciertos antioxidantes, ácidos grasos esenciales, vitaminas, minerales, aminoácidos y plantas, junto con una dieta rica en proteínas, verduras, frutas y legumbres y baja en grasas animales e hidratos de carbono, pueden ser de ayuda para fomentar la salud de la próstata y sus funciones:

Esteroles y Esterolines con Beta-Sitosteroles, Estigmaesteroles, Campesteroles inhiben de forma significativa la enzima 5-alpha reductasa, involucrada en el metabolismo de la testosterona, para así reducir DHT. Regulan el colesterol, el cual es básico para las hormonas sexuales y equilibran las células T (ayudantes inmunológicos).

Aceite de Saw Palmetto (Serenoa Repens) extracto estandarizado 95% también es una fuente natural de beta-sitosteroles reductores de DHT. Evita la conversión intraprostática de testosterona en DHT e inhibe el transporte y la organización intracelular de DHT. Es antiestrogénico, antiinflamatorio y antiedema. Ha demostrado excelentes resultados mejorando los síntomas de HPB.

Pygeum extracto estandarizado, rico en betasitosteroles, y n-docosanol, el cual reduce el suero prolactina, reduce el suero DHT y su absorción por la glándula. Se aconseja tomarlo en un medio de aceite. El pygeum ha demostrado incrementar las secreciones prostáticas y mejorar la composición de fluido seminal, por lo que en muchos casos puede jugar un papel importante en la fertilidad masculina y mejorar la función sexual. La acción del Pygeum también incluye la reducción del colesterol en las células prostáticas.

Ortiga extracto estandarizado es un buen diurético, incrementa el flujo de la orina y reduce los residuos de la misma, los cuales pueden producir infecciones. Este extracto interfiere en el metabolismo de la testosterona.

Extracto de Polen de Flores viene siendo utilizado desde hace tiempo en Europa y demuestra aliviar los síntomas de HPB y prevenir el agrandamiento de la glándula prostática. Inhibe el crecimiento de las células prostáticas y tiene una acción antiinflamatoria.

Vitamina E Mezcla de Tocoferoles es un potente antioxidante que también ayuda a controlar los niveles de colesterol y protege contra el cáncer. Inhibe el crecimiento de las células de la próstata, induce la apoptosis (eliminación) de las células prostáticas viejas. Actúa en sinergia con el Licopeno.

Semilla de Calabaza. Es rica en nutrientes importantes para la próstata tales como el zinc, los aminoácidos (glicina, alanina, y ácido glutámico), así como ácidos grasos esenciales.

Pau d'Arco contiene quinones los cuales combaten las infecciones de hongos, levaduras y virus incluyendo la actividad contra onco-virus. Tiene también una actividad antibacteriana muy importante.

Zinc Citrato juega un papel muy importante en la prevención y tratamiento de la HPB y el zinc citrato, en concreto, aporta una forma de este mineral muy absorbible. Está involucrado en muchos aspectos del metabolismo hormonal. La glándula lo acumula para regular la entrada de DHT, agrupa el DHT libre e inhibe su producción. El zinc reduce la producción de prolactina de la glándula pituitaria y agrupa la prolactina libre. Ha demostrado reducir el tamaño de la próstata.

Licopeno es un tipo de carotenoide. Es un antioxidante que previene el daño en el DNA de la célula prostática, previene y trata el cáncer de próstata.

Selenometionina mineral antioxidante que se acumula rápidamente en la glándula prostática, actúa en sinergia con la Vitamina E y reduce el riesgo de cáncer.

Aceite de Borraja rico en ácidos grasos esenciales Omega 3, los cuales regulan las prostaglandinas de la serie 2 (PGE2) que producen la inflamación. La inflamación libera muchos factores de crecimiento de tejido.

Aceite de Oliva contiene ácido oleico el cual inhibe la producción de PGE2, reduce la inflamación e incrementa la apóptosis.

Arándano Rojo acidifica la orina, es astringente y previene la adhesión de las bacterias en el tracto urinario.

Vitamina B6 es un cofactor esencial en muchos sistemas enzimáticos, desde producción de energía a desintoxicación. La piridoxina regula los receptores de esteroides y la absorción de DHT. La Vitamina B6 además trabaja en sinergia con el Zinc.

L-Alanina, L-Glicina y L-Ácido Glutámico es una combinación sinergética de aminoácidos que viene demostrando en varios estudios, desde los años 1950, la reducción de los síntomas de la hiperplasia prostática benigna.

Arantxa Alastruey
Directora Sura Vitasan

Volver al listado