Se encuentra en:     Inicio / Artículos / ‘Clean beauty’, los productos de higiene ecológica en auge

Si eres una persona que apuesta por la cosmética ecológica y por los productos que sean 100% naturales, probablemente te hayas sumado a la nueva tendencia del ‘clean beauty’, término que se refiere al empleo de todos aquellos productos que no contienen ningún ingrediente perjudicial para la salud (hablamos de tóxicos, alcohol, parabenos, ftalatos, colorantes, etc.) para la rutina de cuidados diaria. “Se trata de productos de origen ético, sostenible y seguros para el consumidor y el medio ambiente”, define Irene Martínez, responsable de Marketing en Weleda España.

Entonces, ¿estamos asistiendo a una demanda de la cosmética ecológica y, por ende, de los productos de higiene ecológica como geles y champús? Pues parece ser que sí. “La cosmética natural, al igual que el consumo de productos de muy diversa índole con etiqueta natural o ecológica, es una tendencia al alza en España”, aseguran a esta revista desde la Asociación Nacional de Perfumería y Cosmética (Stanpa). 

En esta línea, Stanpa realizó en 2019 un macroanálisis europeo sobre cosmética natural, que determinó que el concepto de “belleza natural” era asociado por los consumidores con valores como el bienestar, la salud y el respeto por el medioambiente. “Este mismo estudio revela que en España el peso de este tipo de cosmética es un 10% menor que en mercados como el británico, el francés o el alemán y determina que, en nuestro país, los productos más demandados dentro de esta categoría son aquellos destinados al aseo, la higiene personal y el cuidado del cabello”, apuntan desde Stanpa.

Según el informe, la cosmética natural experimentó un crecimiento significativo hace unos años, pero se mantiene estable desde 2015 con una dimensión estimada de 780 millones de euros, lo que significa el 11% del mercado, “pese a que el 30% de los lanzamientos se vinculan a lo natural”, comentan desde Stanpa.

Papel de los herbolarios y tendencias

A pesar de que la demanda es evidente y de que la cosmética ecológica y productos de higiene como geles y champús se mantienen entre las secciones más visitadas de los herbolarios, es cierto que la presencia de la alimentación ecológica sigue siendo mayor. “Año tras año, la cosmética y la higiene natural y biológica van adquiriendo más espacio dentro de las tiendas, aunque la alimentación claramente ocupa el primer lugar”, sentencia Meritxell Amela, responsable del departamento de Marketing y Comunicación de Disna (distribuidora de la marca Corpore Sano, entre otras).

Sin embargo, como comenta Amela, el consumidor cada vez es más consciente de que debe cuidar su salud y la de su familia con productos, geles, champús, cremas… que procedan de fuentes naturales, evitando el uso de ingredientes sintéticos. “Además, la progresiva preocupación por la protección del entorno y del medio ambiente es otro factor en el incremento del interés por la cosmética biológica”, agrega la experta de Disna. En esta línea, los herbolarios, asegura, “son grandes expertos en cosmética e higiene natural y bio y realizan la importante tarea de prescribir y recomendar a sus clientes los productos más adecuados para mejorar y mantener su salud y belleza”.

Por su parte, Irene Martínez subraya que estos establecimientos pueden desempeñar un papel fundamental en el mantenimiento y la restauración de la buena salud. “El portfolio de productos que podemos encontrar hoy en día en un herbolario es amplísimo y la recomendación entre marcas y productos se hace fundamental para guiar al consumidor que cada vez tiene mayor interés por el bienestar y los productos naturales. En este sentido, los herbolarios cuentan con todo el expertise y la recomendación de un profesional para satisfacer las necesidades del consumidor que busca fórmulas naturales y repletas de beneficios para la piel”, agrega.

Y augura que se espera que haya un auge del ‘clean beauty’. “Cada vez hay más usuarios de cosmética natural y productos de higiene que evitan el uso de ingredientes sintéticos. El futuro apunta a una creciente demanda de fórmulas con principios activos 100% naturales y presentadas en envases eco-responsables”, apunta la responsable de Weleda.

Además, Irene Martínez nos avanza que se consolidarán los formatos de cosmética sólida que, según explica, se elabora con fórmulas sin agua, lo que permite hacer un packaging totalmente plasticfree, reciclable y reutilizable. “El consumidor está dispuesto a pagar más por productos con ingredientes sostenibles, por el creciente interés en la reducción de residuos y por su potencial beneficio para la piel”, sentencia la experta.

Perfil del cliente “clean beauty”

La responsable de Marketing y Comunicación de Disna define el perfil de consumidor de cosmética e higiene natural y eco como una mujer de entre 30 y 45 años (Millennial y Generación X), con poder adquisitivo medio- alto, “que tiene un estilo de vida saludable, usa medios digitales para realizar sus compras y redes sociales y tiene un tipo de alimentación concreta (alimentos de proximidad, sostenibles, veganos…)”.

En esta línea, Martínez, haciéndose eco del estudio de Stanpa, recuerda que la cosmética ecológica es una de las especialidades del sector ‘beauty’ que más crecimiento tendrá a corto plazo, porque más allá de este perfil tan específico, es cierto que el interés que despiertan estos productos 100% naturales y con una filosofía de cuidado y respeto por las personas, los animales y el planeta tan arraigada, está ampliándose a otros grupos de población más joven, una generación más preocupada por la sostenibilidad”.

Ingredientes de calidad

La clave de la cosmética ecológica reside en las materias primas (procedencia biológica con certificación) que se usan para elaborar las fórmulas, según explica Amela. Por su parte, la responsable de Marketing de Weleda apunta que la calidad de un ingrediente cosmético viene determinada por diferentes factores como la forma de recolección de los materiales, el país de origen de los ingredientes y la calidad de la materia prima. “No es lo mismo un aceite vegetal extraído por prensado o con solventes”, concreta la experta de Weleda.

Además, Martínez destaca que la cosmética 100% natural sustituye los ingredientes sintéticos por ingredientes de origen natural, lo que requiere de una formulación muy compleja, “ya que se deben conseguir fórmulas igualmente seguras y duraderas”, señala. Y recuerda que “no solo se tienen en cuenta los ingredientes del interior sino que el envase y el material que se utiliza optimiza la fecha de conservación del cosmético”.

Top beneficios de los productos naturales

Las principales diferencias entre un producto convencional y uno natural o biológico son la procedencia, la pureza de los extractos y la certificación (que avalan su origen). “Los beneficios del uso de productos de higiene naturales o biológicos son preservar, proteger y cuidar piel y cabello, a partir de la pureza de sus ingredientes. Además, aportan seguridad con respecto a la salud en general”, explica Amela.

Por su parte, Martínez enumera algunas de las bondades de las formulaciones con ingredientes 100% naturales.

  • Alta concentración de aceites vegetales de primera presión en frío obtenidos de semillas, donde la planta concentra toda su energía y una fuente única de vitaminas y minerales.
  • Formulados con tensioactivos naturales derivados del azúcar y del coco que respetan el manto hidrolipídico.
  • Fórmulas biodegradables.
  • Incluyen aceites esenciales que potencian la aromaterapia y contribuyen al bienestar emocional.
  • Limpieza eficaz a la vez que hidratan sin resecar la piel.

Si quieres recibir noticias, entrevistas o artículos de mi herbolario con contenido exclusivo apuntánte a nuestro newsletter semanal gratuito, en 3 sencillos pasos, haciendo clic aquí

Volver al listado