Se encuentra en:     Inicio / Artículos / Fitoterapia para resfriados, molestias de garganta y congestión nasal

Afecta a toda la población, desde los niños hasta los ancianos, y con mayor frecuencia a las personas con un sistema inmunitario debilitado. Se trata de infecciones de las vías respiratorias causadas por una amplia variedad de virus, aunque las dos familias más importantes son las de los rinovirus y los coronavirus. La incidencia de esta enfermedad es más alta cuando concurren cambios o descensos de temperatura, sobre todo en las estaciones de otoño e invierno. Pero también pueden aparecer en situaciones de alto estrés crónico, el cual nos afecta a nuestro sistema inmunitario, debilitándolo.

Los resfriados son muy contagiosos y se transmiten por el contacto cercano con las personas infectadas al inicio del cuadro de los síntomas. Aunque los síntomas son muy molestos, generalmente se trata de infecciones leves y con “fecha de caducidad”, suelen durar entre 7 y 10 días. Los síntomas principales son generalmente estornudos, goteo y congestión nasal, dolor de cabeza, molestias a nivel faríngeo (picor, dolor o mucosidad en la garganta), tos y sensación general de malestar. Aunque se trata por lo general de un problema leve que tiende a resolverse por sí mismo, gracias a la acción del sistema inmunitario (en 7 o 10 días), no deja de ser molesto ya que disminuye la calidad de vida de quien lo padece. Además, un resfriado mal curado puede alargarse durante meses, además de poder dar lugar a complicaciones como amigdalitis, bronquitis, sinusitis, otitis e incluso neumonías.

Sin duda alguna, la mejor estrategia contra los resfriados es la prevención. Pero a menudo el resfriado acaece sin que dé tiempo a prepararse, y en esta situación, la fitoterapia brinda una buena ayuda para reducir la sintomatología del resfriado y así poder reducir la duración de este.

Defenderse con Fitoterapia

La fitoterapia ofrece una serie de plantas que ayudan a mejorar la respuesta inmunitaria y han demostrado que son eficaces, tanto en la prevención como en el manejo de los síntomas de gripes y resfriados. La más popular de estas plantas es la equinácea, sin embargo, existen otras especies vegetales que han sido objeto de estudio, investigación y desarrollo de productos que han demostrado una mayor eficacia clínica, tanto por disminuir la incidencia de resfriados como por reducir y aliviar los síntomas, cuando estos se presentan, y también por mejorar la recuperación posterior. Nos referimos al andrografis (Andrographis paniculata) y el eleuterococo (Eleutherococcus senticosus).

El andrografis (Andrographis paniculata (Burm.f.) ex Nees) es una planta herbácea de la India y Sri Lanka, donde el extracto de sus hojas se utiliza fundamentalmente en problemas infecciosos. Gracias a los principios activos de las hojas, los andrografólidos, los extractos de esta planta contribuyen a la resistencia general del organismo, aumentando la resistencia fisiológica del organismo en caso de condiciones ambientales severas. Además, ayuda a suavizar los problemas respiratorios como tos y malestar de garganta.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha escrito cuatro volúmenes de monografías de plantas, en las que recoge la información científica que se ha publicado sobre distintas plantas medicinales. En su monografía correspondiente a andrografis, recoge como usos justificados por los resultados de la investigación clínica, la prevención y el tratamiento sintomático de las afecciones de vías respiratorias altas, como el resfriado común y la sinusitis no complicada, la bronquitis y la faringoamigdalitis.

El eleuterococo (Eleutherococcus senticosus Maxim.) es una planta de la familia Araliaceae que crece espontáneamente en las laderas de las montañas de Siberia, cuyo rizoma ayuda a apoyar las capacidades físicas en casos de agotamiento y cansancio. También contribuye a disminuir el cansancio y la fatiga propios de los resfriados, es una ayuda válida durante la estación fría porque contribuye a apoyar las defensas del organismo, así como a proporcionar un alivio a la garganta y al tracto respiratorio superior.

El Comité para el estudio de Plantas Medicinales de la Agencia Europea del Medicamento recoge en un informe, que la raíz de eleuterococo y preparaciones de esta han mostrado en diversos ensayos actividad de apoyo sobre el sistema inmunitario, actividad antioxidante, actividad protectora contra el estrés y la fatiga y actividad antiinflamatoria entre otras.  

En cuanto a sus efectos sobre el sistema inmunitario, han sido ampliamente estudiados en la antigua unión Soviética en variados grupos de población incluyendo astronautas, militares y atletas, observando en estos estudios que las tasas de resfriados y gripe eran consistentemente más bajas en los grupos de población que tomaban eleuterococo y que sobre todo se reducía de forma muy significativa las complicaciones que podían ser causadas por estas infecciones.

La evidencia científica ha demostrado que la combinación de estas dos plantas es más eficaz que cada planta por separado, es decir, trabajan en sinergia.

Los resultados de los estudios realizados con esta combinación han demostrado que la administración durante 5 a 8 días reducía de forma significativa (respecto al placebo) los síntomas generales del resfriado, temperatura, dolor de cabeza, dolores musculares, síntomas de garganta, tos, síntomas nasales, malestar general y síntomas oculares y los síntomas inflamatorios de la sinusitis. También se ha visto que la administración durante 3 meses de la combinación en estudiantes en la época de invierno, reducía de forma significativa la incidencia de resfriados.

Otro extracto fitoterápico interesante para los resfriados y su sintomatología es el extracto de semillas de pomelo.

En 1980, en un pequeño pueblo de Florida, el doctor Jakob Harich (1919 – 1996), aficionado a la jardinería, observó que las semillas de pomelo que se encontraban en su compost no se pudrían. Por curiosidad, el doctor, físico e inmunólogo de renombre, decidió analizar más detenidamente el extraño fenómeno y descubrió que los componentes de esta simple semilla evitaban que se pudriera el compost. Fue a partir de 1972 cuando el doctor Harich comenzó sus investigaciones. Buscó el apoyo del Dr. Steven Otwell y del Dr. Wayne Marshall, investigadores líderes en los efectos de los microorganismos sobre los alimentos, con sede en la Universidad de Florida, Gainesville. Descubrieron que el extracto de las semillas de pomelo no solo tenía acción sobre bacterias, sino también sobre otros microorganismos como virus, levaduras, hongos y parásitos.

Finalmente, en 1990, se comenzó a obtener el extracto de las semillas de pomelo para aplicarlo a diferentes usos. Los principios activos beneficiosos que contienen las semillas del pomelo, son principalmente flavonoides. Los flavonoides ayudan a mantener la salud intestinal. El intestino es la parte más importante de nuestro sistema de defensa, por lo que los flavonoides tienen un efecto beneficioso en la protección de nuestro sistema inmune.

Paula Saiz de Cos

Bióloga vegetal

Dpto. Técnico, Documentación y Formación de Cien por Cien Natural

 

Volver al listado




Sección: Salud
Publicación: Revista nº 119

Evita un resfriado y refuerza tus defensas

Sección: Salud
Publicación: Revista nº 118

Plantas medicinales para combatir la depresión y la ansiedad