Se encuentra en:     Inicio / Actualidad

  Noticia del: 13-11-2019

Cada vez son más los nutricionistas que recomiendan poner algo de orden en la cocina si se quiere llevar una dieta más equilibrada y saludable. Y es que no se trata únicamente de lo que metemos en el carrito de la compra sino también de cómo colocamos los alimentos en la nevera, en la despensa, así como los utensilios de cocina profesional que utilizamos en nuestro día a día para cocinar.

De esta manera, uno de los puntos fundamentales para mantener de una forma más fácil la dieta que queremos seguir, es preparar siempre una lista de alimentos antes de ir al supermercado. Si improvisamos, siempre cogeremos cosas que no necesitamos o que se salen de lo estrictamente “saludable”.
Una vez con la cesta de la compra en casa, una de las principales recomendaciones de los especialistas es preparar comida y dejarla guardada en el frigorífico. Por ejemplo, si compramos verduras y hortalizas, nada más llegar a casa podríamos lavarlas y cortarlas para guardar en tuppers; de esta manera las tendremos a mano cuando queramos cocinar y ahorraremos tiempo y ganas. Lo mismo podemos hacer con las frutas: separarlas y meterlas en el frigorífico para comerlas como postre o bien si queremos picar algo entre horas como opción saludable.

También tenemos que asegurarnos de que todo lo que hemos dividido está a la vista. Será lo primero que veremos nada más abrir la nevera; intentaremos que esto sea lo más saludable. Podemos también poner en bowls de vidrio los frutos secos, la granola o los cereales para tenerlos a la vista. Otro de los trucos es utilizar más los platos pequeños. Todos tenemos la necesidad imperiosa, casi como un acto-reflejo, de rellenar los platos en los que nos servimos. Si hacemos lo mismo pero con los más pequeños, nos serviremos y comeremos menos de lo que en realidad pensamos que hemos comido.

Ahora que tenemos todo en su sitio bien organizado, ha llegado la hora de cocinar. ¿Cuál es la mejor manera para una buena alimentación así como una forma más saludable de hacerlo? La mejor forma de dar el siguiente paso es creando un menú semanal para tener las comidas planificadas de la forma que queremos y no saltarnos ninguno de los alimentos que necesitamos. A veces podemos no hacer una de las comidas porque nos falta un ingrediente o producto, y nos la saltamos o no nos queda más remedio que comer algo que no deberíamos. Sin embargo, si lo planificamos con tiempo no habrán excepciones (¡ni tentaciones!). 

Además, la opción de separar y guardar todos los productos que compramos también nos puede animarnos a reciclar toda la cantidad de plástico sobrante que siempre solemos ir tirando a la basura, poco a poco, cada vez que utilizamos un nuevo producto. Pasa mucho con las bolsas de vegetales o frutas. Además, si las lavamos y las ponemos en el frigorífico, es más probable que se conserven mejor por más tiempo. Así, tan solo con unos pequeños cambios y algunos detalles, daremos grandes pasos. 

Volver al listado