Se encuentra en:     Inicio / Novedades

La segunda bebida más consumida del mundo, después del agua, es el té. Consumido en una gran diversidad de infusiones, esta bebida se prepara a partir de las hojas de la Camelia Sinensis o planta del té, originaria del sur de China y de Asia. Sin embargo, en la actualidad se cultiva también en otras regiones del mundo.

Además, hoy en día es fácil comprar té de calidad en tiendas como aromas de té, asentada en España desde hace varios años. Por otra parte, dependiendo de la manera en la que se procesa esta planta se obtendrán las distintas variedades de té entre las que destacan cinco principales, cada una con sus propiedades y características.

Té verde

Junto al té negro es una de las variedades más consumidas en el mundo, dado su suave sabor y los numerosos beneficios que aporta al organismo. Se elabora con hojas de té no fermentadas ni oxidadas, de ahí su específico color. Una de las variaciones de este té es el té matcha, el cual se presenta en un fino polvo. Señalamos algunas de las propiedades del té verde descubiertas por científicos: es antioxidante, astringente, estimulante, diurético y adelgazante, y es que uno de los recursos recomendados por los médicos para ayudar a la bajada de peso. También ayuda a reducir la halitosis, el colesterol y el riesgo de diabetes, mejora el aspecto de la piel y ayuda a fortalecer la memoria.

Té rojo

La elaboración del té rojo o Phu-erh fue descubierta al intentar alargar el tiempo de conservación del té verde, por lo que ha mantenido prácticamente intactas todas las propiedades de este, a las que se le unen las del té rojo. Por su parte, el té rojo se encierra en barricas de bambú durante un largo periodo de tiempo para su fermentación. Los tés rojos son excelentes antioxidantes y adelgazantes, al igual que ayuda a estimular al sistema nervioso de una manera más natural que el café. Además, según los expertos, son perfectos para depurar el organismo y mejorar el sistema digestivo así como reducir el estrés y subir el estado de ánimo.

Té blanco

Elaborado con los brotes más tiernos de una sola planta, su nombre se debe precisamente al tono blanquecino de estas yemas recolectadas antes de su oxidación. Actualmente es una de las variedades más demandadas del mercado por sus increíbles propiedades medicinales, las cuales se han estado utilizando en China durante siglos. Un estudio de la Universidad de Murcia destacó la capacidad del té blanco para moderar el estrés oxidativo agudo y los daños relacionados con él. Los beneficios del té blanco afectan directamente al organismo, actuando como un quemador de grasas y siendo utilizado para tratar el estrés, la ansiedad, así como la salud cardiovascular y el colesterol. Además, previene infecciones e influye en el aspecto de la piel al ser un potente antioxidante.

Té negro

Se caracteriza por tener un nivel de oxidación mayor al resto, lo que le otorga su aroma, color y sabor más intenso. Además, es uno de los tés que mayor grado de teína contiene, así como uno de los más populares dada sus propiedades estimulantes que ayudan a mantener el ritmo durante todo el día. La mayor parte de estas propiedades son muy comunes entre todos los tés, afirman los expertos, por lo que el té negro mejora la circulación sanguínea, favorece la concentración y el aprendizaje al potenciar la memoria a largo y corto plazo y estimula el sistema inmunológico. Es más, la ingesta de té negro ayuda a reducir las posibilidades de cáncer y el envejecimiento prematuro de la piel.

Té oonlong

También conocido como té azul, sus hojas adquieren este particular tono gracias a un proceso único de semifermentación y oxidación, la cual alcanza únicamente un 20%. A pesar de ser muy similar al té negro, difieren en varias características como pueden ser el sabor y el grado de teína, inferior a este. Todo esto le otorgas ciertas características que no tienen el resto, aunque mantiene las habituales. Por ejemplo, quema las grasas con bastante rapidez al mismo tiempo que es diurético, ideal para la retención de líquidos. Según diferentes estudios científicos, también mantiene el estado de los huesos al aportar gran cantidad de calcio, además de combatir la diabetes, mejorar la piel y prevenir el cáncer.

Volver al listado