Se encuentra en:     Inicio / Artículos / “Se cree que el déficit de Magnesio alcanza al 80% de las personas”, Ana María Lajusticia

Cambió su dieta, aumentó significativamente el consumo de Magnesio y no volvió a necesitar nunca más el corsé. A sus 95 años, sigue siendo un referente en el campo de los complementos alimenticios.

Es usted la gran divulgadora y promotora de los beneficios del Magnesio, ¿seguimos con carencias de Magnesio en nuestra dieta?
Desde los años cincuenta del siglo pasado, en las zonas donde no hay ganado, estamos abonando con Nitrógeno, Fósforo y Potasio, y esos fertilizantes no devuelven al suelo los veinte kilos de óxido de Magnesio que las cosechas extraen de promedio por hectárea y año. En otros países, esto sucedía ya desde los años veinte y por eso, por ejemplo, en Alemania la mayoría de sus habitantes ya están concienciados, porque han visto venir el problema. Como muestra diré que un familiar mío que estuvo en ese país, fotografió el escaparate de una farmacia lleno de un preparado de Magnesio. En la actualidad se cree que el déficit de Magnesio alcanza, en mayor o menor grado, al 80% de las personas y en EEUU, Mildred Seeling,
una de las principales autoridades en la investigación del Magnesio, en sus últimos trabajos decía que allí ya eran el 90% de personas las que tenían déficit de este mineral.

Le llaman la “gurú” del Magnesio, sin duda en nuestro país ha sido la pionera en dar a conocer este mineral, ¿cómo ha sido el camino? Supongo que habrá sentido incomprensión en muchos momentos.
El camino, como siempre que se habla de algo que es desconocido, cuesta. Y más cuando con lo nuevo se pueden mejorar y, en bastantes casos, arreglar problemas en los que se usan muchos remedios, que de esta manera dejarían de utilizarse. Es decir, a muchas personas no les interesa este tema porque no pueden hacer negocio. Además, es un problema que para entenderlo bien, hay que saber la composición química de los minerales y de los suelos de labor, las necesidades de los cultivos y la necesidad que tiene nuestro organismo de este elemento, cosa que antes de los años setenta era difícil de determinar, porque los químicos no teníamos métodos fiables para la determinación del Magnesio. Y de hecho, no hubo un medio en el que
tuviéramos confianza, hasta entrados los años ochenta.

¿Los jóvenes deben preocuparse de tomar Magnesio como los adultos?
Los jóvenes tienen que preocuparse por sus necesidades en Magnesio tanto como los adultos. Lo que sucede es que como comen mucho chocolate, almendras y semillas de este estilo, muchos, sin saberlo, están tomando alimentos muy ricos en este mineral. Pero también hay que decir que en jóvenes, y ahora en muchos niños pequeños, han aparecido problemas que hace cincuenta años no se veían y vemos que se están medicando a niños llamados "hiperactivos", que en muchos casos presentan espasmos y convulsiones cuya causa únicamente es la deficiencia de Magnesio y que incluso, esa deficiencia ya la tenía su madre en un embarazo con contracturas, calambres, vómitos que duraron más de los tres primeros meses, espasmos o cosas parecidas. Estos niños, suelen tener hipo, duermen intranquilos, menean la boca o los bracitos cuando están dormidos y, cuando van creciendo, dicen que les duelen las piernas. La solución es muy sencilla con el carbonato
de Magnesio en polvo, ya que en este formato es muy fácil de medir la cantidad que se les puede poner en la papilla o en el zumo de frutas o en los yogures. Además, debe tenerse en cuenta que los niños en épocas de crecimiento rápido tienen una mayor necesidad de Magnesio que un adulto, siendo en ellos, de unos 15 miligramos/día, por kilo de peso. Es decir, un niño que pesa veinte kilos, y tiene síntomas de deficiencia, debe tomar unos 200 miligramos de ion Magnesio y, si le sienta bien, con la leche y los yogures, no dudaría en ponerle cacao o preparados que tengan mucho de este producto.

¿Cuáles serían las pautas alimenticias para una dieta rica en Magnesio y resto de nutrientes?
Para tomar Magnesio hay que introducir el cacao en polvo desgrasado en la leche, los yogures y postres y, a los que se lo permite su dentadura, darles los que aquí llamamos "frutos secos", que en realidad son semillas. Y nunca, nunca olvidar hacer un desayuno fuerte que lleve proteínas y alimentos ricos en Vitamina C. También se debería tener en cuenta, que en esa comida es en la que deben tomarse los huevos, y no por la noche, que es cuando no vamos a metabolizar su colesterol porque iremos a descansar.

