Se encuentra en:     Inicio / Artículos / La ashwagandha, alivio para el estrés y la fatiga

La palabra ashwagandha proviene del sánscrito y significa literalmente “aroma de caballo”, debido al olor característico de la planta, uno de los motivos por el cual se asociaron ya desde antiguo a esta planta sus propiedades estimulantes y vigorizantes. Por estas mismas características y por su marcado efecto antiestrés hay quien se refiere a ella como el “ginseng de la India”.

La raíz de ashwagandha tiene numerosas propiedades. Entre ellas, hay que decir que estimula el sistema inmune, apoya la mejora del funcionamiento de la tiroides, mejora la capacidad cerebral, y previene la pérdida de cortisol. Pero por lo que es cada vez más popular la ashwagandha es por ser una planta con propiedades adaptógenas, esto es, que ayuda a nuestro cuerpo a lidiar con el estrés. De ahí su uso por personas que se sienten fatigadas, que tienen la sensación de no poder con todo o que tienen dificultad para concentrarse y buscan mejorar su vitalidad.

En combinación con una dieta adecuada, la ashwagandha puede reducir los síntomas de ansiedad y los daños que el estrés crónico produce en nuestro cuerpo. Estos daños que produce un estilo de vida demasiado ajetreado no son otros que el cansancio, el dolor de cabeza, dolores musculares, molestias estomacales, pérdida de defensas, ansiedad, depresión, problemas de tiroides o de corazón y hasta disfunción sexual.

Propiedades rejuvenecedoras y mejora de la salud sexual

La ashwagandha, tiene además propiedades rejuvenecedoras gracias a su alto contenido en antioxidantes. Otro de sus conocidos beneficios es su poder antiinflamatorio, de ahí que se utilice para ayudar en enfermedades relacionadas con el reuma. Además, se la conoce también como afrodisíaco, ya que puede ayudar a mejorar la salud sexual tanto en hombres como en mujeres.

Según un estudio realizado por el Instituto Internacional de Medicina Herbal (India) publicado en la Biblioteca Nacional de Medicina de los EEUU, la ashwagandha “tiene un efecto de promoción de la cognición y fue útil tanto en niños con déficit de memoria como en la pérdida de memoria de las personas de edad avanzada. También se encontró útil en enfermedades neurodegenerativas y además, es un agente antiinflamatorio y antiartrítico”.

Para un bienestar integral, en el que el estrés no tenga cabida, hay que combinar la ingesta de ashwagandha con un modo de vida saludable: se debe eliminar, o al menos reducir considerablemente de la dieta los estimulantes como el café, el té y el azúcar. Hay que mejorar la calidad del sueño y realizar ejercicio moderado, de esta manera, abordando el problema en su integridad, se restablecerá el equilibrio hormonal, se mejorará el estado de ánimo, el sistema inmunitario, y la sensación de fatiga y ansiedad irá desapareciendo poco a poco.

Combate la alopecia

La ashwagandha es uno de los componentes que emplean algunos champús y acondicionadores para estimular los folículos pilosos y mantener así un cabello saludable. Esta planta mejora sensiblemente la circulación sanguínea en el cuero cabelludo y, de esta manera, acelera el crecimiento del cabello y ayuda a mejorar la alopecia prematura.

La ashwagandha, o ginseng indio es utilizada también para combatir estados febriles, resfriados e incluso, según afirman los expertos en fitoterapia, es de gran ayuda para las personas con asma. Asimismo, estos expertos han estudiado la posibilidad de que la ashwagandha pueda prevenir el cáncer de pulmón, colon y mama, ya que esta planta ayuda a disminuir el crecimiento de las células cancerígenas y, por lo tanto, frena el crecimiento de los tumores malignos. Asimismo, la ashwagandha es de gran ayuda en las cefaleas, migrañas o fuertes dolores de cabeza y, además, favorece el control de la hipertensión arterial de manera natural.

Fuente de hierro y antioxidantes

La composición de la ashwagandha es muy variada ya que es una gran fuente de hierro, antioxidantes, tanino, glucosa, nitrato de potasio, alcaloides, ácidos grasos y muchos otros principios activos beneficiosos para el cuerpo. También contiene alcaloides, flavonoides y lactonas que son los elementos responsables de los beneficios de esta planta.

En la india se utilizan sus hojas pero es la raíz de esta planta la que contiene la mayor parte de sus principios activos. También se utilizan sus semillas, tradicionalmente en emplastos para tratar úlceras y cáncer cutáneo. El polvo de la raíz o los frutos se utiliza directamente, diluido en leche o miel. La dosis habitual es de 3 a 6 gr. de planta diarios.

Está muy difundida la presentación en cápsulas, tanto en preparaciones simples como combinadas. Quizás, esta sea la manera más cómoda y efectiva de consumir ashwagandha. Algunas personas prefieren ingerirla a través de infusiones, pero éstas sólo son capaces de absorber un 40% de las propiedades de esta planta y, por lo tanto, se necesitan muchas dosis y mucho tiempo de tratamiento para conseguir el efecto deseado. En cápsulas, sin embargo, sería suficiente con tomar entre 2 ó 4 cápsulas diarias para conseguir los beneficios de esta planta sanadora. Hay que tener en cuenta que en la toma nocturna debe ser consumida dos horas antes de acostarse. También es recomendable consumir ashwagandha durante un mes seguido y hacer un descanso de una semana antes de volver a iniciar su ingesta durante otro mes. Así, el organismo absorberá adecuadamente los ingredientes activos de esta planta.

En cuanto las contraindicaciones, la ashwagandha no es recomendable para las mujeres embarazadas o en periodo de lactancia, para las personas que sufran hipertiroidismo o personas con problemas psiquiátricos. Por sus efectos sedantes, puede causar somnolencia, sobre todo si se usa junto con otras hierbas y suplementos de efectos similar. Siempre se debe utilizar bajo supervisión de un especialista.

Ficha técnica Ashwagandha:

Familia: Solanaceae

Nombres: ashwagandha, withania, bufera, ginseng indio, orovale, oroval, orvala, hierba mora mayor, beleño macho.

Hábitat: Muy amplio, aunque parece ser originaria de la India.

Composición: Contiene withanólidos, lactosas, esteroides.

Usos: Se utiliza especialmente la raíz.

Fuentes:
Efficacy and Safety of Ashwagandha Root Extract in Subclinical
Hypothyroid Patients: A Double-Blind, Randomized Placebo-Controlled
Trial. Sharma AK et al. J Altern Complement Med. (2018).
Efficacy and Safety of Ashwagandha (Withania somnifera (L.) Dunal)
Root Extract in Improving Memory and Cognitive Functions. Choudhary
D et al. J Diet Suppl. (2017).
Body Weight Management in Adults Under Chronic Stress Through
Treatment With Ashwagandha Root Extract: A Double-Blind, Randomized,
Placebo-Controlled Trial. Choudhary D et al. J Evid Based Complementary
Altern Med. (2017).

Volver al listado