Se encuentra en:     Inicio / Actualidad

  Noticia del: 03-05-2021

La utilización continua de las mascarillas y el gel hidroalcohólico, entre otras medidas de protección frente a la covid-19, está incrementando afecciones dermatológicas como la dermatitis o el acné

Las medidas de prevención para evitar la propagación de la covid-19 como son el uso de mascarillas, guantes y gel hidroalcohólico y el lavado frecuente de manos con jabón han pasado a formar parte de nuestra vida diaria. Sin embargo, los expertos alertan de que su aplicación generalizada está aumentando la aparición y el empeoramiento de distintos problemas de la piel entre la población.

En concreto, la dermatitis de contacto irritativa, sobre todo en las manos, es una de las alteraciones que más se están dando, pero también se está produciendo empeoramiento de enfermedades como acné, rosácea, dermatitis seborreica o  dermatitis atópica.

La piel de las manos es una de las que más sufre, ya que el uso repetido de sustancias detergentes e irritantes, como las de los jabones y geles hidroalcohólicos, van alterando la capa lipídica de la piel. Esto provoca irritación, sequedad e incluso descamación, sobre todo en el dorso de las manos.

Para prevenir estos problemas, los expertos proponen usar geles hidroalcohólicos que, si es posible, incluyan en su composición ingredientes hidratantes. Y respecto a los jabones de manos, decantarnos por aquellos que no sean demasiado desengrasantes y que respeten el pH de la piel. También aconsejan el uso frecuente de cremas de manos con componentes hidratantes, calmantes y reparadores para aliviar las alteraciones producidas por el uso de guantes o geles,  presentes en nuestra rutina actual.

Microambiente bajo la mascarilla

Las alteraciones que genera en la piel del rostro el uso de la mascarilla constituyen el otro gran campo de batalla. Por una parte, la humedad que se acumula por la respiración y sudoración de la piel, junto al aumento de temperatura que se produce, crea un microambiente que favorece la proliferación de bacterias, dilata el poro y aumenta la pérdida de agua de nuestra piel. Por otra, si la mascarilla queda demasiado ajustada, puede ejercer una presión excesiva sobre la piel o, si queda holgada y al hablar se mueve, originar lesiones debido a la fricción. En consecuencia, el uso prolongado de la mascarilla puede producir rozaduras, desencadenar alergia a alguno de sus materiales o empeorar problemas de la piel previos, como sequedad, dermatitis seborreica, rosácea o ‘maskné’, como se conoce al acné provocado por este tipo de máscaras.

Para prevenir los anteriores problemas, los expertos recomiendan “incluir en nuestra rutina precauciones como limpiar e hidratar bien la piel del rostro antes de ponernos y tras quitarnos la mascarilla, así como evitar el maquillaje, dentro de lo posible. Y quienes presentan patologías dermatológicas previas como el acné, deben cumplir estrictamente sus rutinas y tratamientos de cuidado. Por último, podemos intentar prevenir las rozaduras con la aplicación de una crema o un stick que actúe de barrera en las zonas donde nos roce o presione la mascarilla, como orejas, nariz o mejillas”.

Siete consejos para prevenir las afecciones cutáneas en tiempos de covid-19:

  1. Limpia e hidrata bien tu rostro antes y después del uso de la mascarilla. Lava tu cara con agua templada y jabones limpiadores suaves y sin fragancias, evitando sustancias potencialmente irritantes. También puedes utilizar un agua micelar, que hidrata y refresca la piel. Después, aplica una crema hidratante para recuperar los componentes y el agua que la piel necesita, adecuada a tu tipo de piel y edad.
  2. Si tienes problemas de piel, extrema tus rutinas. Las personas que presentan patologías dermatológicas previas, como el acné, deben cuidar de una forma mucho más exhaustiva su piel y seguir estrictamente sus rutinas de cuidado diario y tratamientos.
  3. Evita el uso de maquillaje. Este incrementa el efecto oclusivo, la obstrucción y la suciedad de los poros de la epidermis. Si no es posible, opta por bases de textura fluida.
  4. No olvides protegerte del sol. La mascarilla no protege de los rayos solares, por lo que es esencial, antes de salir a la calle, que te apliques un fotoprotector adecuado a tu tipo de piel y a las circunstancias de la exposición. Recuerda que la fotoprotección es fundamental durante todo el año, no solo en verano.
  5. Presta atención al material de la mascarilla. Si un tipo concreto de mascarilla te produce problemas cutáneos, prueba otra de diferente material. También puede ser beneficioso ir cambiando de modelo o marca de mascarilla dentro del nivel de protección recomendado por las autoridades, para intentar que apoyen o rocen en zonas diferentes y evitar así la aparición de lesiones.
  6. Si ves que tu piel se empieza a irritar, protégete de la fricción con una crema barrera o stick. Aplícate este tipo de productos unos minutos antes de ponerte la mascarilla en las zonas donde esta te roce o presione, como las orejas, la nariz o las mejillas. En el caso de tener que estar muchas horas con mascarilla, también puedes colocarte apósitos en las zonas de presión, que ayudarán a minimizar el daño en la piel.
  7. Hidrátate las manos de forma regular. Para ello, usa, con tanta frecuencia como sea posible, cremas de manos que contengan componentes hidratantes, calmantes y reparadores. Recuerda aplicártelas también antes de irte a dormir.

 

Volver al listado