Se encuentra en:     Inicio / Artículos / Cremas faciales y corporales naturales: cuidados, ingredientes y consejos

La piel es la única parte del cuerpo que está en contacto directo y constante con el exterior. El frío, el calor, el aire o las bacterias son algunos elementos que pueden provocar el desgaste y el deterioro de nuestra piel. Se trata del órgano más grande del cuerpo y sus características varían dependiendo de la zona, ya que unas partes son más sensibles que otras.

De manera general, la piel regula la temperatura del cuerpo; ejerce una función sensorial, ya que mediante receptores y terminaciones nerviosas es capaz de transmitir el tacto, la presión, la temperatura y el dolor; además, tiene la capacidad de almacenar agua y grasa e impide la penetración de bacterias y sustancias químicas al organismo, ya que actúa como barrera de protección frente al exterior.

Lo ideal para mantener un cutis sano y limpio es lavarse la cara todos los días y utilizar, como complementos, cremas faciales o productos hidratantes naturales que la lubriquen. Además, los productos únicamente serán absorbidos por la capa externa de la piel.

Sin embargo, no todas las cremas faciales y corporales son beneficiosas. Expertos apuntan la necesidad de utilizar productos de origen natural, ya que la piel los tolera y absorbe mejor y evitamos, además, la obstrucción de los poros.

Según la Asociación Nacional de perfumería y Cosmética (Stanpa), el mercado de los cosméticos lleva estable desde 2015 y se ha quedado con una cuota del mercado del 11%. A través de un estudio realizado por la entidad, hemos sabido que, a pesar de que el 77% de los consumidores admite dar importancia a los ingredientes naturales que forman los productos, finalmente, en el proceso de compra, sólo el 47,7% presta atención si los cosméticos son de origen natural o no.

Por otro lado, un estudio realizado por la consultora internacional Mintel a consumidores mayores de 16 años de España, Francia, Alemania y Reino Unido, ha concluido que el perfil más habitual del consumidor de productos naturales es una mujer urbana, entre 30 y 45 años, con hijos o embarazada, y con un poder adquisitivo medio-alto. Se trata de personas que declaran perseguir un estilo de vida saludable. Además, utilizan con frecuencia redes sociales, blogs o foros para consultas acerca de estética, belleza, hijos… Sin embargo, este estilo de vida es más habitual en países como Alemania o Francia que en España.

Aunque la tendencia a consumir cremas de origen natural ha aumentado en los últimos años, algunas personas todavía se muestran reticentes a pensar que este tipo de productos funcionan mejor que los elaborados en gran parte con productos químicos no naturales.

Los mejores productos naturales para la piel

Entre los productos naturales que podemos utilizar en el cuidado de la piel destacan el aloe vera, la avena, el café o las frutas.

-    El aloe vera ayuda a eliminar toxinas y suprime la suciedad del rostro que se acumula a lo largo del día. Es recomendable tener en nuestros hogares una planta de sábila. Se corta una parte del tallo y se abre de manera horizontal. De esta forma, se extrae el líquido del interior y se aplica en la piel, que debe ser lavada previamente. El trozo cortado se puede guardar en el frigorífico envuelto en un papel film, aunque se deberá conservar como máximo 20 días.

   Además, según la Asociación Nacional de Profesionales de las Terapias Naturales (COFENAT), el aloe vera tiene otro tipo de aplicaciones beneficiosas, ya que puede servir para cortes, heridas u otras lesiones menores, ayudando a su cicatrización de estas (aplicar el gel dos veces al día durante varios días). Además, alivia el dolor de las quemaduras leves, impidiendo la infección y la aparición de cicatrices, y ayuda a la desaparición de acné.

-    Las células muertas que se van acumulando en nuestra piel y el taponamiento de los poros pueden aliviarse con copos de avena. Primero, debemos lavar nuestro rostro con agua tibia y, seguidamente, pasamos las hojuelas con un suave masaje haciendo círculos. Una vez realizado, debemos lavarnos el rostro, de nuevo, con agua tibia.

-    El café es uno de los productos naturales que ayuda a la reducción de celulitis. Se puede utilizar cuando estemos en la ducha masajeando las zonas deseadas. Otras bebidas como el té verde también está siendo muy utilizado en el terreno de la cosmética, ya que se trata de un antioxidante, puede servir para curar quemaduras, elimina las estrías y la celulitis e, incluso, evitar la aparición de ojeras (ya que favorece la circulación de la sangre).

