Se encuentra en:     Inicio / Artículos / ¿Es saludable discutir?

En cualquier situación en la que estemos recluidos compartiendo con las mismas personas durante días y días, como por ejemplo las medidas tomadas por el coronavirus, vacaciones familiares o Navidad, puede conllevar fácilmente a discusiones debido a la escalada de conflictos y tensiones.

De hecho, sea cual sea la situación, discutir es una parte normal de la vida. Algunos pueden decir que es saludable desahogarse con un escándalo de vez en cuando, pero la confrontación constante con su pareja, padres, hijos, hermanos y otras personas con las que pasa mucho tiempo, puede no ser buena para sus relaciones y también puede afectar su salud.

Si se encuentra volviendo a los mismos argumentos una y otra vez, sin que ninguna de las partes esté dispuesta a escuchar el punto de vista de la otra, puede haberse quedado atascado en un bucle de conflicto. Esto no es bueno, porque puede causar un resentimiento creciente que se acumula hasta un punto en el que es difícil concentrarse en otra cosa. Pero si solo tiene discusiones ocasionales que no se salen de control, esto es normal, y es posible que no tenga nada de qué preocuparse.

¿Qué pasa en el cuerpo cuando se discute?

La frecuencia cardíaca aumenta, la presión arterial aumenta y las glándulas suprarrenales liberan las hormonas del estrés epinefrina y norepinefrina.

Otras cosas que pueden suceder es que los músculos de la cabeza, el cuello, los hombros y la mandíbula se pongan tensos, e incluso se podrían dañar las cuerdas vocales si gritas demasiado mientras discutes. Pelear o discutir constantemente con amigos y familiares a menudo, puede ser una señal de que no todo va bien con el bienestar mental.

¿Las discusiones también pueden afectar su salud física?

Un estudio sugiere que definitivamente puede suceder si no duermes lo suficiente. Los investigadores del estudio, de la Ohio State University, encontraron que las parejas casadas que duermen menos de siete horas por noche, experimentan niveles más altos de inflamación relacionada con el estrés después de discutir, en comparación con otras parejas que discuten pero duermen lo suficiente.

Al tomar análisis de sangre de 43 parejas después que discutieron, los investigadores encontraron que los niveles de marcadores de inflamación llamados interleucina 6 y TNF alfa eran más altos en aquellos que estaban privados de sueño (estos mismos niveles de marcadores de inflamación no eran altos antes de que las parejas discutieran). También señalan que un breve aumento en los niveles de inflamación no es motivo de preocupación. Sin embargo, si la inflamación permanece alta con el tiempo, puede provocar una serie de problemas de salud a largo plazo, que incluyen enfermedades cardíacas, diabetes tipo 2 y enfermedad de Alzheimer.

Sistema Digestivo: Investigaciones posteriores de la Ohio State University, sugieren que las parejas que pelean constantemente pueden tener más probabilidades de sufrir el Síndrome del Intestino Permeable. Según el NHS, el síndrome del intestino permeable es una afección propuesta que algunos médicos afirman que es la causa de una amplia gama de afecciones a largo plazo, incluido el síndrome de fatiga crónica y la esclerosis múltiple.

La teoría detrás del síndrome del intestino permeable es que sustancias como bacterias y toxinas se filtran al torrente sanguíneo desde el intestino, causando inflamación. Los investigadores sugieren que, en algunas personas, la angustia conyugal puede causar cambios en el intestino que provocan inflamación y, a largo plazo, enfermedades crónicas.

También encontraron que los participantes masculinos y femeninos, que argumentaban ser más impulsivos tenían niveles mayores de un biomarcador para el intestino permeable llamado proteína de unión a LPS en la sangre, que aquellos que tendían a tener discusiones más tranquilas.

Por otra parte, investigadores daneses han descubierto que cuanto más discutes con las personas que te rodean, mayor es el riesgo de morir por cualquier causa. Estos investigadores siguieron a casi 10.000 personas durante 11 años, y descubrieron que aquellos que expresaron que discutían con frecuencia con sus parejas o hijos tenían entre un 51% más de probabilidades de haber muerto durante el período de estudio, en comparación con aquellos que rara vez discutían.

Aquellos que dijeron que discutían mucho con cualquier persona de su círculo social, como amigos, parientes y vecinos, también tenían dos o tres veces más probabilidades de haber muerto. Los investigadores también notaron que los hombres eran particularmente susceptibles a los efectos negativos de las discusiones.

Nunca delante de los niños

Es normal que las personas que están criando hijos discutan. Pero las discusiones airadas entre padres pueden dañar la salud mental de los niños, dicen los expertos de la Universidad de York. Según su estudio, los hijos de padres divorciados que son testigos de discusiones acaloradas en el hogar pueden tener un 30% más de probabilidades de desarrollar problemas de comportamiento o emocionales en comparación con otros niños.

