Se encuentra en:     Inicio / Artículos / Claves para el refuerzo del sistema inmune

El término inmunidad tiene su origen en el latín y viene del vocablo immunis que significa privilegio de exención o ‘estar libre’ de cualquier cosa. En términos de salud humana hace referencia al sistema de nuestro organismo que nos defiende de la agresión de agentes infecciosos (bacterias, virus, hongos, levaduras, parásitos, pólenes, proteínas alimentarias, toxinas, células cancerígenas, etc.) que pueden causar daño o enfermedad.

El organismo dispone de diferentes líneas de defensa contra estos agresores. Una primera línea de defensa son barreras físicas (piel, mucosas), químicas (pH ácido del estómago, lisozima, componentes antimicrobianos de la saliva, el sudor y otras secreciones) y la microbiota (micro flora) protectora. Pero si el patógeno es capaz de atravesar estas primeras barreras, el organismo dispone para su defensa del sistema inmunitario, un sistema complejo, constituido por diferentes órganos, células y proteínas que trabajan conjuntamente para dar respuesta a las agresiones, reconociendo los componentes del agente patógeno e iniciando una serie de respuestas encaminadas a neutralizarlo y eliminarlo.

Entre las enfermedades infecciosas destacan las del tracto respiratorio. Según datos del INE (Instituto Nacional de Estadística), en el año 2020, las enfermedades infecciosas, (incluyendo la COVID-19), fueron la tercera causa de muerte en España, con el 16,4% del total

Inmunidad innata e inmunidad adquirida

Se distinguen dos tipos de inmunidad, la inmunidad innata, que es el sistema de defensa con el que se nace y que da una respuesta general e inespecífica, y la inmunidad adaptativa o adquirida que es el que se desarrolla a lo largo de la vida, cuando el organismo es expuesto a un cierto agente patógeno. El sistema específico tiene la capacidad de reconocer y por tanto actuar específicamente sobre el patógeno. Estos dos sistemas actúan conjuntamente. Las principales células que participan en las respuestas inmunitarias son los leucocitos, los distintos tipos de glóbulos blancos de la sangre (principalmente los linfocitos y los fagocitos) que, mediante su presencia y la producción y secreción de diferentes sustancias, median en la respuesta del sistema inmune ante una agresión.

Factores que afectan al sistema inmunitario

Se sabe que el estado nutricional está estrechamente relacionado con la inmunidad y con el riesgo y gravedad de las infecciones en general. Una mala nutrición es causa de deficiente funcionamiento del sistema inmunitario y, por el contrario, una alimentación equilibrada es clave para el mantenimiento del sistema inmunitario y de la salud en general. Diversos estudios han mostrado que vitaminas, minerales y elementos traza están implicados como cofactores en el funcionamiento del sistema inmunitarios y se consideran esenciales para su integridad (1).

El intestino es una de las barreras de primera línea ante las infecciones ya que el tejido linfoide asociado al intestino (Gut-Associated Lymphoid Tissue, GALT) constituye la parte más extensa y compleja del sistema inmunitario. Por otra parte, el intestino está poblado por un conjunto de microorganismos vivos (bacterias, hongos, virus y parásitos) cuyo conjunto se conoce como flora intestinal, microflora o microbiota. Una microbiota intestinal sana, estimula la producción de mucus, es capaz de inhibir el crecimiento de los patógenos que llegan al intestino y tiene un papel mediador en la producción de anticuerpos (2).

El estrés es otro de los factores que pueden afectar al sistema inmunitario. En el estrés agudo las defensas no específicas (sistema inmunitario innato) se refuerzan, pero las defensas específicas (sistema inmunitario adquirido) se reducen temporalmente. En el estrés crónico, se resienten los dos tipos de defensas (inespecíficas y específicas). Por ello una buena adaptación al estrés es necesaria para que no se produzca un descenso de la función del sistema inmunitario, no se deje una puerta abierta a las infecciones y no se produzcan otros daños y enfermedades (3).

