Se encuentra en:     Inicio / Artículos / ¿Son más saludables los alimentos ecológicos?

El crecimiento del consumo de los alimentos ecológicos ha demostrado ser imparable. En la búsqueda de la alimentación saludable y del respeto por el medio ambiente, que está en cuidados intensivos por culpa del ser humano, la sociedad demanda cada vez más este tipo de productos.

Pero, realmente, ¿qué se entiende por alimentos ecológicos? Se caracterizan por la elaboración de forma natural, sin plaguicidas y libres de aditivos artificiales, productos químicos, etc.

Por otro lado, los términos eco, bio y orgánico, que en realidad significan lo mismo, vienen avalados por el reglamento europeo. El sello con la eurohoja, que acompaña a los productos ecológicos, es la garantía para el consumidor de que el producto ha pasado por unos rigurosos procesos de control y certificación, por parte de los respectivos comités o consejos de producción ecológica.

Entre los requisitos que existen y que deben cumplirse para considerarse ecológicos están: la rotación de cultivos, la limitación estricta en el uso de pesticidas y fertilizantes sintéticos, la no utilización de organismos modificados genéticamente y el aprovechamiento de los recursos locales para la fertilización.

En un análisis comparativo entre el consumo de alimentos ecológicos en España y en Alemania, se hace referencia a estos dos países como dos de los principales productores de la Unión Europea, aunque con grandes diferencias con relación al consumo. Alemania tiene una histórica madurez consolidada y España se encuentra en una fase de relativa consolidación, muy por debajo de alcanzar sus elevados volúmenes de producción.

Con la intención de respaldar científicamente la idea que defienden los consumidores de que este tipo de alimentos son más saludables o más nutritivos, haremos una pequeña revisión de la literatura científica que existe en la actualidad.

Leche y carne orgánica: lo que dice la ciencia

Un estudio dirigido por la Universidad de Newcastle ha demostrado que tanto la leche como la carne orgánicas contienen alrededor de un 50% más de ácidos grasos omega 3 beneficiosos, que los productos producidos convencionalmente. En este trabajo se revisaron 196 artículos sobre la leche y 67 artículos sobre la carne y se encontraron diferencias significativas en términos de composición de ácidos grasos y las concentraciones de ciertos minerales y antioxidantes.

“Los omega 3 están relacionados con la reducción de las enfermedades cardiovasculares, la mejora del desarrollo y la función neurológica y una mejor función inmunológica”, explica el profesor de Alimentos y Nutrición Humana en la Universidad de Newcastle, Chris Seal.

Los autores avisaron de que un cambio de lo convencional a lo orgánico aumentaría la ingesta de grasas omega 3, sin aumentar las calorías y las grasas saturadas indeseables. Por ejemplo, medio litro de leche entera orgánica (o la ingesta de grasa equivalente de otros productos lácteos como mantequilla y queso) proporciona un 16% (39 mg) de la ingesta diaria recomendada de omega 3, mientras que la leche convencional aporta el 11% (25 mg).

Otros cambios positivos en los perfiles de grasas incluyeron niveles más bajos de ácido mirístico y palmítico en la carne orgánica. También se observaron niveles más altos de vitaminas liposolubles como vitamina E y carotenoides y un 40% más de ácidos linoleicos conjugados (CLA) en la leche orgánica. Los autores aseguraron que esta diferencia estaba estrechamente relacionada con el pastoreo al aire libre y la alimentación de los animales.

Los alimentos orgánicos tienen un impacto positivo en la salud

Las revisiones que ha llevado a cabo la Universidad de Newcastle también incluyen resultados de varios trabajos de cohortes de madres e hijos, que relacionan el consumo de leche orgánica, productos lácteos y vegetales con un riesgo reducido de ciertas enfermedades, como algunas alergias o una reducción de los riesgos de eccema en los bebés, por ejemplo.

El profesor Carlo Leifert de la Universidad de Newcastle, quien dirigió los estudios, aseguró que la gente elige la leche y la carne orgánicas por tres razones principales: “mejora del bienestar animal, los impactos positivos de la agricultura orgánica en el medio ambiente y los beneficios para la salud percibidos”.

La agricultura ecológica con más antioxidantes

Una investigación en el que han trabajado expertos del Reino Unido, Estados Unidos, Francia, Italia, Suiza y Polonia ha analizado la composición de cultivos orgánicos y cultivados de manera convencional.

Este análisis, publicado en el British Journal of Nutrition, mostró que los cultivos orgánicos y los alimentos basados ​​en ellos son hasta un 60% más altos en cantidad de antioxidantes clave, que los cultivos convencionales y contienen menos cadmio metálico tóxico. El cadmio tiene efectos tóxicos en los riñones y en los sistemas óseo y respiratorio; además, está clasificado como carcinógeno para los seres humanos, según afirma la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“Hemos demostrado -sin duda alguna- que existen diferencias de composición entre los alimentos orgánicos y los convencionales”, apunta el profesor Leifert, quien insiste en que un cambio a frutas, verduras, carne y productos lácteos orgánicos “proporcionaría cantidades significativamente más altas de antioxidantes dietéticos y ácidos grasos omega 3”. Aunque admite que se necesitan más estudios para estimar con precisión las diferencias de composición, ya que actualmente hay muy pocos datos para hacer comparaciones.

El consumidor busca su propia salud y la del planeta

El consumidor de la alimentación ecológica busca cuidar su propia salud, y ha demostrado tener una gran conciencia medioambiental, buscando no solo una alimentación ecológica y de proximidad, sino un embalaje responsable con el planeta.

Así lo demuestra el estudio ‘Importancia del embalaje en la entrega del pedido en e-commerce’, de Aecoc Shopperview, que evidencia que el embalaje es un elemento esencial en la experiencia de compra para el 41,4% de los consumidores encuestados. Un aspecto que, para el 49%, tiene impacto en la percepción sobre las marcas que compran. De hecho, nueve de cada diez consumidores creen que el papel y el cartón son materiales respetuosos con el medio ambiente y aportan mejor imagen del producto, además de un 75% que considera que este tipo de embalajes protegen mejor el producto.

En cuanto al consumo de productos ecológicos, ha crecido un 96% desde 2012 en España. Como ya informamos en esta revista, en los últimos cinco años, seis de cada diez personas han comenzado a consumir productos ecológicos. Y en los últimos tres años, los consumidores españoles han aumentado sus compras de productos ecológicos en 700 millones de euros.

En este sentido, España ya cuenta con 46.463 operadores ecológicos, un 5,6% más que en el año anterior, un 5% en superficie de producción ecológica y un 11% en industrias bio, según el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA).

Volver al listado