La investigación en otros lugares sugiere una diferencia entre niños y niñas en lo que respecta a cómo se ven afectados cuando sus padres discuten, estando los niños más expuestos a desarrollar problemas de conducta y las niñas más expuestos a problemas emocionales.

¿Las discusiones ocasionales son buenas?

Tener discusiones ocasionales pueden ser algo bueno. Según la organización Charity Brook, muchos consejeros de relaciones están de acuerdo en que están menos preocupados por las parejas que dicen discutir ocasionalmente, que por las que dicen que nunca discuten. Eso es porque en las parejas que nunca discuten, al menos una persona puede estar reprimiéndose y sintiéndose infeliz. Discutir puede tener un propósito útil, ya que generalmente involucra a ambos lados de una pareja exponiendo lo que piensan.

Formas naturales de aliviar el estrés

Multinutriente: Si discutir le deja agotado, quizás quiera probar un suplemento nutricional para ayudar al cuerpo en momentos de estrés. Un suplemento multivitamínico y mineral podría ser una buen opción para comenzar, ya que existe evidencia de que puede ayudar a enfrentar situaciones estresantes de manera más efectiva. Y si no está comiendo de manera tan saludable como de costumbre, también puede asegurarse de que su cuerpo obtenga todos los nutrientes esenciales que necesita.

Valeriana: Si no duerme bien, un complemento de valeriana puede ser útil, ya que esta hierba tiene un historial de uso tradicional para el alivio temporal de los problemas de sueño y ansiedad leve. Los estudios también confirman que puede ayudar si tiene una mala calidad del sueño.

Hierba de San Juan: Tener discusiones constantes también puede afectar su estado de ánimo. Este es un remedio herbal popular que tiene un uso tradicional para aliviar el estado de ánimo levemente bajo y la ansiedad leve. De hecho, hay evidencia de que puede ser más efectivo que un placebo para tratar la depresión leve a moderada, y los estudios sugieren que es tan efectiva como algunos antidepresivos populares.

Consulte siempre con su médico antes de tomar la hierba de San Juan, ya que si toma otros medicamentos con regularidad, podría afectar la eficacia de los mismos.

Ashwagandha: Una planta que se utiliza a menudo para ayudar con el cansancio, la fatiga y el estrés. La ashwagandha se asocia con el sistema de medicina ayurvédica, donde se clasifica como rejuvenecedor (rasyana). Los profesionales de la salud natural creen que la ashwagandha apoya la resistencia del cuerpo al estrés físico y emocional. Un estudio a pequeña escala sugiere que la ashwagandha puede reducir los niveles de la hormona del estrés cortisol, mientras que otro encontró que el 88% de los participantes del ensayo se sentían menos ansiosos después de tomarlo.

Rhodiola Rosea: Utilizada tradicionalmente en toda Europa para aliviar el estrés, ya que contiene muchos compuestos activos, (los más notables son la rosavina y la salidrosida). Los estudios sugieren que puede ayudar a reducir la ansiedad y el estrés de manera más efectiva que un placebo, y los investigadores en otros lugares lo encuentran efectivo en personas con síntomas de agotamiento. Busque un suplemento que garantice un nivel potente del 3% de rosavinas.

Teanina: La teanina, que se encuentra casi exclusivamente en el té verde, negro, oolong y pekoe, es un aminoácido no proteico que ayuda al cerebro a producir ondas alfa calmantes, lo que puede ser útil si resulta difícil mantener la calma en determinadas situaciones. Los estudios sugieren que tomar un suplemento de teanina puede ayudar a sentirse más relajado sin causarle somnolencia.

Aceite de aromaterapia de lavanda: El aceite esencial de lavanda tiene una larga tradición como ayuda a la relajación y a dormir mejor. Un estudio incluso sugiere que el aceite de lavanda puede ser una forma natural eficaz de tratar los signos de ansiedad. Otro estudio ha descubierto que el aceite de lavanda puede ser más eficaz para el trastorno de ansiedad generalizada que un placebo. Para aprovechar sus propiedades calmantes, intente usar un poco de aceite esencial de lavanda en un difusor de aromaterapia.

Las discusiones constantes con su pareja, familia o amigos pueden afectar tanto física como mentalmente. Sin embargo, esta guía ofrece algunas estrategias simples para ayudar a evitarlas y hacer que se sienta tranquilo en circunstancias tensas.

Dpto técnico Lamberts Española

 

Volver al listado




Sección: Salud
Publicación: Revista nº 65

Embarazo saludable, bebé feliz

Sección: Actualidad
Publicación: Revista nº 44

Una Vivienda Saludable