Se encuentra en:     Inicio / Actualidad

  Noticia del: 12-07-2021

Las mujeres de mediana edad se convierten en el perfil habitual de los herbolarios en junio. Sin embargo, aunque los productos típicos de verano -como aquellos utilizados para protegernos del sol o para aumentar nuestras energías-, deberían estar en el top ventas, los estragos de la pandemia cambian la demanda

La época estival está marcada por las altas temperaturas, el aumento del cansancio o la irritabilidad y la falta de concentración. De hecho, esta época del año puede aumentar los desajustes en el organismo.

Para entender cómo ha evolucionado el mes de junio en los herbolarios españoles, nos desplazamos hasta la ciudad de Don Benito, en Badajoz, donde Lidia Meneses García, nutricionista y propietaria del herbolario Don Benito Nature desde hace tres años, explica que la venta de artículos depende de la época del año: “En invierno la línea articular, como los colágenos, es la más vendida. En primavera y verano aumentan las ventas en los productos de control de peso, aunque, como soy nutricionista y llevo la consulta de control de peso, al final son productos que se venden durante todo el año”, señala.

Sin embargo, la responsable apunta que si tiene que destacar algún producto este mes de junio son los productos para el estreñimiento, donde el aloe vera o sen (laxante) es muy socorrido y lo más vendido.

En cuanto al volumen de ventas, Meneses cuenta que “los meses más afectados fueron los de confinamiento, pero este año se ha notado un ascenso en comparación con el año pasado”. De hecho, la nutricionista explica que cuando se terminó el confinamiento, “aumentaron las ventas de productos relajantes y complementos para dormir, debido al nerviosismo por las circunstancias”. Sin embargo, apunta que este año se ha notado “el aumento de la demanda en la alimentación ecológica y vegana”. En el caso de los complementos alimenticios, Meneses menciona que entre las marcas más demandadas están las de Laboratorios Bio-Dis (Obire).

Respecto al perfil cliente, la encargada indica que ha cambiado con los años, ya que cuando comenzó a trabajar en el herbolario acudían “mujeres de unos 50 años, y ahora cada vez acude más gente joven, a partir de 25 años, sobre todo buscando alimentación saludable”.

Para Meneses las redes sociales son una vía útil para darse a conocer sus productos y supone un enganche para que la gente acuda al herbolario, porque cree que “hay mucho desconocimiento de lo que podemos ofrecer”, concluye. De hecho, reconoce que sí ha notado un aumento de las ventas gracias a las redes sociales.

Si nos dirigimos al centro peninsular, nos encontramos con Maite Olmos Ortiz, encargada de Herbolario de Petras, ubicado en la zona céntrica de Madrid. En su caso, asegura que el descenso de las ventas ha sido enorme, porque estar en el centro de Madrid puede resultar una gran desventaja tras la pandemia ya que los restaurantes cierran más horas, no hay turismo y los funcionarios de los ministerios de alrededores ahora teletrabajan. De hecho, señala que, tanto en junio de 2020 como un año después, las ventas siguen siendo bajas: “Yo pensaba que iba a ser mejor este año, pero no ha sido así”, concluye.

En cuanto a la venta de productos, lo más demandado es la “vitamina C o D, productos para el sistema inmune o articular y para temas digestivos”, es decir, todo enfocado al cuidado de la salud, en general. En este herbolario, que lleva en pie 50 años, la gente se deja asesorar y prima la confianza en el dependiente, según cuenta Olmos: “Los clientes llegan a la tienda, te dicen lo que les pasa y tú les ofreces el producto que más les convenga”

Respecto al perfil del cliente, suele acudir “gente de mediana edad, joven y, sobre todo, gente mayor que confía más en la medicina natural que en la medicina alopática”, por lo que el público es variado. Además, otra razón de que el público sea muy diverso es la localización del herbolario: en el centro de Madrid siempre “hay mucho flujo de gente que sube y que baja la calle” y muchos deciden pasarse cuando ven el establecimiento, por eso con la pandemia ahora hay menos gente.

Para terminar, David Saugar Díaz y Paqui Blasco Luengo nos atienden en Sotillo de la Adrada, un municipio de la provincia de Ávila, donde está ubicado el establecimiento Ceres Herbolario. Ambos nos explican que las ventas de junio, respecto al año pasado y al igual que en los dos anteriores establecimientos, han disminuido debido a la pandemia. Y lamentan la falta de turismo de este año: “Somos un pueblo de 5.000 habitantes acostumbrados a recibir mucha gente los fines de semana debido a la cercanía con Madrid y a doblar la población los meses de verano”.

En cuanto a los productos más demandados, actualmente la gente requiere de artículos orientados a la ansiedad, el estrés, el sistema nervioso y para regular el tránsito intestinal.

En el área de alimentación y complementos alimenticios, destaca la demanda de productos de Soria Natural y Novadiet.

El perfil del cliente es muy variado, aunque suelen tener en común un “poder adquisitivo medio o alto y estar concienciados con su alimentación. A pesar de que predominan las mujeres de mediana edad, en general acude cualquier tipo de persona, aunque apuntan que los alimentos orgánicos son más demandados por el sector joven”, concluyen.

 

Volver al listado

David Saugar y Paqui Blasco, gerentes de Herbolario Ceres