-    La fruta, además de ser un alimento beneficioso para nuestro organismo, también puede ejercer de mascarilla facial una vez a la semana. Por ejemplo, podemos cortar unas fresas, mezclarlas con yogur natural, y aplicar el resultante en el rostro. Tras 15 minutos, aproximadamente, debemos enjuagarnos con agua tibia.

Beneficios de la cosmética natural: tipos de cremas faciales y corporales

Entre las principales ventajas de utilizar cosméticos naturales y ecológicos está la adaptación a todo tipo de pieles, especialmente para las personas que tienen la piel sensible, debido a que no contiene conservantes, ni aromas sintéticos, ni aditivos artificiales o componentes químicos derivados del petróleo, que pueden perjudicar nuestra dermis a largo plazo.

Además, no es necesario aplicar grandes cantidades de producto para notar los resultados, por lo que está demostrado que duran mucho más que los productos convencionales.

Por otro lado, se trata también de productos que cuidan el medio ambiente, porque no producen residuos químicos y utilizan envases reciclables para empaquetar sus productos.

Existe una gran variedad de cremas para el uso diario en el rostro y el cuerpo, pero, dependiendo de las necesidades de tu piel, deberás utilizar un tipo de crema u otro (sobre todo cuando aparecen anomalías como acné, urticaria, rosácea, eczema, psoriasis o incluso celulitis).

Entre las cremas más demandadas se encuentran las hidratantes, que tienen como objetivo la hidratación de la piel reparando la producción de agua en las capas superiores. Si los niveles de hidratación son bajos, notaremos más sequedad y escamación y aparición de manchas. De hecho, según un informe de la Asociación Nacional de Perfumería y Cosmética (Stanpa) realizado en 2017, la hidratación y el cuidado del rostro sigue siendo la mayor preocupación de los españoles, en lo referente al sector que nos ocupa.

Por otro lado, las cremas humectantes son muy socorridas porque impiden la pérdida de agua del rostro y el cuerpo, es decir, evitan que una piel hidratada se deshidrate. Sin embargo, las cremas exfoliantes son las más utilizadas debido a que es recomendable su uso a cualquier edad, desde la adolescencia hasta la edad adulta, ya que reducen las impurezas y evitan el envejecimiento retirando las células muertas. Por último, las cremas antiedad también son un producto muy demandado, tanto en hombres (en 2017 creció un 7% el consumo de cosméticos masculinos) como en mujeres, porque, a medida que avanza la edad adulta, se pretende reducir o ralentizar la aparición de arrugas.

Certificación de productos naturales y ecológicos: respaldo de confianza

Es importante la promoción del uso de productos naturales y ecológicos que sean beneficiosos para nuestra piel e, incluso, que tengan la cualidad de ser orgánicos. Sin embargo, el principal problema en España es que la sociedad no está 100% concienciada, ni le da tanta importancia a este tipo de productos, a pesar de que en los últimos años esta tendencia ha aumentado en nuestro país.

Según Ana Ledesma, la responsable de comunicación de Natrue, una asociación internacional que promueve la cosmética natural y orgánica, el uso de este tipo de productos es un hábito que todavía no está instaurado en España, a pesar de que en el resto de Europa se lleva muchos años haciendo. Aunque, apunta que, a raíz de la pandemia generada por la COVID-19, “ha crecido la tendencia a cuidarnos y a proteger más el medio ambiente”, lo que ha impulsado un mayor consumo de este tipo de productos.

Para certificar que un producto es natural y ecológico, lo ideal es que se establezcan, a nivel general, unos parámetros comunes. Sin embargo, este aspecto concreto no está regulado por la Unión Europea (existen otros aspectos generales, sobre todo en cuanto a proceso de fabricación y distribución de los cosméticos, que sí están reglados). Por ello, empresas como Natrue se encargan, bajo unos criterios concretos, de garantizar a los consumidores que ese producto es realmente natural y ecológico. En este sentido, resalta la importancia de manifestar la formulación de los procedimientos químicos que se han llevado a cabo para cada producto y el control de niveles mínimos y máximos de sustancias naturales o procesadas. Además, certificar oficialmente los productos como naturales y ecológicos genera un aumento en la confianza de las personas que los consumen.

Volver al listado