Se encuentra en:     Inicio / Artículos / “Nuestro proyecto nace de la necesidad personal de tener coherencia con nuestro estilo de vida”, Marta Baragaño, copropietaria de la tienda ecológica Yebio

¿Podría decir todo el mundo que vive acorde a su filosofía de vida y a su pensamiento? Sentir, ser y vivir no siempre se corresponden, y se necesita mucha valentía para dejar todo atrás y comenzar un proyecto que subraye la forma de pensar que se tiene. Hoy os traemos en mi herbolario la historia de Marta Baragaño, Juan Vera y su pequeña hija Lucía, una ‘aventura’ de lucha por lo que de verdad creen y sienten.

“Nuestro proyecto nace de la necesidad personal de tener coherencia con nuestro estilo de vida. Por aquel entonces, cuando abrimos en 2014, nuestra niña Lucía tenía 5 años”, comienza el relato Marta. “Los dos trabajábamos en empresas que no eran afines a nuestra filosofía de vida así que, buscando la coherencia que comentaba antes, y siendo consumidores de productos ecológicos, apasionados y formados en este ámbito de la salud, pensamos que podría ser una gran manera de volver a empezar nuestro proyecto de vida. Incluso vivíamos en Gijón y nos fuimos a la zona rural donde nuestra mente nos pedía estar y donde además existía un gran vacío de un proyecto como el nuestro. Pensamos que era esencial que la gente de la zona rural tuviera acceso a productos saludables, nutritivos, de verdad”, explica.

Esta tienda ecológica abre sus puertas en diciembre de 2014 en Nava, Asturias, y hasta hoy su recorrido ha sido “exponencial”. “Durante estos años hemos intentado dinamizar al máximo nuestro proyecto tanto en tienda física como en redes sociales. Hoy, después de infinidad de horas de trabajo y esfuerzo, por fin estamos recogiendo los frutos y la recompensa a esa ilusión y entusiasmo diarios que nos impulsan para ser pioneros en la región, incorporando productos conscientes, sostenibles y siempre acordes con nuestra salud y la del planeta”, apunta Marta.

Las líneas de producto de Yebio: “Natural y artesano”

Yebio cuenta con una zona de herbodietética y de complementos alimenticios. “Tenemos alimentación fresca y envasada, productos de hogar, higiene personal, cosmética, alimentación infantil, productos de crianza natural, etc.”, añade Marta.

Aunque también cuentan con libros, suplementos alimenticios, alimentación especializada para celíacos, diabéticos, alérgicos, productos para animales (alimentación e higiene), crianza consciente, productos zero waste etc. Además, hace poco han incorporado nuevos productos: piezas artesanas de cerámica de una artista local. “Damos especial prioridad a los productos locales, de cercanía y lo menos procesados posible”, reconoce Marta.

Lo que más demanda tiene en esta tienda es la fruta y verdura fresca. “Tenemos tantas secciones que cada una tiene su producto estrella, pero destacan: en alimentación, los vegetales, el pan, la sal y el azúcar panela; en cosmética, las cremas faciales y la esponja corporal de luffa; y en hogar, por ejemplo, el estropajo de luffa y los productos de limpieza de hogar a granel, como detergente para lavadora y detergente para fregar la vajilla a mano”, explica la copropietaria de Yebio.

Crisis del coronavirus: Reinventarse y adaptarse

La crisis sanitaria que estamos viviendo ha hecho mella en muchos comercios y ha obligado a otros a abrir en unas condiciones difíciles y con mucha dificultad. Concretamente, desde Yebio lo han vivido desbordados de trabajo, pero “agradecidos de poder estar abiertos”.

En cuanto a las conductas de consumo, han cambiado ya que, en palabras de Marta, “el cliente prefería la opción de tramitar los pedidos a través de WhatsApp para pasar directamente a recogerlo por tienda”. Desde Yebio también han ofrecido la opción de pagar a través de transferencia bancaria o con tarjeta por enlace de pago. “Al fin y al cabo, queríamos dar la máxima facilidad al cliente para que no tuviera que esperar en el local”, explica Marta.

Otra opción que ha crecido mucho es la compra a través de la tienda online y sobre todo la demanda de productos naturales para dormir mejor, para la ansiedad y los desinfectantes naturales.

Por otro lado, admiten que lo han vivido de una forma “consciente, tranquila y con sentido común”, es decir,  “sin miedos y sin paranoia, respetando los protocolos que indican las autoridades y día a día”. Y confiesa Marta que “este momento también ha abierto la mente a público que no teníamos ante la necesidad de cuidarse, y a nosotros nos ha venido muy bien respecto a ventas”.

Formación y asesoramiento

“Al menos en nuestro caso tenemos mucha formación y somos personas de apoyo a quienes nos piden asesoramiento. Trabajamos desde la honestidad y nuestro valor añadido es la cercanía y precisamente esa formación que nos permite asesorar con criterio. Esto los clientes lo agradecen infinitamente. Precisamente, por esta atención personalizada y formada tenemos público que viene de muy distintos puntos de Asturias a visitarnos, sobre todo los sábados. Yebio es un peregrinar de personas de Gijón, Avilés, Ribadesella, Siero, Arriondas, Salinas, Las Cuencas, etc.”, se enorgullece Marta.

En cuanto a las necesidades que tienen hoy en día, Marta destaca la necesidad de apoyo en la red de emprendedores para darse a conocer y, por otro lado, la necesidad de formación. Entre otras cosas, en Yebio son muy proactivos en las redes sociales y, además, tienen un blog en el que publican información útil y recetas. “Dinamizar en internet es vital porque es un punto fuerte que repercute en tienda física y online. Esto permite sostenernos”, afirma Marta.

 

Volver al listado