Se encuentra en:     Inicio / Actualidad

  Noticia del: 14-12-2020

Este sábado 12 de diciembre en la cumbre sobre Ambición Climática 2020, en el marco de los 5 años del Acuerdo de París, el secretario general de la Organización de Naciones Unidas (ONU), Antonio Guterres, instó a las naciones a declarar la “emergencia climática” hasta que sea alcanzada la meta de cero neto en las emisiones de gases de efecto invernadero. El Vaticano, el Reino Unido, India y China, entre otros, señalaron sus compromisos para lograr el objetivo.

Al dirigirse a la Cumbre de Ambición Climática, instó a tomar acciones lo antes posible para ‘garantizar el futuro de nuestros hijos y nietos’. Unos 38 países se comprometieron a alcanzar la neutralidad de carbono y hace falta que muchos más los sigan: la recuperación de la Covid-19 representa una oportunidad para poner economías y sociedades en una senda verde, siguiendo un plan ya establecido, precisó Guterres, los Objetivos de Desarrollo Sostenible y el Acuerdo de París sobre cambio climático.

Todos los países, ciudades, instituciones financieras y empresas deben adoptar planes para alcanzar un nivel de cero emisiones netas para 2050, y empezar a ejecutarlos ahora, incluso estableciendo objetivos claros a corto plazo, aseveró el diplomático portugués.

Los sectores emisores clave como el transporte marítimo, la aviación y la industria también deben presentar e implementar nuevas hojas de ruta, agregó el titular de la ONU, que abogó además por realizar mayores inversiones en energía renovable y eliminar gradualmente el financiamiento a los combustibles fósiles.

La acción climática puede ser el catalizador de millones de nuevos empleos, mejor salud y una infraestructura resistente, pero esta transición debe ser justa, dijo y resaltó cómo el liderazgo de las mujeres es muy bueno en ese sentido.

Asimismo, destacó, los países desarrollados deben cumplir su compromiso de proporcionar 100 mil millones de dólares al año a los países en desarrollo para 2020.

Necesitamos un gran avance en materia de adaptación y resiliencia, enfatizó el secretario general, pues aunque hay avances, queda mucho para hacer realidad las promesas climáticas.

Pese a los daños sanitarios y económicos de la pandemia, Guterres dijo que los paquetes de recuperación financiera para superar esta emergencia son una oportunidad para acelerar la transición hacia un futuro con bajas emisiones de carbono. Sin embargo, el portugués aseguró que no está ocurriendo, o al menos no lo suficientemente rápido.

"Hasta ahora, los miembros del G20 están gastando un 50% más en sus paquetes de estímulo y rescate en sectores vinculados a la producción y consumo de combustibles fósiles que en energía baja en carbono (…) Esto es inaceptable. Los billones de dólares necesarios para la recuperación por el Covid-19 es dinero que estamos pidiendo prestado a las generaciones futuras", enfatizó.

En vísperas de la cumbre, el coanfitrión, Reino Unido, anunció que pondría fin a su apoyo directo a proyectos de combustibles fósiles en el extranjero, con el fin de impulsar medidas similares adoptadas por otros países para acelerar una transición hacia el uso de energías más limpias.

Por su parte, Xi Jinping, el presidente de China, considerado el país más contaminante del mundo, anunció que su país tendría como objetivo tener más de 1.200 gigavatios de capacidad eólica y solar instalada para 2030. Es decir, más del doble de la capacidad actual en el país.

El Vaticano se comprometió a lograr cero neto en las emisiones de carbón. El anuncio fue hecho por el Papa Francisco, en representación del estado más pequeño del mundo. El pontífice, quien ha defendido las causas ambientales desde que fue elegido en 2013 como el máximo representante de la Iglesia católica, afirmó en la reunión virtual que la ciudad-estado de unas 44 hectáreas, rodeada por Roma, también estaría aportando su granito de arena para combatir el calentamiento global.

El primer ministro indio, Narendra Modi, dijo que su país está duplicando las fuentes de energía limpia y que se encuentra en camino a lograr los límites de emisiones establecidas en el Acuerdo de París.

Biden anuncia que EE. UU. regresará al Acuerdo de París, en su primer día en la Casa Blanca. Aunque el presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, no participó en el encuentro, pues su posesión se llevará a cabo hasta el próximo 20 de enero, sí hizo un importante anuncio mientras se desarrollaba la cumbre.

España

El jefe del Ejecutivo, durante su intervención, ha destacado: "La emergencia climática es el mayor desafío de nuestra civilización. Debemos entender, por tanto, que la acción climática no es solo una inversión potencial para nuestras economías, que lo es, sino una obligación para la seguridad de nuestros ciudadanos y ciudadanas, y también, una garantía de futuro para las próximas generaciones". Las medidas del Gobierno de España, con perspectiva de equidad y justicia social, prestan especial atención a los colectivos y sectores vulnerables, y a los habitantes de zonas en declive demográfico.

España es un país ambicioso en la lucha contra el cambio climático. Durante 2020, nuestro país ha presentado el Proyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Energética, el Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático y en enero se adhirió a la Declaración ante la Emergencia Climática y Ambiental. Esta declaración se alinea con la decisión del Consejo Europeo de ayer de ampliar la reducción de emisiones del 40% al 55% para 2030, para alcanzar la neutralidad climática en 2050. En octubre de este año, España ya se comprometió, junto a 10 Estados Miembros, a alcanzar este objetivo.

El Gobierno prevé que en 2030 haya 5 millones de vehículos eléctricos en España y que el 25% del consumo energético industrial proceda del hidrógeno verde en 2050. Nuestras medidas buscan reducir el consumo un 50%, siendo más eficientes, y que el 97% sea de origen renovable. Sánchez ha destacado que estas transformaciones "exigen decisiones difíciles", especialmente para sectores como las centrales térmicas y las nucleares y la minería del carbón. Por este motivo, se ha aprobado la Estrategia de Transición Justa, "para asegurarnos de que nadie quede atrás".

"Esta estrategia es una apuesta colectiva por un mundo diferente en el que nuestras casas, nuestros edificios públicos, nuestros coches y nuestros medios de transporte, las oficinas y las fábricas estarán diseñados para contribuir al objetivo último de la neutralidad climática, al objetivo último, en definitiva, de salvar nuestro planeta. Por esto trabajamos", ha concluido el presidente.

Volver al listado