Se encuentra en:     Inicio / Artículos / La agricultura ecológica en auge: sabor original y respeto al medioambiente

La sociedad europea lleva muchos años peleando contra todo tipo de adversidades, para alcanzar un modelo económico realmente sostenible desde un punto de vista ecológico. El Pacto Verde -suscrito por la Comisión Europea en diciembre de 2019- ya advertía de las enormes dificultades a las que se iban a enfrentar los Estados miembro para conseguir una economía verde.

Dentro de estos retos se encuentra el de alcanzar una producción agrícola sostenible, un sector estratégico al estar vinculado a productos de consumo masivo, como son los alimentos vegetales.

Este tipo de agricultura respetuosa con el medio ambiente se denomina agricultura ecológica, una solución que, en palabras de Diego Granado, secretario general de la Asociación Profesional Española de Producción Ecológica (Ecovalia) “se basa en respetar los ciclos biológicos y los tiempos de producción sin utilizar sustancias químicas”, y, añade, “es el único sistema de producción reglado que mitiga los efectos del cambio climático”.

Pero, además de ser beneficiosa para el planeta, la agricultura ecológica está demostrando ser rentable. Tal y como señala la Sociedad Española de Agricultura Ecológica, este modelo de cultivo sostenible está experimentando un crecimiento significativo en los últimos años gracias a que aporta un valor añadido, en términos de sabor, compatible con el equilibrio medioambiental.

La revolución del consumo se centra en lo ecológico

Dentro de la metamorfosis ecológica que está experimentando el mercado agroalimentario español destaca un sector protagonista: los jóvenes. En los últimos años, la agricultura ecológica había experimentado un crecimiento notable gracias al impulso de las administraciones, a los aficionados de la nutrición deportiva y a las personas mayores, preocupadas por su salud o la de su familia. Estos compradores se sentían atraídos fundamentalmente por el alto valor nutricional de los alimentos ecológicos.

Sin embargo, a este público se están sumando muchos millennials concienciados con el respeto por la naturaleza, y que ven en el consumo de estos productos una forma de compromiso con la comunidad y su entorno. Granado sostiene que “el perfil asociado al consumidor de productos ecológicos se ha diversificado y rejuvenecido”. Y, en este sentido, apunta que “en la actualidad, el 60% de los nuevos consumidores tienen menos de 35 años”.

Esta fue una de las ideas más repetidas durante la segunda edición del Organic Food Iberia, el evento relevante de la Península Ibérica para profesionales de este sector. Durante el encuentro se dieron a conocer algunas de las claves más importantes para entender la agricultura ecológica.

Los especialistas coinciden en que su principal ventaja competitiva respecto a la industria alimentaria tradicional es el creciente compromiso de los consumidores con la salud de sus seres queridos y del planeta. Las personas ya no compran productos ecológicos pensando sólo en el cambio climático, sino también por muchas otras razones que van desde su salud hasta la recuperación de los sabores naturales de los alimentos.

Los españoles, a la cabeza del crecimiento del sector

Una de las conclusiones más esperanzadoras del evento fue que España lidera el crecimiento mundial del consumo de productos ecológicos. A lo largo de 2020, en plena crisis, las ventas experimentaron un crecimiento del 16´5% respecto al año anterior. Este incremento demuestra la estrecha relación que existe entre ecología y salud para los consumidores. En términos generales, las personas optaron en mayor medida por los productos ecológicos de cara a reforzar su sistema inmunológico y su bienestar integral.

De hecho, según apunta en su informe anual Ecovalia, la superficie destinada a la producción ecológica en España aumentó un 3,5% a lo largo de 2020. Estos datos sitúan a España a la cabeza de Europa, con un total de 2.437.891 hectáreas dedicadas a cultivos ecológicos. Gracias a este récord, el 10% de la superficie agraria de nuestro país ya es ecológica.

El objetivo establecido por el Pacto Verde es alcanzar un 25% de tierras de cultivo dedicadas a la agricultura ecológica para el año 2030, una meta lejana, por el momento, para cualquier país en el mundo. En términos absolutos España ocupa la tercera plaza en el ranking mundial de países con más hectáreas dedicadas al cultivo ecológico, por detrás de países más extensos como son Australia y Argentina.

La salud se ha revalorizado a causa de la pandemia

Otro de los desencadenantes del crecimiento de la agricultura ecológica ha sido la desgraciada pandemia del coronavirus. Mientras que algunos negocios incipientes, o pequeñas marcas dedicadas al comercio de productos ecológicos han sufrido la ralentización de la economía, el sector en su conjunto ha sabido adaptarse a la nueva realidad y acercarse a nuevos clientes que hasta entonces no se habían interesado por los beneficios de la agricultura ecológica.

Tal y como explica Granado, “este efecto se reflejó en un incremento de consumo de productos ecológicos, de en torno a un 35%, durante los meses de marzo y abril, con respecto a los mismos meses de 2019”.

El experto asegura que ante esta crisis sanitaria, la sociedad se ha refugiado en la producción orgánica: “Estamos hablando de un mercado que, según los últimos datos estadísticos, registró el mayor crecimiento de los últimos años, un 9,27 %, hasta alcanzar en todo el mundo los 106.000 millones de euros”.

El Eurobarómetro, realizado en diciembre de 2020, situó por primera vez a la etiqueta ecológica como el indicador de calidad preferido por los españoles. Según los datos presentados por la Comisión Europea, el 81% de los consumidores atribuyen a los productos ecológicos una mayor calidad, y el 71% de los encuestados prefieren el sabor de los productos derivados de la agricultura ecológica. Estos datos habrían supuesto un gran apoyo para el sector ecológico, que a menudo ha sido tildado de lujoso o caro, sin analizar en profundidad la amplia variedad de precios y los beneficios que reporta.

Una fuente de empleo y riqueza

Al margen de los beneficios para los consumidores, el crecimiento de este modelo de negocio está fomentando el empleo en el sector primario. En la actualidad se contabilizan casi 50.000 profesionales dedicados al sector ecológico en nuestro país. De hecho, dentro del sector agrícola y ganadero, el número de operarios ecológicos ha aumentado en un 36% en los últimos 5 años.

Gracias a que cada vez más productores se decantan por este nuevo modelo productivo basado en la excelencia y el respeto por el medio ambiente, España ya supone un 2% del comercio ecológico mundial. En total, según el informe anual difundido por la Federación Internacional de Movimientos de Agricultura Orgánica, el sector ecológico produce en España 2.133 millones de euros.

En total, se estima que el gasto medio por habitante en productos ecológicos alcanzará los 50 euros anuales en 2022, lo cual ayudará a consolidar la tendencia alcista de este sector.

Volver al listado