Se encuentra en:     Inicio / Artículos / Cosmética natural, cuidarse sin riesgos

El consumidor actual, más concienciado por la protección del medioambiente y la sostenibilidad, ha redescubierto sus beneficios. La cosmética natural y ecológica es más compleja de formular que los productos comerciales, ya que sus mezclas requieren una definición precisa para poder identificar su composición y efectos. Muchos la definen como la cosmética “sin prisas”. Es una técnica biomimética, es decir, que se mimetiza con nuestra piel.

El mercado de la cosmética natural está en alza. Un estudio de la Asociación Nacional de Perfumería y Cosmética (Stanpa) revela que el 62% de los usuarios elige este tipo de cosmética por su preservación con el entorno, mientras que un 46% los usa por la simplicidad de su formulación y algunos también los prefieren por su transparencia y valores éticos. El crecimiento de la cosmética natural es exponencial y ha generado una tendencia global en todos los países. Casi todas las perfumerías, farmacias y grandes cadenas de distribución incluyen una división de cosmética natural y ecológica en sus estanterías.

Natural vs. tradicional

¿Existen diferencias entre la cosmética tradicional y la cosmética natural ecológica? No todo lo que se anuncia como natural, bio o eco lo es. Esto ocurre en todos los sectores comerciales, y la cosmética no es una excepción. Conocer la trazabilidad, el origen de los ingredientes y las materias primas son fundamentales para no equivocarnos. En cada lugar del mundo la definición es diferente. En España se habla más de producto ecológico, en Francia se usa el tema bio y en Estados Unidos prefieren el de orgánico. Sin embargo, la prueba definitiva para saber si se trata de cosmética natural y ecológica es conocer la Nomenclatura Internacional de Ingredientes Cosméticos, INCI (por sus siglas en inglés).

Los cosméticos tradicionales llevan al menos diez productos químicos en su composición (aditivos, siliconas, vaselinas, parafinas, etc.). Aunque producen un efecto hidratante en nuestra piel, cabe destacar que sus sustancias químicas pueden alterar las capas más profundas de la dermis, ya que las nanopartículas son capaces de penetrar en profundidad. Además de la composición, otra gran diferencia es su durabilidad. Al no contener ningún producto químico, ni conservantes, la cosmética natural o ecológica tiene una fecha de caducidad más temprana.

Existen certificados que garantizan que los productos son de origen natural y proceden de la agricultura ecológica. Certificados como Ecocert, Sociedad Vegana, Cosmebio, BioVidasana, Asociación del suelo (Soil Asociations) o Cosmo Organic (Cosmetic Organic Standard, norma privada desarrollada por cinco organismos europeos que garantiza que sus productos respetan los más altos estándares de productos ecológicos y naturales). Por ejemplo, los cosméticos ecológicos tienen un porcentaje entre un 70% y 95% de productos de origen natural, con ingredientes que no han utilizado ni abonos químicos, ni pesticidas.

Beneficios y valor añadido

La cosmética natural se puede considerar como un segmento de valor añadido para nuestro cuerpo. Busca integrar sustancias semejantes a la composición bioquímica de nuestra piel, por ello también se denomina cosmética orgánica o cosmética bio. Aporta beneficios de larga duración para nuestra salud y son extraídos de plantas, frutas y aceites esenciales, además no se realizan test sobre animales. Según Stanpa, la mayor demanda corresponde a cremas, jabones, cuidado del cabello, productos depilatorios y de afeitado, aunque en los últimos años ha crecido la demanda en cosmética infantil.

Y es que la cosmética natural es una aliada segura para las personas que tienen la piel sensible, alergias o problemas dermatológicos. Su olor es más suave y natural y su textura suele ser más líquida y aceitosa, con colores que se mueven principalmente en la gama de amarillos, marrones y verdes. Puede decirse que hay soluciones adaptadas a las necesidades de cada piel y a cada segmento del cuidado y belleza personal.

