Se encuentra en:     Inicio / Artículos / Jengibre, el aliado perfecto en el botiquín natural

¿Sabías que el jengibre fue una de las primeras especias que entró en Europa? La preparación de esta planta para uso medicinal se obtiene secando y pulverizando el rizoma, que contiene entre un 4 y 7,5% de oleorresina, en la que destacan el aceite esencial y las sustancias picantes. Las sustancias responsables del sabor picante son los gingeroles y shogaoles. El rizoma de jengibre es muy rico en almidón, lípidos, y vitaminas, especialmente vitamina C y un gran aliado para combatir, entre otras enfermedades, el resfriado común, aunque tiene múltiples beneficios.

Estimulante, antiemético y antiinflamatorio

“El jengibre es una droga que se ha utilizado siempre como estimulante de la digestión y carminativo”, explica Stefanie Vera Martínez, del departamento técnico de Herbetom Internacional. Además, añade que “en los últimos años, se está usando por su actividad antiemética y antiinflamatoria”. Las acciones farmacológicas se podrían resumir, según fuentes de Herbetom y Cofenat, en tres:

- Estimulante de la digestión: estimula la secreción de saliva y jugo gástrico, así como la actividad lipasa y las disacaridasas. Tiene acción colagoga, aumenta el tono de la musculatura intestinal y activa el peristaltismo (proceso de contracciones y relajaciones del tubo digestivo). En este sentido, Salvador Molina, nutricionista ortomolecular y presidente en Murcia de la Asociación de Profesionales y Autónomos de las Terapias Naturales (COFENAT), recomienda las infusiones para combatir los dolores de estómago. “Junto a la infusión de manzanilla, el jengibre es uno de los ingredientes naturales más recomendados para aliviar el dolor de estómago, además ayuda a combatir las náuseas, a digerir y a desinflamar el estómago”, asegura. Aunque aconseja “ser moderado en su uso en casos de hipertensión seria”.

- Antiemética: Los extractos de rizoma de jengibre por vía oral aceleran el vaciado gástrico y el tránsito gastrointestinal.

- Actividad antiinflamatoria: Los gingeroles son inhibidores del metabolismo del ácido araquidónico (sustancia proinflamatoria) y actúan como agentes analgésicos.

El jengibre en la dieta, un superalimento

Cabe destacar también la faceta culinaria, ya que el jengibre se considera un superalimento. Aparte de todas las propiedades medicinales que se le atribuyen, el jengibre ha sido utilizado como especia en la cocina y farmacopea tradicionales asiáticas desde hace miles de años por su característico sabor picante. De hecho, el jengibre es un superalimento ya que contiene multitud de nutrientes: vitaminas como la niacina, minerales como el aluminio, boro, cromo, manganeso, silicio, zinc, fósforo, entre otros, fitonutrientes y fitoquímicos.

Evidencia científica de los beneficios del jengibre

Numerosos estudios científicos han respaldado algunos de los principales beneficios de este alimento. A continuación, vamos a resumir algunas de las evidencias que existen actualmente sobre el jengibre:

  • Combate las náuseas y el mareo. Tras una revisión de casos clínicos llevada a cabo en 2018 en conjunto por las universidades húngaras de Szeged y Pécs, se llegó a la conclusión de que “el jengibre es seguro y bien tolerado y disminuye la gravedad de las náuseas y vómitos que puedan aparecer como consecuencias de una operación quirúrgica y puede disminuir la incidencia de náuseas y vómitos postoperatorios, lo que a su vez puede reducir la demanda de medicamentos antieméticos”.
  • Puede reducir el dolor muscular. Se ha demostrado que el jengibre es efectivo contra el dolor muscular inducido por el ejercicio. En un estudio llevado a cabo por la universidad Georgia College (Georgia), se demostró que consumir dos gramos de jengibre diariamente durante 11 días, redujo significativamente el dolor muscular causado por un ejercicio intensivo.
  • Combate el colesterol malo (LDL). De un estudio llevado a cabo por el departamento de farmacología de la Universidad de Ciencias Médicas de Babol en Irán, durante 45 días con 85 personas con colesterol alto, se desprende que el consumo de tres gramos de polvo de jengibre al día reduce el colesterol.

Indicaciones y contraindicaciones

“Según la European Scientific Cooperative On Phytotherapy (ESCOP), el jengibre está indicado en adultos y niños mayores de seis años en la profilaxis de las náuseas y vómitos asociados a los viajes (cinetosis) y en el embarazo (bajo supervisión médica). La Agencia Europea del Medicamento (EMA) acepta el uso en la misma situación y, además, en el tratamiento sintomático de los trastornos espasmódicos leves del tracto gastrointestinal (como distensión abdominal y flatulencia). Puede utilizarse también en casos de dispepsia”, afirma Vera.

Respecto a los efectos secundarios los más frecuentes, añaden desde Herbetom, afectan “al estómago y el intestino como malestar estomacal, eructos, dispepsia y náuseas”. Y recuerdan que “generalmente el jengibre se comercializa en forma de cápsulas que contienen el polvo triturado del rizoma”.

 

Volver al listado