Se encuentra en:     Inicio / Artículos / La bergamota como alternativa vegetal a las estatinas para disminuir el colesterol

Las estatinas son un grupo de medicamentos líder mundial en ventas para tratar el colesterol elevado y la dislipidemia. El número de dosis prescritas lleva años creciendo vertiginosamente, debido sin duda a que las estatinas se dirigen a un aspecto principal del síndrome metabólico. El síndrome metabólico cada vez está más extendido en Occidente; se caracteriza por la obesidad abdominal, la hipertensión, la diabetes, el colesterol alto o la dislipidemia, y aumenta considerablemente el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, con el peligro de infarto que esto conlleva.

Los buenos resultados de las estatinas como parte de un tratamiento preventivo de enfermedades vasculares son indiscutibles, pero los partidarios y detractores de su uso dividen a la comunidad científica. Estos últimos rechazan la utilización de estatinas porque han causado efectos secundarios graves en un gran número de consumidores (aproximadamente entre un 30% y un 40%). Además de molestias gastrointestinales y cefaleas, se trata sobre todo de dolores musculares y espasmos, incluso la temida disolución de las fibras musculares (rabdomiólisis).

Por todo esto, el año pasado una comisión internacional de expertos firmó un documento de consenso, en el que se pronunciaba a favor del uso de suplementos alimenticios en personas con intolerancia a las estatinas. Tras una completa revisión y evaluación de la situación actual del estudio, este documento de consenso se publicó en una prestigiosa revista de cardiología [1]. En ella se debatía sobre la utilización de distintos suplementos alimenticios, los cuales se acababan recomendando finalmente. De acuerdo con ello, los suplementos alimenticios correspondientes suelen mostrar un modo de acción similar al de las estatinas. Limitan la enzima HMG- CoA reductasa en el hígado, la responsable de la producción de colesterol en el cuerpo. Sobre todo se recomendaban productos de arroz rojo fermentado, debido a su buena eficacia y a su excelente tolerancia. Sin embargo, estos contienen monacolina K, que presenta la misma estructura que la lovastatina, una estatina establecida de prescripción médica. Ese es el motivo que ha llevado a Suiza a prohibir los suplementos alimenticios de arroz rojo. En Europa la prohibición también es inminente, por lo que los fabricantes de estos productos ya los han retirado de su surtido.

Por suerte, en el documento de consenso de la comisión de expertos que mencionamos anteriormente se analizaron y recomendaron otras alternativas. Entre ellas se encuentra la bergamota, un pequeño cítrico que se cultiva sobre todo en el sur de Italia (Calabria). Contiene flavonoides especiales, cuya estructura es similar a la de las estatinas y también inhiben a la enzima HMG-CoA reductasa. Sin embargo, es- tos flavonoides también surten efecto

Los buenos resultados de las estatinas como parte de un tratamiento preventivo de enfermedades vasculares son indiscutibles, pero los partidarios y detractores de su uso dividen a la comunidad científica en otras partes del organismo, por lo que se toleran mejor e influyen positivamente en los valores altos de grasa en sangre (triglicéridos).

Según la comisión, la bergamota presenta un buen perfil de efectividad y seguridad en pacientes con dislipidemias y otras enfermedades cardiometabólicas; es decir, es muy eficaz y se tolera bien. En este sentido, la comisión se basa en estudios clínicos con placebo en humanos, cuyo número de participantes llegó a las tres cifras en algunos casos. Uno de estos estudios ha revelado, por ejemplo, que un consumo diario de 10 mg. de rosuvastatina (una estatina) con 1000 mg. de extracto de bergamota durante 30 días disminuyó el colesterol LDL “malo” en un 53%. Es la misma reducción que consigue la rosuvastatina por sí sola con 20 mg. [2]. 10 mg. de rosuvastatina con 1000 mg. de extracto de bergamota también redujeron los triglicéridos en un 37% y aumentaron el colesterol HDL “bueno” en un 37%. En el marco de otro estudio con 1000 mg. de extracto de bergamota, el colesterol LDL se redujo un 24% (en 30 días) y los triglicéridos un 28% entre los participantes; el colesterol HDL también aumentó un 22% [3].

Debido a la excelente eficacia y compatibilidad de los extractos de bergamota, se recomienda un tratamiento complementario a las estatinas con este extracto (con el fin de reducir la dosis de estatinas).

Dr. Andreas Raab

Biólogo molecular y microbiólogo, director de Raab Vitalfood GmbH

Referencias en la revista mi herbolario 112, página 43

 

Volver al listado