*Papel de los micronutrientes (vitaminas y minerales)

Vitamina C. La vitamina C, es una vitamina con marcado carácter antioxidante. La Agencia Europa de Seguridad Alimentaria (AESAN) establece como declaraciones autorizadas de propiedades saludables para la vitamina C, que la misma contribuye al funcionamiento normal del sistema inmunitario (especialmente durante el ejercicio físico intenso y después de este) y a la protección de las células frente al daño oxidativo.

Diversos estudios han mostrado que su deficiencia afecta algunos parámetros del sistema inmunitario, pudiendo producir un aumento en la susceptibilidad a sufrir infecciones, principalmente a nivel del tracto respiratorio superior, sobre todo en individuos que practican ejercicio. En este sentido, se han observado cambios inmunológicos tanto a nivel de la inmunidad innata como sobre la inmunidad específica (1, 4, 5). Dado el poder antioxidante de la vitamina C, se ha sugerido que la suplementación en este micronutriente produce una mejora en el sistema inmunitario y como consecuencia, una menor incidencia de estas infecciones (1,6).

Vitamina D. Además del importante papel que la vitamina D3 tiene en el mantenimiento de los huesos y los músculos, esta vitamina tiene un papel relevante en la modulación de la respuesta inmune tanto innata como adaptativa. La relevancia de este papel sobre el sistema inmune se ha visto confirmada actualmente por los resultados de varios estudios que han mostrado que las personas que cuentan con niveles óptimos de vitamina D corren menos riesgo de contagiarse de COVID-19, que las que presentan niveles bajos y que, además, contar con niveles óptimos de esta vitamina ayuda a reducir la gravedad de la enfermedad, la hospitalización y la mortalidad (7). En España 4 de cada 10 habitantes menores de 65 años, y 8 de cada 10 respecto a la población mayor de esta edad, tienen insuficiencia de 25-OH vitamina D (8).

La AESAN establece para la vitamina D3, como declaraciones autorizadas de propiedades saludables, que la misma contribuye al funcionamiento normal del sistema inmunitario y al proceso de división celular.

Zinc. El zinc es un elemento que, en el organismo, interviene en múltiples procesos bioquímicos necesarios para el desarrollo de la vida. Un aporte inadecuado de este nutriente está asociado con una supresión de la inmunidad celular y de la inmunidad adquirida y por tanto a un aumento del riesgo de morbilidad y mortalidad por infecciones virales, microbianas y parasitarias. El zinc afecta a múltiples aspectos del sistema inmunitario, influye en la función de las células que median la inmunidad no específica, y también en la modulación de la inmunidad específica (1). Según una revisión de estudios, cuando se toma zinc durante al menos 5 meses, se puede reducir el riesgo de enfermar de resfriado común y, si se empieza a tomar dentro de las 24 horas en que los síntomas empiezan puede reducir su duración e intensidad (9).

La Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (AESAN) establece como declaraciones autorizadas de propiedades saludables para el Zinc, que este mineral contribuye al funcionamiento normal del sistema inmunitario, a la protección de las células frente al daño oxidativo y al proceso de división celular.

*Papel de los probióticos

Como se ha mencionado, la microbiota intestinal juega un importante papel como barrera para impedir la entrada al organismo de agentes patógenos, pero también, se están investigando los efectos moduladores de la actividad inmune que puede ofrecer la ingesta de probióticos, que pueden interaccionar con la mucosa intestinal y promover efectos protectores, limitando la intensidad y la extensión de la respuesta inmunitaria a nivel de la mucosa. Distintos estudios con probióticos, han mostrado resultados positivos en la prevención y/o tratamiento de enfermedades infecciosas como diarrea asociada a antibióticos, enfermedades alérgicas, enfermedades inflamatorias del intestino y prevención de infecciones de las vías respiratorias, así como reducción de la duración de las mismas (10, 11, 12). No todas las cepas probióticas tienen igual utilidad. Entre las cepas más estudiadas se encuentran: Bifidobacterium lactis, Lactobacillus rhamnosus GG, Lactobacillus casei y Streptococcus thermophilus. También debe tenerse en cuenta la importancia que tiene que en el producto que se ingiere, las cepas probióticas estén protegidas para llegar integras al intestino. No es tan importante la cantidad que se ingiere de cada cepa, si no la cantidad que llega al intestino intacta para colonizar.

