Se encuentra en:     Inicio / Actualidad

  Noticia del: 05-04-2021

Un año después de los primeros confinamientos, los profesionales de los herbolarios se ponen de acuerdo en que este mes de marzo no tiene nada que ver con el anterior. Del buen ritmo del año pasado e incluso del almacenamiento de productos que algunos hicieron hace 12 meses por miedo a la cuarentena, pasamos a un momento débil del sector, que aunque consigue mantenerse en pie, nota los estragos de la pandemia

Es el mes en el que comienza la primavera, que suele provocar trastornos estacionales como la ansiedad (que luchan por el primer puesto contra las alergias primaverales), ya que hay una mayor intensidad de la exposición a la luz del sol, que afecta a la melatonina y a los niveles de serotonina, alterando nuestra estabilidad emocional, y provocando a veces crisis de ansiedad. Esto lo han notado desde varios herbolarios de nuestro país, ya que los productos contra estos síntomas -junto a aquellos relacionados con las defensas- son los que más se han vendido este mes de marzo.

Empezamos nuestra ruta en el corazón de Oviedo, donde nos atiende Carmen Álvarez. Herboristería Robledo es un negocio familiar con décadas de historia, y ella lleva al frente del establecimiento desde principios de los años 80. Están especializados en plantas medicinales, que es lo que más han vendido este mes, “desde manzanilla hasta equinácea”.

Carmen asegura que “se nota que no se vende nada para los catarros, sino más para las defensas”, productos como la equinácea, el propóleo, los preparados con zinc, la vitamina D, la jalea real con reishi, shiitake y aminoácidos, complejos de vitaminas D o C, astrágalo, uña de gato, etc.

Además, también está vendiendo melatonina para dormir, “sobre todo la que está mezclada con extractos de plantas”, apunta. La encargada del herbolario afirma que “marzo ha sido muy diferente al del año pasado, ya que en 2020 se vendió muchísimo porque la gente almacenaba productos”. Pese a que al sector le está afectando la crisis de la COVID-19, Carmen se mantiene optimista y dice que “sigue contenta dentro de la situación que tenemos”.

Además, nos cuenta que, por estas fechas, “otros años pedían betacarotenos para preparar la piel para el sol”, mientras que ahora todos los productos que vende están relacionados con las defensas o la otra gran preocupación pandémica: la ansiedad. Para eso ella suele recomendar “plantas medicinales tradicionales como la amapola o la pasiflora, y también preparados de laboratorio con triptófano o rodiola”. Carmen destaca que “hay gente que nunca tuvo problemas de ansiedad y ahora sí los tiene”.

Continuamos nuestro trayecto en Segovia, donde Rosario de Pablos, la encargada del Herbolario Santiveri, nos recuerda que abrió su comercio nada más y nada menos que en 1984. Tras tantos años ha logrado que los vecinos la conozcan, lo que le permite tener un trato cercano con ellos. A ella le gusta apostar por las frutas y verduras ecológicas, y sabe que la alimentación natural es la que les identifica entre sus clientes.

Rosario ha observado que este mes se vende más la jalea real y vitamina D3 y, en general, productos para subir las defensas. También equinácea y productos de medicina tradicional china, “que llevan hongos y preparados que suben las defensas o que contienen zinc”, explica.

Rosario también ha notado que los problemas de ansiedad hacen que se acerque más gente a su herbolario, y para eso ella recomienda el triptófano, “siempre lo hemos vendido, pero quizá algo más ahora”, asegura. Otro asunto por el que muchos clientes han preguntado es por la caída del pelo (una de las consecuencias físicas que puede desencadenar la ansiedad), para lo cual ella vende productos que incluyen vitaminas, hierro y zinc.

Terminamos el viaje en la costa mediterránea, concretamente en Valencia. Allí hablamos con Rosa Tidis, que lleva 43 años trabajando en el Herbolario Salvador Navarro, donde se han especializado en vender plantas a granel o preparados hechos por ellas mismas buscando “lo mejor para dárselo a nuestros clientes”.

Respecto a este mes de marzo, Rosa también destaca la venta de productos relacionados con defensas y ansiedad. Para lo primero sugiere vitamina C, equinácea, selenio y zinc; y para lo segundo, afirma que “si es debido al estrés lo mejor es la fitoterapia específica; para dormir melatonina o triptófano”, aunque insiste en que todo depende de la persona.

También ha detectado entre sus clientes un aumento de los problemas de riñón, lo cual se relaciona, en sus opinión, con el miedo e incertidumbre que ha generado la pandemia. Para esto ha vendido “diuréticos y comprimidos más específicos según lo que pida cada cliente”.

Volver al listado

Mª Carmen Álvarez, Herboristería Robledo