Se encuentra en:     Inicio / Artículos / Medicina integrativa: Clave en la lucha contra la covid-19

La presidenta de AESMI, Esther Ibáñez, que fue la encargada de la inauguración de la cumbre, celebrada por primera vez online, puso de relieve la importancia del papel del sistema inmunológico en el ser humano. “Es la mejor forma de prevenir cualquier tipo de contagio”, asegura Ibáñez, que también se cuestiona cómo en los meses que llevamos de crisis no hemos sido capaces de desarrollar algo más que medidas higiénicas o de distanciamiento. El Dr. Santiago de la Rosa ofreció una interesante ponencia sobre “Como afectan los campos electromagnéticos 1G a 5G a la salud”. Recuerda que 76 estudios científicos nos dicen que el teléfono móvil, wifi, bluetooth, 3G, 4G y 5G, afectan al sistema inmunológico y ofrece enlaces con documentación en su ponencia, accesible en aesmi.org.

 La relación entre la inmunidad y emociones

El sistema inmunológico mantiene el equilibrio interno, pero ambos se han visto alterados por la situación de confinamiento sufrida hace unos meses. Este fue el punto de partida de Javier Álvarez, miembro de la Junta Directa de AESMI, doctor en medicina y especialista en acupuntura y Método Mckenzie (MDT), al hablar de la “acupuntura en tiempos de pandemia”. Esta técnica milenaria de la medicina tradicional china, avalada por evidencias científicas, ha demostrado su utilidad como terapia para combatir la covid-19, a partir de dos de sus beneficios: “mejora del sistema inmunológico y modulación de las respuestas emocionales”, según explica Álvarez.

El encierro ha hecho que muchos ciudadanos hayan padecido insomnio, sedentarismo y alteraciones de tipo emocional, entre otros trastornos. Todo esto, a su vez, ha provocado la disminución de la capacidad de la respuesta inmunológica. Pero, según Álvarez, “las respuestas bioquímicas a la estimulación mediante acupuntura intervienen de forma importante en un grupo amplio de mediadores humorales, inmunitarios y hormonales”. En definitiva, “la acupuntura potencia la inmunidad y regula la respuesta inmunitaria adquirida, por tanto potencia el eje neuro-endocrino-inmunológico”.

Nutrientes esenciales

Javier Terán, director científico y de investigación de los Laboratorios Nutilab, insiste en el tema de la inmunidad, centrando su exposición en los “nutrientes esenciales para mejorar la inmunidad”. En este sentido, destaca la importancia del omega 3 y del ácido docosahexaenoico (DHA) para lograr una “estrategia de vida saludable”.

Para Terán, los beneficios del DHA puro son múltiples: "mejora la salud del cerebro y salud ocular; el sistema reproductivo y el sistema cardiovascular. Hoy sabemos que los órganos más afectados por el coronavirus son el pulmón, las mucosas respiratorias, sistema cardiovascular y el sistema inmune y, en menor medida, el cerebro y la salud ocular. La respuesta inmunitaria a la covid-19 en el 80% de los pacientes es inmune y en el 20% restante es disfuncional. Estos últimos acaban en el hospital o en la UCI, con un 15% de mortalidad entre ellos. En el post- covid, algunos pacientes han sufrido trombos, infartos, amputaciones, etc.".

Como explica el experto, el DHA funciona en la resolución de la inflamación. Si nos centramos en la función respiratoria, la más afectada por los efectos del coronavirus, los beneficios del DHA son muchos. “Modula la respuesta inflamatoria y previene la fibrosis pulmonar; mejora la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), el asma, la capacidad respiratoria; modera la reactividad bronquial; y preserva la función pulmonar”, afirma Terán. Otro de los niveles a considerar es el sistema cardiovascular. “ El DHA es un elemento más en una terapia integrativa”, matiza el director de Nutilab.