*Papel de los adaptógenos

Los adaptógenos, son sustancias de origen natural (partes de plantas, extractos u moléculas constituyentes de las mismas) que se ha demostrado que aumentan la capacidad del organismo para adaptarse a los factores ambientales y para evitar los daños que puedan causar (13). La evidencia de estudios preclínicos y clínicos con algunas plantas adaptógenas (Andrographis paniculata, Eleutherococcus senticosus, Panax spp., Rhodiola rosea, Schisandra chinensis y Withania somnífera) indica que, estas y sus extractos, pueden ser útiles en la profilaxis y el tratamiento de infecciones virales respiratorias, así como para ayudar a la recuperación del organismo en la convalecencia. Su efecto es debido a que pueden modular la inmunidad innata y adaptativa, tienen actividad antiinflamatoria y a su capacidad para desintoxicar y reparar el daño inducido por el estrés oxidativo (14). Además, se ha visto que pueden ejercer efectos antivirales directos al inhibir el acoplamiento o la replicación de los virus (14). Los extractos de hoja Andrographis paniculata y de la raíz de Eleutherococcus senticosus son los más estudiados.

Conclusiones

Un sistema inmunitario en estado óptimo es necesario para defendernos de la agresión de agentes patógenos externos (bacterias, hongos, virus, parásitos, alérgenos, etc.). Para ello es primordial llevar un estilo de vida saludable: comer bien, hacer ejercicio regular, mantener el peso y abandonar hábitos tóxicos (fumar, beber alcohol en exceso). Pero también podemos contar en caso necesario con complementos alimenticios que nos provean de micronutrientes (Vitaminas C y D, Zinc), probióticos y extractos de plantas adaptógenas, con reconocidos efectos beneficiosos, que contribuyan al normal funcionamiento del sistema inmunitario.

