Se encuentra en:     Inicio / Artículos / “Cada vez hay más clientela joven preocupada por la alimentación orgánica y la cosmética ecológica”, Cristina María Blanco, propietaria del Herbolario Espliego

Si vas a dar una vuelta por el madrileño barrio de las letras, en la céntrica Plaza del Ángel, encontrarás un rincón maravilloso y cien por cien natural: El herbolario Espliego. Regentado por Cristina María Blanco Juan, que se presenta como Cris. Este rincón de bienestar cuenta con 45 m2 de exposición, 6 m2 de almacén y 14 m2 de una sala de terapias naturales.

Es un herbolario pequeño (a Cris le ayuda una empleada más), pero con magia y encanto. Este establecimiento abre las puertas a las 9:30 horas de la mañana y se despide a las 21 horas de la noche, de lunes a viernes. Los fines de semana y festivos abre de 10:30 horas a 21 horas, parando de 15:00 horas a 16:00 horas.

¿Cuál es la historia del Herbolario Espliego? Nace de la pasión e interés de su propietaria por las terapias naturales y la alimentación saludable en septiembre de 2006. Cris era la directora comercial de una empresa de marketing y sintió la necesidad de tener su propio espacio donde “proponer una visión más ecológica de la vida”.

El día a día de este herbolario se centra en la atención personalizada a los clientes que entran (además de la logística y gestión que se lleva a cabo en la tienda, como la recepción de pedidos). “Intentamos aconsejar en la medida de lo posible a todos aquellos que lo necesitan”, explica la dueña.

Pero en esta herboristería no solo se venden productos, también se llevan a cabo terapias, por ello la gestión de la sala y la preparación y organización de los mismos se cuela en la lista de tareas que llevar a cabo. Cris destaca la importancia de “estar al tanto de todas las novedades que van surgiendo, para poder ofrecer nuevas opciones a los clientes”.

Una clientela variopinta

Al estar en pleno centro de la capital española, el perfil de la clientela es “variopinto”. Los 14 años de apertura hacen que exista un porcentaje de clientela fija a la que Cris denomina “clientes-amigos”, ya que tienen este herbolario de referencia desde su apertura. En este sentido, aunque existe esta clientela de barrio, han notado que “en los últimos años mucha gente ha ido abandonando el centro y ha dejado paso al turismo”.

Pero no solo cuenta con clientes del centro de Madrid, también acogen a los ciudadanos de la periferia que van al centro a cenar, a ver una obra de teatro o al cine. La situación de este herbolario, rodeado de hoteles y cerca de cinco teatros, hace que este local reciba a todos los trabajadores de estos sitios, ya sean técnicos o actores.

Hay un porcentaje de la clientela que es deportista y apuesta por el bienestar. De hecho, en la propia Plaza del Ángel hay un gimnasio y un centro de yoga. En cuanto a los millennials, Cris reconoce que cada vez hay más clientela joven entre sus filas de despacho, “preocupados por la alimentación orgánica y, cada vez más, por la cosmética ecológica”.

El punto fuerte: la fitoterapia

La oferta de servicios de terapias naturales del Herbolario Espliego hace que sea un centro de bienestar. “Una parte muy importante de nuestro herbolario es la fitoterapia, por lo que todo aquel que quiera cuidar su salud desde un punto de vista natural, viene a solicitarnos asesoría”, asegura Cristina.

En este sentido, en este centro se pasa consulta de naturopatía. “Este mes de diciembre tendremos una sesión reflexología podal y en los próximos meses se ampliará la oferta y habrá una cabina de cosmética ecológica y de nutrición”, explica Cris.

El punto fuerte del herbolario es la fitoterapia, aunque va cobrando importancia también la cosmética natural. “Dentro de la cosmética     estamos intentando apostar cada vez más por marcas españolas y de proximidad”, admite Cris. En el caso de la alimentación ha dejado de tener la importancia que tuvo en otros momentos porque, añade, “actualmente es más fácil encontrar alimentación ecológica en otros espacios”.

La huella del coronavirus se refleja en el top ventas

Actualmente los productos relacionados con la salud de las articulaciones tienen una gran demanda, por ejemplo el colágeno. Aunque, es cierto, que los efectos del coronavirus se han visto reflejados en la creciente demanda de productos para aumentar las defensas y para el refuerzo del sistema inmunitario.

Concretamente, en el Herbolario Espliego han visto un incremento del interés en todo lo relativo a la aromaterapia y los aceites esenciales. En los cambios de estación, se demandan los productos depurativos hepáticos.

Otro de los efectos del coronavirus ha sido la bajada del turismo y esto se ha notado en los últimos meses en la facturación del herbolario. “El teletrabajo también nos ha afectado directamente, precisamente porque el centro de Madrid no es un sitio donde reside mucha gente, aunque pueda parecer lo contrario”, explica Cris.

Por otro lado, reconoce que los meses en los que hemos estado confinados han sido especialmente duros. “En verano poco a poco fue remontando la situación, pero no llegamos a los niveles de ventas de años anteriores y hemos notado un descenso a final de año”, lamenta Cris. A pesar de ello, intentan adaptarse a la situación con cambios como la ampliación del horario de atención y sobre todo, dando una atención de calidad y personalizada, ofreciendo promociones y potenciando los servicios de terapias naturales.

Aunque actualmente no cuenta con venta online o telefónica, el Herbolario Espliego hizo un gran esfuerzo durante el confinamiento para ofrecer “un servicio de venta a domicilio ante la imposibilidad de mucha gente de venir presencialmente”. De hecho, sí han notado el incremento de las consultas telefónicas y de los productos destinados a aumentar las defensas (zinc, vitamina D3, lactoferrina, vitamina C, reishi, shitake y maitake), aceites esenciales de orégano, ravintsara o laurel.

Beneficios de un establecimiento de proximidad

En la situación actual en la que estamos es más importante que nunca apostar por los comercios de proximidad que, además, ofrecen muchos beneficios como subraya la entrevistada: “El principal beneficio es el asesoramiento personal, aunque también existe un vínculo de confianza con el cliente, son aspectos que la gente valora”.

En la medicina natural este vínculo de confianza es fundamental, no solo para un buen asesoramiento, sino para que las personas que no conocen el mundo de la medicina natural tengan toda la información necesaria. Cris pone un ejemplo claro: “Es importante que tengas a alguien que te pueda asesorar sobre las dosificaciones, el modo de empleo, las expectativas generadas... estos aspectos se pierden cuando compras a través de internet o en grandes superficies”.

Cris del Herbolario Espliego está convencida de que la demanda de los productos de herbolario subirá. Aunque teme que la competencia de las plataformas de internet, en ocasiones, afirma, “desleal en precios”, puede hacer que muchos pequeños comercios sufran. “El precio es cada vez más importante y, en ocasiones, es muy difícil competir con las grandes plataformas online que tienen precios que difícilmente puede asumir un pequeño comercio. En este sentido creo que el pequeño comercio sufrirá a corto plazo”, lamenta. Además no considera que crear un espacio de venta online cambie la perspectiva, “porque la comparación con las grandes plataformas siempre será desigual”.         

Cris imagina los herbolarios del futuro como espacios con una mayor oferta de productos y marcas, etc. E insiste: “Debemos dar facilidad a la persona que se acerca al comercio a encontrar aquello que  necesita. Y, en la medida de lo posible, ir de la mano de proveedores de manera que se puedan alcanzar aquellos precios, que permitan que no haya una diferencia tan grande con la venta online”.

Para concluir lanza un mensaje: “No debemos olvidar que nuestro plus es el asesoramiento personal, la confianza y la cercanía”.

Volver al listado