Se encuentra en:     Inicio / Hemeroteca Revista MiHerbolario / Salud y contaminación

Revista nº 139

mi herbolario 139


Comprar revista     Ver revista

Hacer frente a la astenia primaveral

Dolor lumbar crónico y MTC

Pierde peso de forma saludable

Adaptógenos para un bienestar integral

Suplementación y rendimiento deportivo

Editorial: Salud y contaminación

La Comisión Europea ha presentado la esperada propuesta de Reglamento por el que se proyecta prohibir la presencia del bisfenol A (BPA) en ciertos materiales que estén en contacto con alimentos y bebidas, incluidos plásticos y recubrimientos de envases. La Comisión justifica su propuesta en “el dictamen de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria, que indica preocupación por la salud humana”. También dice que “se abordará el uso de otros bisfenoles en los materiales en contacto con alimentos para evitar la sustitución del BPA por otras sustancias nocivas” y “establece excepciones y períodos transitorios que pueden aplicarse a las empresas”. Según Carlos de Prada, responsable de la iniciativa Hogar sin tóxicos, que lleva adelante una campaña sobre la eliminación de esta sustancia desde hace más de 12 años, “la noticia es positiva en general, y es un auténtico hito sobre una sustancia sobre la que tantísima tinta ha corrido, pero es lamentable que haya habido que esperar tanto tiempo para que por fin propongan formalmente su prohibición". Francia, por ejemplo, haciendo caso de la ciencia, ya decidió eliminar hace más de una década el BPA en materiales en contacto con alimentos.

Por otro lado, la presidencia española de la UE intentó incrementar los niveles permitidos de muchas sustancias peligrosas en el agua. España propuso elevar más de 20 veces la concentración permitida de los peligrosos PFAS en aguas subterráneas y que no se establezca un límite máximo de concentración para el total de pesticidas en los ríos. Un total de 25 organizaciones de la sociedad civil europea, encabezadas por PAN Europe, han dirigido una carta a los Representantes Permanentes de la UE expresando su “profunda preocupación” por los intentos de debilitar la propuesta de la Comisión Europea de reducir el nivel de presencia de sustancias tóxicas en las aguas para mejorar la defensa de la salud de los ciudadanos.    

Según Carlos de Prada, responsable de la iniciativa Hogar sin tóxicos, una de las entidades firmantes de la carta, “aunque a muchos ciudadanos pueda resultarles lejano lo que se aprueba en Bruselas, lo cierto es que es tan cercano como que el agua del grifo que bebemos a diario pueda acabar teniendo mayor presencia de una serie de sustancias peligrosas que pueden afectar a nuestra salud, como es el caso de los PFAS, ya que los sistemas de tratamiento de las aguas de abastecimiento urbano no suelen ser capaces de eliminarlos totalmente. El agua que bebemos procede de esos ríos y acuíferos que, con las propuestas de la pasada presidencia española de la UE, podrían acabar teniendo mayor presencia de contaminantes… Es una buena noticia que por fin la Comisión Europea se decida a controlarlas. No se comprende por qué la pasada presidencia española, como ahora sabemos, ha pretendido menoscabar ese control”.

 

 

 

Volver al listado

Revista nº 140

Alimentación y turismo sostenible

Ver revista    Comprar Revista (Pdf)




Revista nº 139

Salud y contaminación

Ver revista    Comprar Revista (Pdf)




Revista nº 138

Agricultores en pie de guerra

Ver revista    Comprar Revista (Pdf)




Revista nº 137

El futuro será ecológico

Ver revista    Comprar Revista (Pdf)




Revista nº 136

Lo ecológico avanza

Ver revista    Comprar Revista (Pdf)




Revista nº 135

Naturaleza y terapias

Ver revista    Comprar Revista (Pdf)








Ver + revistas