María José Alonso Osorio

Farmacéutica, Diplomada en Fitoterapia y experta en Nutrición

BIBLIOGRAFÍA

  1. E. Nova, A. Montero, S. Gómez y A. Marcos. La estrecha relación entre la nutrición y el sistema inmunitario. En: C. Gómez Candela y A. Sastre Gallego (Coordinadores). Soporte Nutricional en el Paciente oncológico. 1ª Edición. Madrid, Sociedad Española de Oncología Médica, Julio 2004. Pág. 9 a 23. Diponible en: https://seom.org/seomcms/images/stories/recursos/infopublico/publicaciones/soporteNutricional/pdf/cap_01.pdf (última visita 17 de enero de 2022)
  2. Ramiro-Puig E., Pérez-Cano F. J., Castellote C., Franch A., Castell M.. El intestino: pieza clave del sistema inmunitario. Rev. esp. enferm. dig.  [Internet]. 2008  Ene [citado  2022  Ene  19] ;  100( 1 ): 29-34. Disponible en: http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1130-01082008000100006&lng=es (última visita 17 de enero de 2022)
  3. Sánchez Segura Miriam, González García René Marcos, Cos Padrón Yanelkys, Macías Abraham Consuelo. Estrés y sistema inmune. Rev Cubana Hematol Inmunol Hemoter [Internet]. 2007  Ago [citado  2022  Ene  19] ;  23( 2 ). Disponible en:http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864-02892007000200001&lng=es        (última visita 17 de enero de 2022)
  4. San Mauro-Martín I. Garciano-Villar E. Papel de la vitamina C y los b-glucanos sobre el sistema inmunitario: revisión. Revista Española de Nutrición Humana y Dietética. 2015. 19(4)
  5. Grimble RF. Effect of antioxidative vitamins on immune function with clinical applications. Int J Vit Nutr Res 1997; 67:312-320
  6. Peters EM. Vitamin C, neutrophil functions, and upper respiratory tract infection risk in distance runners: the missing link. Exerc Immunol Rev 1997; 3:32-52
  7. Flores R. [Internet]. Suplementación de vitamina D, importante en la función del sistema inmune. 2021 [citado 17 enero 2022]. Disponible en: https://elmedicointeractivo.com/suplementacion-de-vitamina-d-importante-en-la-funcion-del-sistema-inmune/
  8. Jodar E (Coordinador) Informe: La HORMONA D en 2021. Retos y estrategias ante el dé­ficit generalizado en la población. Fundación de Ciencias del Medicamento y Productos Sanitarios (Fundamed). Madrid 2021. Disponible en: https://www.fundacionfundamed.org/doc/GrupodeTrabajo-Hormona-D-2021.pdf (Última visita 17 de enero 2022)
  9. MedlinePlus [Internet]. Bethesda (MD): National Library of Medicine (US). Zinc in diet; [actualizado 3 noviembre 2021; consulta 17 enero 2022] Disponible en: https://medlineplus.gov/ency/article/002416.htm
  10. Rosas MR. Inmunonutrición. Probióticos, Prebióticos Y Simbióticos. OF. Vol 30. Núm 4.  Julio-Agosto  2011. Disponible en: https://www.elsevier.es/es-revista-offarm-4-articulo-inmunonutricion-probioticos-prebioticos-simbioticos-X0212047X11247515 (Última visita 16 enero 2022)
  11. King S, Tancredi D, Lenoir-Wijnkoop I, Gould K, Vann H, Connors G, Sanders ME, Linder JA, Shane AL, Merenstein D. Does probiotic consumption reduce antibiotic utilization for common acute infections? A systematic review and meta-analysis. Eur J Public Health. 2019 Jun 1;29(3):494-499. doi: 10.1093/eurpub/cky185. PMID: 30219897; PMCID: PMC6532828.
  12. Guillemard E, Tanguy J, Flavigny A, de la Motte S, Schrezenmeir J. Effects of consumption of a fermented dairy product containing the probiotic Lactobacillus casei DN-114 001 on common respiratory and gastrointestinal infections in shift workers in a randomized controlled trial. J Am Coll Nutr. 2010 Oct;29(5):455-68. doi: 10.1080/07315724.2010.10719882. PMID: 21504972.
  13. Panossian A, Wikman G, Wagner H. Plant adaptogens. III. Earlier and more recent aspects and concepts on their mode of action. Phytomedicine. 1999 Oct;6(4):287-300. doi: 10.1016/S0944-7113(99)80023-3. PMID: 10589450.
  14. Panossian A, Brendler T. The Role of Adaptogens in Prophylaxis and Treatment of Viral Respiratory Infections. Pharmaceuticals (Basel). 2020 Sep 8;13(9):236. doi: 10.3390/ph13090236. PMID: 32911682; PMCID: PMC7558817.

Volver al listado




Sección: Salud
Publicación: Revista nº 126

Del embarazo a la menopausia: los mejores complementos para la mujer

Sección: Salud
Publicación: Revista nº 125

Recomendaciones para una buena salud cardiovascular

Sección: Salud
Publicación: Revista nº 126

El agua que bebemos es de vital importancia para nuestra salud

Sección: Salud
Publicación: Revista nº 125

Bienestar y suplementos para nuestros mayores

Sección: Salud
Publicación: Revista nº 124

Vitamina D, clave para reforzar nuestras defensas

Sección: Salud
Publicación: Revista nº 124

Complementos para mejorar la memoria y la concentración