Los jabones naturales contienen principios basados en componentes naturales como aceites vegetales, aceite de oliva o extracto de aloe vera, entre otros. Los champús y acondicionadores ecológicos suelen incluir en sus formulaciones aceites de árbol de té, aloe vera, camomila o biotina, aportando suavidad y brillo al cabello. Favorecen la reducción de caspa o grasa, alargan el color y la queratina y aumentan la resistencia del pelo, lo que reduce la caída y mejora su densidad. Los tintes, mascarillas y los serúms naturales aumentan su demanda entre las personas con alergias capilares.

El rostro requiere un cuidado especial sobre todo a la hora de aportar firmeza y elasticidad. La cosmética natural contiene activos naturales presentes en crema o sérums faciales. Con ello, se aumenta la luminosidad de la piel sin agredir el medio ambiente. Existen formulaciones derivadas de frutas y aceites vegetales que proporcionan acciones antioxidantes y ejercen una acción protectora y reparadora eliminando las células muertas.

Top ingredientes

Entre los ingredientes más utilizados en cosmética natural encontramos algunos con importantes beneficios:

  1. El agua de frambuesa regenera la piel y neutraliza los efectos de las radicales libres;
  2. La jalea real incrementa la producción de colágeno;
  3. La miel y la cera de abejas son excelentes emolientes e hidratantes;
  4. Los aceites vegetales proporcionan ácidos grasos esenciales;
  5. El aceite de glicina de soja contribuye a la firmeza y humectación de la piel;
  6. El aloe vera regenera las células, hidrata en profundidad, actúa contra las bacterias, tiene poderes antiinflamatorios ideal para pieles con acné y también un efecto calmante.
  7. La bardana es otra de las grandes aliadas de la piel, hidrata, regenera y afirma.

En cuanto al cuerpo, la cosmética natural elimina efectos secundarios que conllevan otros productos que producen intolerancia en pieles con problemas. Introduciendo este tipo de productos en nuestra rutina diaria, cuidamos no sólo parte externa de la piel, también sus capas más profundas. Al ser fórmulas naturales, el efecto hipoalergénico es total y evita las típicas reacciones adversas de los componentes químicos.

Bebés y niños, menos es más

La cosmética natural también se ha colado entre los más pequeños. Es un universo amplio al que hay que prestar especial atención.

"La piel de un recién nacido es cinco veces más fina que la de un adulto y es el único órgano sensorial listo para desempeñar su función inmediatamente después del nacimiento", explica a “mi herbolario” Almudena de Simón, responsable de producto de Weleda, firma cosmética dedicada al cuidado de la piel, quien reconoce que "la hidratación es una de las demandas más importantes, ya que permite el contacto directo con el bebé a través del masaje".

Por ello, la demanda de productos que protegen zonas como las que quedan cubiertas por el pañal ha aumentado, generando top de ventas en este tipo de cremas para la piel del bebé. El mejor consejo es, en palabras Almudena de Simón, “menos es más". La experta destaca la importancia de utilizar derivados de plantas e ingredientes 100% naturales, aceites vegetales en la piel de los pequeños, con una tolerancia óptima, ya que reduce el riesgo de alergias cutáneas, permitiendo que la piel respire y los ingredientes activos penetren.

Otro tipo de fórmulas químicas (a base de vaselina, parafina, etc.) podrían obstruir los poros de los más pequeños. Por el contrario, sustancias activas como la caléndula reducen la inflamación y fomentan la creación de nuevos tejidos y aporta propiedades regeneradoras, calmantes y protectoras. Además, aceites 100% vegetales, como el de sésamo y el de almendra, también son idóneos para fortalecer la piel contra las agresiones externas.

Redacción mi herbolario

Volver al listado




Sección: Salud
Publicación: Revista nº 123

Alivia las molestias asociadas a la HPB de forma natural

Sección: Estetica-y-belleza
Publicación: Revista nº 122

Cosmética natural y ecológica para los más pequeños: rigor y seguridad

Sección: Plantas-que-curan
Publicación: Revista nº 122

Los beneficios del ginseng, estimulante natural por excelencia

Sección: Plantas-que-curan
Publicación: Revista nº 116

Jengibre, el aliado perfecto en el botiquín natural