Respecto a los suplementos de Magnesio existentes en el mercado, ¿qué diferencias hay entre tomar Magnesio en forma de cloruro, carbonato o lactato?
El cloruro puede considerarse el primero que se empezó a utilizar y es de los que tiene un mayor aprovechamiento. Posteriormente, vimos que el carbonato es perfecto para las personas que tienen hiperacidez, y además, es de los que mejor se asimila. Pero como el Magnesio que no ha pasado a la sangre, hace aumentar el agua en las heces aligerando el vientre, se empezó a dar el lactato, que contiene menos cantidad del elemento, porque su fórmula es mas complicada. Y, por cierto, hay que aclarar que no tiene lactosa, a pesar de que su nombre a algunas personas les recuerda al del azúcar de la leche. No es así, ya que el lactato es un derivado del ácido láctico. Por otra parte, en la actualidad también ofrecemos el Magnesio total-5 que es un preparado con productos que nos piden en algunos “¿El secreto de llegar a los 95 años? Además de la suerte, me he alimentado como siempre suelo explicar. Tampoco he fumado, ni he tomado alcohol y, lo mas difícil de todo, intento no preocuparme por aquellos problemas que no puedo resolver por mucho que me empeñe” países del extranjero y que está dando unos resultados espectaculares.

Además del Magnesio, usted es partidaria de la suplementación con colágeno, ¿tampoco ingerimos el suficiente con nuestra dieta?
Si tomamos suficientes proteínas tiene interés fundamentalmente el Magnesio. Pero en nuestro país "tanto en los desayunos como en las cenas" no se suelen consumir alimentos ricos en proteínas o Magnesio. Es el caso también de muchísimas
personas, que, como a mí, no les gusta la carne y no la toman, dando más importancia al primer plato. También, por lógica, la ingesta de colágeno es interesante para las personas que por su trabajo o porque hacen deporte tienen un desgaste superior al normal. Asimismo, es muy importante para los niños inapetentes o personas mayores que, por la razón que sea, comen poco.

¿Qué le diría a esas personas que dicen “que no les entra nada” por las mañanas?
Me he encontrado con esas personas y les pregunto si cuando van de viaje tampoco desayunan en los buffets que les ofrecen los hoteles; y hagan ustedes la prueba y constatarán que desayunan TODOS y no sólo eso, sino que muchos "se ponen las botas" para que luego les salga más barata la comida. Por lo tanto, esa inapetencia matinal viene de la costumbre de levantarse con el tiempo justo para hacer las cosas. Hay que intentar cambiar esto, ya que hay que ser consciente de que tenemos que levantarnos con tiempo suficiente y también, en la medida de lo posible, dejar preparado de víspera lo que vayamos a desayunar.

Su último libro, “Alimentación y rendimiento intelectual”, pone el foco en la nutrición del cerebro para un óptimo funcionamiento intelectual, ¿podría darnos algunas claves?
Siempre me estoy quejando, y con razón, de que no se explica bien cuáles son fundamentalmente los alimentos que utiliza nuestro cerebro y nuestro sistema nervioso en sus funciones. Sí,suele decirse que en una persona que hace un trabajo sedentario, el cerebro gasta aproximadamente la cuarta parte de la glucosa que consumimos, y también suele hablarse del Fósforo o, en menor medida, de las vitaminas del complejo B. Pero yo nunca he oído hablar de la necesidad de proteínas
para hacer los neurotransmisores, ni tampoco de los péptidos cerebrales, que son proteínas de cadena corta y se sabe que: a) tienen que ver con el aprendizaje y la memoria, b) con el hambre y la sed, c) con el comportamiento sexual, d) con el dolor, e) con la presión arterial. ¿Verdad que es muy importante? Pues si un péptido es una proteína, ¿con qué los formaremos?

Tiene usted 95 años, todo un ejemplo de longevidad y actividad, ¿cuál cree que es el secreto de una vida larga y saludable?
Además de la suerte, me he alimentado como siempre suelo explicar. Y en esto soy muy insistente porque creo que puede ayudar a la gente a pasar un poco mejor por la vida. Tampoco he fumado, ni he tomado alcohol y, lo más difícil de todo, intento no preocuparme por aquellos problemas que no puedo resolver por mucho que me empeñe.

Ha publicado 10 libros, y muchos de ellos se han editado en otros países y traducido a más de 20 idiomas, ¿tiene previsto publicar algún libro próximamente?
No creo que haga libros nuevos, porque he intentado ya explicar lo que creo puede ayudar a vivir mejor y conservar la lucidez cuando, como en mi caso, hemos llegado ya a ser nonagenarios.

Volver al listado