Se encuentra en:     Inicio / Actualidad

  Noticia del: 08-02-2021

Empezamos 2021 con datos dramáticos respecto a la pandemia del coronavirus, y esto provoca que tengamos por delante otro año especialmente difícil en el que reinarán los productos naturales que protegen nuestro sistema inmune

El invierno está llegando a su fin, pero el coronavirus no descansa y la tercera ola está haciendo mella en la sociedad. En esta época del año los herbolarios siempre han sido nuestros grandes aliados para cuidarnos de gripes, bronquitis y neumonías, pero ahora la COVID-19 recibe toda la atención. Los estragos de la pandemia también han tenido su impacto en este sector, aunque muchos han conseguido seguir hacia delante gracias al servicio imprescindible que le prestan a sus vecinos.

Nuestra ruta comienza en Galicia, concretamente en Ferrol. En este rincón de A Coruña, conocido por sus preciosas rutas y paisajes, se encuentra desde hace 20 años el Herbolario Merlín, especializado en fitoterapia, alimentación, cosmética ecológica y en complementos dietéticos. Su encargada, Carmela Calvo, nos cuenta que enero sigue la tendencia de los meses de invierno, es decir, ha aumentado la venta de productos relacionados con las defensas, como “la jalea real, los complejos vitamínicos y la vitamina C”.

Carmela asegura que, entre sus clientes (sobre todo gente mayor, como jubilados o gente sin cargas familiares, que tienen más solvencia económica) ha habido cierto incremento de la demanda de los productos vinculados al sistema inmune durante la pandemia.

Desde Galicia recorremos la costa cantábrica hasta Navarra, donde nos atiende Elena Ciriza, la propietaria de la Herboristería Betula. Hace ya tres décadas que esta herboristería atiende a los vecinos de Pamplona, vendiendo todo tipo de productos: dietética, cosmética, alimentación, etc. Elena nos cuenta que durante la pandemia han podido trabajar: “No hemos cerrado ni un solo día, porque se consideraba esencial”. Además, comenta que se han tenido que ajustar a las normas y restricciones, así como a “la situación de la demanda, como siempre, ya que es un sector que se tiene que adaptar a los cambios”.

Este mes en Betula han vendido muchos productos que guardan una estrecha relación con los síntomas de la pandemia, es decir, “todos los que tengan que ver con el sistema inmunitario”. Elena comenta que han ido pasando “por diferentes etapas, y ahora se está teniendo muy en cuenta el sistema nervioso y el sistema musculoesquelético”.

Sus clientes tienen un perfil variado, aunque destaca que hay “cada vez hay más jóvenes interesados en iniciarse; padres de familia a los que, por sus niños pequeños, les interesa hacer un cambio saludable y gente mayor que ha venido toda la vida al herbolario”. También señala que, a diferencia de hace unos años, pasa mucha gente que no sigue dietas veganas o vegetarianas.

De Navarra bajamos hasta Castilla La Mancha, concretamente a Toledo, donde podemos encontrar el Herbolario Illescas Natural. Una de sus dos responsables, Saray López, nos cuenta que ella y su compañera, Montserrat Gambón, hace siete años que abrieron el establecimiento. Saray explica que, en enero, debido a los efectos del invierno a que seguimos en pandemia, “los productos relacionados con las defensas son los que ahora más se mueven”. Además, en su herbolario también hay mucha demanda de productos veganos.

Explica también que en un local como el suyo te tienes que adaptar al cliente, sobre todo en estos tiempos que corren. Ahora ellas les llevan los productos a los clientes de la zona a domicilio, entre otras adaptaciones debido a la COVID-19. “Las ventas han caído, es complicado mantener un negocio ahora mismo. Todos nos vemos resentidos económicamente”, se lamenta Saray.

 

 

Volver al listado

Herbolario Illescas Natural