Se encuentra en:     Inicio / Artículos

El arroz de levadura roja está cada vez más de moda por sus cualidades para ayudar a controlar el colesterol. Sin embargo, seguramente sería más propio hablar de la levadura roja del arroz, porque lo que verdaderamente tiene esas cualidades hipolipemiantes es la Monascus purpureus, una especie de moho de color rojo purpúreo (o más exactamente una levadura) que fermenta el arroz y que le da esa tonalidad brillante tan curiosa. Esta forma de fermentar los alimentos con levaduras es tradicional de Japón, donde se remonta a 300 años a. C.

El arroz de levadura roja se emplea en la gastronomía asiática para dar color a una amplia variedad de alimentos y platos, sobre todo en China y en Japón. También la medicina tradicional china utiliza el arroz de levadura roja desde la antigüedad, para vigorizar el cuerpo, ayudar en la digestión y revitalizar la sangre. Su uso se documenta ya en la dinastía Tang alrededor de 800 d. C., y también se describe en el libro de referencia de la farmacopea tradicional china, el Ben Cao Gang Mu-Dan Shi Bu Yi, publicado durante la dinastía Ming (1378-1644).

Hoy en día sabemos que el arroz de levadura roja tiene un alto contenido en monacolina K, que es la sustancia que le aporta a este alimento sus cualidades hipolipemiantes. A finales de la década de 1970, investigadores de Estados Unidos y Japón aislaron el hongo que se utiliza para fermentar este arroz, lo cultivaron bajo condiciones cuidadosamente controladas, y tras diversas investigaciones y análisis químicos lograron producir sintéticamente los medicamentos que hoy son conocidos genéricamente como estatinas, y que en la actualidad son el tratamiento médico de elección frente a los problemas de colesterol alto.

Alternativa natural respaldada por ensayos clínicos

Sin embargo, las estatinas, aunque eficaces, con frecuencia tienen efectos secundarios desagradables, lo que hace complicado, en muchos casos, evaluar la relación riesgo-beneficio para algunos pacientes. Por eso, los complementos alimenticios a base de arroz de levadura roja se han erigido en los últimos tiempos como una alternativa útil para el tratamiento de los problemas de colesterol.

Existen múltiples investigaciones que respaldan esta acción. Según se publicó en la revista científica Atherosclerosis en el año 2005, para comparar el efecto hipolipemiante del arroz de levadura roja se realizaron 20 ensayos clínicos aleatorizados en los que se administró este componente, al menos durante 4 semanas, a diferentes grupos: un grupo placebo, un grupo tratado con estatinas y un grupo tratado con arroz de levadura roja. Se administró 4,8 mg de arroz de levadura roja (24 mg de monacolina K) durante 4 semanas a 6.863 sujetos. El resultado fue una reducción del colesterol LDL con respecto al placebo del 23,5% (estimación -1,20 a -0,83 mmol/L), una reducción de los niveles del colesterol total del 19,1% (-1,23 a -0,77 mmol/L), una disminución de los triglicéridos del 17,9% (-0,35 a -0,17 mmol/L), un aumento HDL del 11,6% (0,03 a 0,11 mmol/L), una reducción del 30% de las enfermedades coronarias y del 60% de infarto de miocardio. Además, no tuvo ningún efecto significativo de lesiones hepáticas o renales, y tampoco hubo evidencia de casos de miopatías ni de mialgias, efectos secundarios que sí se asocian comúnmente a las estatinas.

Según la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), encargada de la vigilancia europea en el ámbito alimentario, la monacolina K contribuye al mantenimiento de las concentraciones normales de colesterol sanguíneo, siendo 10 mg. al día la dosis efectiva mínima para tal efecto.

Sinergias con la coenzima Q10

Para reforzar este efecto hipolipemiante, es conveniente buscar un complemento alimenticio en el que se asocie la monocolina K con la coenzima Q10, un potente antioxidante que además favorece la producción de energía. La coenzima Q10 desempeña principalmente dos funciones: como un antioxidante que elimina radicales libres, lo que protege de las enfermedades neurodegenerativas; y además favoreciendo la producción de energía en forma de ATP (adenosín trifosfato), necesario para la actividad diaria.

La fórmula se puede completar con el policosanol obtenido del extracto de caña de azúcar. Algunos estudios clínicos han demostrado que el policosanol reduce de forma eficaz el colesterol total y, específicamente, el nivel de LDL. Su acción puede estar basada en la modificación de la síntesis del colesterol total y el LDL, por lo que reduce el mecanismo endógeno del colesterol y aumenta la captación y degradación del LDL y sus receptores específicos. Además, se ha observado que con la reducción del LDL se produce un incremento considerable de HDL. A esta actividad hipolipemiante del policosanol tenemos que sumar un aumento en la reducción de la agregación plaquetaria y de la oxidación de las lipoproteínas LDL, factores importantes en la prevención de patologías cardiovasculares.

Dr. Jorge Enrique Angel

Lic. en Medicina

Medical Advisor Laboratorio Equisalud

www.equisalud.com 

Esta información ha sido elaborada con fines informativos y no intenta reemplazar el consejo o tratamiento médico. Antes de tomar cualquier decisión, debe consultar con un profesional de la salud.

 

 

 

Volver al listado

 

DOCUMENTACIÓN