Los cinco pilares básicos de la salud

Carlos Morales Martín, licenciado en Medicina, médico homeópata y especialista en nutrición celular, expuso aspectos importantes para mejorar la salud en su ponencia “Entiende y mejora tu sistema inmune. La importancia del sistema inmunológico”. En este sentido, afirma que “es indispensable hacer prevención y reforzar el sistema inmune y tener un diagnóstico claro de la situación y hacer un tratamiento personalizado y no generalizado”. Morales defiende un modelo basado en los cinco pilares de la salud: “mueve tu cuerpo y agita el corazón; cuida y valora tus emociones; come bien; duerme bien y encuentra una pasión”. Y asegura que “es necesario trabajar el pilar emocional para mejorar el funcionamiento inmunológico”.

El poder del ozono

Fredy Acevedo, director de Biocentro Acevedo Ruíz, destaca que el desarrollo de “aceites vegetales peroxidados con ozono en el tratamiento y prevención de la covid-19. El papel del ozono es bastante efectivo contra los virus y bacterias cuando entra en contacto con nuestro organismo, ya sea por vía endovenosa o por vía oral”, señala Acevedo. Y explica que, al entrar en nuestro cuerpo, se ozoniza la sangre, es lo que llamamos autohemoterapia, eficaz contra las bacterias y microbios. Con los virus actúa de forma parecida, hace que éstos se inactiven, así como algunos parásitos unicelulares, incluso hongos.

En lo que se refiere al caso de los aceites ozonizados, que se están utilizando por vía oral, se ha demostrado, según apunta Acevedo, “ una buena influencia a nivel del sistema inmunológico, potenciando todas las células y activando diferentes casca- das bioquímicas de la propia producción de citoquinas, que van a ayudar al restablecimiento del propio sistema”.

El ozono también es útil en la lucha contra la covid-19.” Los efectos del ozono disminuyen la carga vírica y aumentan el sistema inmunológico consiguiendo una buena efectividad en los tratamientos del coronavirus”, sostiene el experto. “Con esta pandemia se ha visto la recuperación de la medicina integrativa, el uso de vitaminas y de ozonoterapia, lo que ha despertado la conciencia de muchos profesionales para mirar esa rama de la medicina”, afirma Acevedo.

El papel de la microbiota

Olalla Otero, bióloga y PhD en bioquímica en Nutribiótica habla también del “papel de la microbiota en el sistema inmunitario”, destacando que “la relación entre el ser humano y su microbiota es tan estrecha, que se emplea el término de holobionte, considerando esta unión como un superorganismo”.

Una microbiota en equilibrio contribuye a mantener la homeostasis intestinal y esto repercute en nuestra salud. Si este equilibrio se rompe, hablamos de disbiosis y esto tiene efecto a niveles muy diferentes. Hoy sabemos que una microbiota desequilibrada puede alterar la respuesta del sistema inmune, y viceversa”, señala Otero.

En palabras de la bióloga, “el mayor conocimiento de la relación entre la microbiota y distintas patologías, abre la puerta a que en un futuro la microbioterapia sea uno de los puntos a tener en cuenta, para abordar diferentes problemas de salud”.

Uno de los objetivos a tratar con la microbioterapia es el de la disbiosis intestinal. El uso concreto de cepas específicas Saccharomyces boulardii es útil para contrarrestar la carga pa-tógena. “Las patologías en las que se ha estudiado más el uso de probióticos son aquellas que afectan al tracto gastrointestinal, como la diarrea asociada a terapia antibiótica, la causada por Clostridium difficile, la enterocolitis en bebés o el síndrome de intestino irritable, entre otros. También, se ha estudiado ampliamente el uso de probióticos para el tratamiento y preven- ción de infecciones genitourinarias”, destaca Otero.

Por otra parte, hay que tener en cuenta que la dieta es uno de los factores que va a modular la microbiota. “Una alimentación rica en alimentos prebióticos se asocia con un incremento de bacterias beneficiosas como los Bifidobacterium. Otros componentes de la dieta que parecen tener un efecto modulador de la microbiota son el omega-3, polifenoles y micronutrientes. Además de la alimentación, nuestra microbiota es modulada por otros factores como el estrés o el ejercicio físico”, concluye Olalla.

Volver al listado

Dr. Santiago de la Rosa