Se encuentra en:     Inicio / Actualidad

  Noticia del: 22-02-2021

Existen muchos tipos de manchas cutáneas, pero hay unas que se conocen comúnmente como manchas solares o lentigos solares, también como manchas hepáticas, que se producen como consecuencia del envejecimiento cutáneo y la sobreexposición solar. Para reducir estas manchas existen múltiples remedios naturales, ya sean plantas, ingredientes activos, aceites esenciales, etc.

¿Por qué salen manchas o lentigos? El dermatólogo Vicente Alonso, miembro de la Academia Española de Dermatología y Venereología, explica que “las manchas en la piel son el resultado de la diferente distribución de la melanina y las células que la producen, los melanocitos”.

“En el caso de los lentigos simples y solares, son pequeñas manchas de coloración parduzca que aparecen en cualquier zona del cuerpo y que a diferencia de las pecas no cambian de color con la exposición solar. En primer lugar, hay que destacar que estas pequeñas manchas son una respuesta natural de la melanina ante el envejecimiento de la piel. Normalmente, aparecen después de los 40 años en zonas como los brazos, manos, piernas, rostro y algunas otras”, añade Alonso.

Top plantas despigmentantes naturales

El envejecimiento de la piel se presenta como arrugas, aspereza, sequedad, disminución de la elasticidad y pigmentación desigual, entre otras causas. Además del envejecimiento interno que se produce por el paso del tiempo, existen otros factores que influyen en la aparición de manchas o sequedad, por ejemplo, la exposición de la piel a la radiación solar o la contaminación. Sin embargo, existen ingredientes naturales que actúan como despigmentantes naturales para combatir estos síntomas de forma natural.

Uva Ursi (Gayuba). La gayuba es una planta que se puede encontrar en Europa, Asia y África. Aunque uno de sus usos más conocidos es para combatir las infecciones de orina, su principio activo, la arbutina, una sustancia natural que se encuentra en las hojas, se ha utilizado tradicionalmente en la cosmética asiática por sus propiedades despigmentantes.

“La arbutina se encuentra en las hojas secas de varias especies de plantas diferentes, incluyendo la gayuba (Arctostaphylos uva-ursi). Es un inhibidor de la formación de melanina y se usa en algunos productos para aclarar la piel”, según explican en el documento sobre la información química de la Gayuba elaborado por el Programa Nacional de Toxicología del Instituto Nacional de Ciencias de la Salud Ambiental de los Estados Unidos. En este sentido, ayuda a reducir la intensidad de manchas en la piel y a homogeneizar el tono general.

“La aplicación como tratamiento de sustancias como el Ácido Kójico, Gayuba y Actinidia Chinensis disminuyen la concentración de melanina presente en la piel, dando lugar a una aceleración del proceso aclarador de las manchas. Paulatinamente la pigmentación marrón se difumina y disminuyen de tamaño y número”, explican desde la empresa Fleurymer.

Cúrcuma. En un estudio llevado a cabo por investigadores de Indonesia, se probó que la curcumina, el principio activo de la Cúrcuma, muestra una actividad antioxidante, inhibidora de tirosinasa e inhibidora de colagenasa. “Los resultados muestran que contiene compuestos antioxidantes y tiene una potente actividad antienvejecimiento, lo que indica que puede usarse como candidato a preparado antienvejecimiento o como fitocosmecéutico”, concluyen en la investigación.

Pepino. Según una investigación llevada a cabo por el Departamento de Medicina Natural y Fitoquímica, de la Universidad Farmacéutica Meiji, (Tokio, Japón), en el que se compararon los efectos inhibitorios sobre la melanogénesis de seis partes de la planta (hojas, tallos, raíces, frutos enteros, cálices y frutos sin cálices) de Cucumis sativus, sugirió que “tiene componentes activos en las hojas que actúan como agentes blanqueadores de la piel potencialmente útiles”.

Raíz de bardana (Arctium lappa). Un estudio llevado a cabo por investigadores chinos menciona que “la bardana se utiliza en la medicina popular como diurético, antipirético y agente purificador de sangre”. Y, farmacológicamente, se ha identificado que es, según indican en esta investigación, hepatoprotector, desmutagénico, antibacteriano, gastroprotector, antihiperglucemiante, antihipolipidémico, antiinflamatorio, antifatiga y antioxidante, entre otras propiedades. “Además, las actividades antielastasa y antitirosinasa del BLE producido, pueden ayudar en el desarrollo de productos para el cuidado de la piel con propiedades antiarrugas y de uniformidad de la piel”, explican los investigadores.

Pensamiento salvaje o trinitaria (Viola tricolor). Del pensamiento o trinitaria se utiliza la planta entera, que contiene polisacáridos heterogéneos, flavonoides, ácidos fenólicos, taninos, hidroxicumarinas, saponinas triterpénicas y sales minerales. Al igual que la bardana, el pensamiento es también una planta con efecto emoliente y protector de la piel.

Cola de caballo (Equisetum arvense). La cola de caballo se considera en bastantes zonas un buen tónico capilar y está indicado para evitar o menguar la caída del pelo. Además, “su empleo para curar, limpiar y cicatrizar heridas y llagas se halla igualmente bastante extendido. Tampoco es raro el uso contra las verrugas”, según el inventario español de los conocimientos tradicionales relativos a la biodiversidad, elaborado por el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO). También cumple una función regeneradora de la piel por sus ingredientes, ya que contiene saponinas, flavonoides, ácidos orgánicos y resinas, así como silicio y potasio.

Aceites esenciales y la importancia de la depuración

En cuestión de manchas, los aceites esenciales pueden ayudar a atenuar pero nunca harán desaparecer las manchas de la piel por envejecimiento, por ejemplo, ya que una vez el paciente deje de aplicárselo, la mancha volverá a salir, según explica la farmacéutica y responsable técnica de Pranarom- Herbalgem, Maite Castro Albizua. Castro también destaca la importancia de “hacer una cura depurativa previa, ya que un hígado saturado influye directamente con la sobrepigmentación de nuestra piel”.

Dentro de los aceites esenciales que podemos encontrar, son destacables los de apio y zanahoria, según la experta. “Aunque si lo que se busca es una sinergia de aceites esenciales y vegetales puede ser la siguiente: AE de apio, nueve gotas; AE de zanahoria, seis gotas; AE de clavo, tres gotas (ayuda a que penetren aún mejor los ae); AE de naranjo amargo, dos gotas (clarifica); AV (aceite vegetal), concretamente rosa mosqueta (9 ml para cicatrizar). Se debería aplicar directamente una o dos veces al día hasta mejorar”, añade.

En este sentido, existen otros aceites que también ayudan a disminuir la hiperpigmentación de la piel como: Aceite de ricino o castor oil (Ricinus communis), Aceite esencial de geranio y Aceite de espino amarillo (Crataegus monogyna). En aromaterapia, para eliminar o difuminar las manchas de la piel se utilizan también el Romero Verbenona (Rosmarinus officinalis qt verbenona) y Levístico (Levisticun officinale).

Volver al listado