Se encuentra en:     Inicio / Actualidad

  Noticia del: 10-02-2020

El 13 de febrero arranca en la Universidad de Alcalá de Henares, el VI Congreso Internacional de Educación Ambiental, que organiza la Asociación Española de Educación Ambiental, un encuentro centrado en cinco de los 17 objetivos de desarrollo sostenible de la ONU: producción y consumo responsables, ciudades sostenibles, acción por el clima, educación de calidad, y salud y bienestar

“El congreso será un buen momento para hacer una evaluación de cómo se están implementando estos objetivos, que consideramos especialmente importantes porque son los más cercanos a nuestro ámbito de actuación como asociación”, explica el presidente de la AEEA, Federico Velázquez de Castro. A este encuentro internacional asistirán personalidades de primer nivel como María Novo, cátedra UNESCO de Educación Ambiental y desarrollo sostenible de la UNED, o reputados ponentes de ONG como Greenpeace y Acción contra el Clima. También habrá debates y mesas redondas como por ejemplo la que gira en torno a las experiencias en educación y medio ambiente, que pondrá en común programas en marcha para sensibilizar a los escolares. Es el caso de las iniciativas de la Fundación Europea Sociedad Educación, o el programa Salud Ambiental en la Escuela, de la Fundación Vivo Sano, con el que sensibiliza a los niños sobre tóxicos ambientales. Programa: https://congresoambiente.ae-ea.es/

Uno de los mayores desafíos que afrontamos como sociedad tiene que ver con las ciudades. “Está previsto que en el año 2050 el 70% de la población viva en urbes de cierto tamaño. Esto obliga a una planificación para conseguir ciudades sostenibles donde las personas puedan desarrollarse, en lugar de megalópolis que engullen al individuo. Esto implica que tengan un tamaño abarcable que permita prescindir del vehículo privado, lo que a su vez redundará en una mejor calidad del aire. Por otro lado, es necesario que en las ciudades no haya una ruptura con el medio natural”, sostiene Velázquez.

Señales de alarma

En cuanto al clima, otro de los objetivos, vivimos momentos de gran incertidumbre. La sucesión de acontecimientos en diferentes partes del planeta ha provocado que la población se cuestione muchas cosas y esté mucho más sensibilizada con el problema. Sin embargo, Federico Velázquez advierte de que las señales de alarma se están produciendo de una manera muy rápida, lo cual exige una rapidez en la respuesta que no se está dando.

En su opinión, la solución global pasa por un cambio profundo en nuestra manera de vivir y estar en el mundo. Más allá de determinados hábitos, la clave es un cambio de vida que apueste por recuperar el “ser” en lugar del “tener”. “Vivimos en una sociedad capitalista donde todo vale en favor del crecimiento económico; el eje de la sociedad es la comercialización -y adquisición- de todo tipo de objetos y servicios. Hay que recuperar un sentido de la vida y de vivir que no tiene tanto que ver con las cosas que cuestan dinero sino con otros valores. Hablo del placer de la solidaridad, la responsabilidad, la lentitud, el ser capaces de saborear la vida, la contención…”.

Federico Velázquez asegura que una vez se han incorporado estos nuevos valores, cambia la forma de alimentarnos, consumir, viajar… incluso nuestra forma de ocio y de relacionarnos con los bienes. En este contexto surge una relación con la naturaleza de mucho más respeto y reverencia. “Para promover ese cambio es esencial la educación ambiental”, subraya.

Mano a mano con Ecuador

Este año el Congreso se realiza en paralelo con el de la Red Iberoamericana de Medio Ambiente, en Ecuador, con el que habrá conexiones todos los días para hacer un intercambio de información. “Ecuador conserva una mejor relación con la naturaleza por su vinculación ancestral con la Madre Tierra. En ese sentido nos llevan ventaja a los países europeos”, explica Federico Velázquez.

En esta edición se dedica también un espacio para la filosofía y la psicología, ramas que contemplan la formación integral de la persona. “La educación de calidad es otra de nuestras grandes apuestas, entendida ésta como la que contempla la formación las personas en todas sus facetas. En la actualidad el sistema educativo se centra únicamente en la consecución de habilidades cada vez más complejas para que las generaciones tomen las riendas de la sociedad tal y como está montada. Sin embargo, no se da ninguna importancia al espíritu crítico, la creatividad, el pensamiento lateral… “, argumenta el presidente de la AEEA.

Además habrá talleres prácticos para que no todo sea una teoría difícil de aterrizar. Hay que tener en cuenta que no solo se daña el planeta, sino que una consecuencia directa de todo este problema es el empeoramiento de la salud. “El hombre se ha convertido en un verdugo de sí mismo con comportamientos que le dañan. Al final todo está relacionado”, comenta.

Por ejemplo, explica que hay un consenso muy generalizado en torno a los beneficios de reducir el consumo de carne. En la Tierra hay en torno a 1.000 millones de rumiantes; una cifra que se dispara a los 20.000 millones si sumamos todos los animales de granja. Esto es inasumible para el medio ambiente; pero además no podemos olvidar que uno de cada diez niños tiene obesidad, y dos de cada diez, sobrepeso. “¿Realmente es necesario consumir tanta proteína animal? ¿por qué se toma carne a diario cuando un par de veces por semana sería más que suficiente?”, cuestiona.

Ante la disyuntiva de que también es un problema aumentar la superficie de cultivo, Federico Velázquez es rotundo: “un plato de lentejas con arroz es suficientemente completo; no hay que plantearse añadir nada a alimentos que ya de por sí nos dan todo lo que necesitamos para estar bien alimentados. Esa es precisamente la clave; aprender a vivir con menos”.

 

 

 

Volver al listado